Hoy te presento una lista de 5 tipos de post para tu blog. Para que la uses en esos momentos  en los cuales te asaltan las dudas sobre fondo y forma.

 

¿Te cuesta encontrar la estructura de tus artículos? ¿Te sentás a escribir y te bloquea no saber cómo empezar? Te cuento 5 tipos de post para tu blog, para que no te quedes sin ideas.

5 tipos de post para tu blog.

 

Para cada una de las variantes que te propongo a continuación, vas a encontrar diferentes posibilidades  de desarrollo, con lo cual te vas a llevar algunas ideas más de las que estabas esperando.  Si además consideramos que  cada uno de tus contenidos puede presentarse en diferentes soportes (audio, video, infografía) las variantes se multiplican y tenemos mucho más que 5 tipos de post para tu blog.

 

1- La Anécdota.

 

Apelando a los orígenes del blog como cuaderno personal o “bitácoras de vida”, la forma clásica de expresión es la anécdota.

 

Contar una secuencia de acciones vinculada con las rutinas de quien escribe está estrechamente ligado a la concepción misma de un blog.

 

En ese sentido, contar es una de las formas naturales de expresión en un blog y el primero de los 5 tipos de post para tu blog. Un blog personal tiene ese matiz de cercanía del que carecen otro tipo de publicaciones. No importa si la sustancia de tu post es un viaje familiar o un paseo en bicicleta, la forma en que preparaste el cumpleaños de tu hijo o una reflexión filosófica disparada por algo que te sucedió mientras comprabas salame en la fiambrería.

 

Lo esencial de la anécdota es conectar con el lector desde la empatía o las emociones a las que ninguno somos ajenos: amor, decepción e incluso la indignación y la rabia.

 

¿Cómo contar mejores anécdotas?

 

Una anécdota destaca un hecho o una situación curiosa, entretenida o que mueve a la reflexión. Más allá del hecho en sí mismo, nuestra audiencia obtiene  de la lectura inspiración o información, dependiendo de cuál sea mi objetivo al contar.

Por supuesto que puedo contar simplemente por el placer de hacerlo  y el lector puede leer para pasar el rato. Sin embargo, te sugiero utilizar la anécdota como forma de ilustrar una idea, asociándola a un contenido de valor para el cliente ideal al cual se dirige tu mensaje.

Este tipo de artículo es breve y se narra en orden cronológico. Sitúa a tu personaje -que puede ser quien cuenta o no- en un espacio en el que se suceden los hechos, introduce el conflicto y finalmente, lo resuelve con una conclusión. No necesariamente con una “moraleja” pero siempre con un mensaje que ilustra un aprendizaje que puede generalizarse o las características de una persona.

 

2- El consejo.

 

La sugerencia de un producto, un espacio a visitar o una determinada forma de ser y estar en el mundo es otro de los estilos más difundidos de artículos. En ese sentido, no podía faltar en esta selección de 5 tipos de post para tu blog.

También es una de las formas que asumen los post patrocinados en los cuales se recomienda determinada marca o servicio desde la experiencia personal de uso. O el formato que elegimos cuando queremos trasmitir el conocimiento experiencial. En este caso, el objetivo es didáctico: evitarle al lector la seguidilla de intentos de ensayo y error.

 

¿Cómo ofrecer mejores consejos?

 

Los post de sugerencias y consejos pueden ser de cualquier tema: cómo ponerle el pañal a un bebé recién nacido, por qué usar un producto cosmético y no otro o una detallada explicación de los  inconvenientes de viajar con mascotas en un viaje de auto-descubrimiento al Tibet.

Aunque, vaya uno a saber por qué te querrías llevar el gato en tu proceso de conquista del yo, seguro hay otra persona en el universo que comparte tu amor por los gatos -y los monjes- encantada de leer sobre tu experiencia. Y no solo de leerla sino que  va a tomar nota de cada uno de los recaudos para llevar a Félix  a un retiro espiritual.

Suelen ser artículos extensos y con una carga superlativa de subjetividad que te permite:

 

  1. Hacer sugerencias.
  2. Responder preguntas frecuentes sobre un tema en particular.
  3.  Ofrecer la solución a un problema común a tus lectores.
  4.  Establecer una lista de ventajas y desventajas de determinado servicio o forma de hacer.
  5.  Explicar por qué elegís tal o cual producto.

 

Lo importante es mantenerlo útil y claro para quien lee. Independientemente de cuánto te extiendas en la expresión de los detalles íntimos de tu aventura con los señores pelados que se visten de naranja o cambiando los primeros pañales, que el lector pueda llevarse tres o cuatro ideas que lo ayuden a mejorar su propia vida diaria.

 

3- Tutoriales.

 

Los tutoriales son textos descriptivo-informativos en los cuales trasmitimos el conocimiento para crear determinado objeto o producto. Sea físico o no. No tienen una extensión mínima. Sí necesitan gran cantidad de imágenes, ilustraciones, fotografías o ejemplos y casos de estudio.  Por acá vas a encontrar una serie de artículos dedicados a la escritura de tutoriales que son una guía para tus primeros experimentos: Cómo escribir tutoriales.

 

Lo esencial en este tipo de post es mantener la secuencia de pasos ordenada, ser específico y detallado en las indicaciones y tener imágenes claras de cada paso.

 

Quiero mencionarte además, que no hay motivo para limitarse a la fotografía. Con algo más de experiencia y medios, los tutoriales  puede ser piezas audiovisuales de gran difusión. ¿A quién no le gusta mirar tutoriales en YouTube? En mi casa son un clásico. Desde cómo centrar el eje de la bicicleta a la  forma de hacer una lámpara, tenemos un historial profuso respecto al tema

 

4- Recopilaciones.

 

Una recopilación es un artículo de curación de contenidos. De gran utilidad para quienes buscan la información sobre un tema compendiada de acuerdo a tu visión o experiencia. Este mismo post es una recopilación de formatos de escritura o lo que es lo mismo, una lista de 5 tipos de post para tu blog. Las posibilidades son infinitas, podes recopilar:

 

  1. – Links interesantes para tus lectotes.
  2.  Listas de cosas por hacer antes de (o después de…vaya una a saber)
  3.  Tutoriales sobre determinado tema o material.
  4.  Consejos y opiniones de referentes.
  5.  Tendencias de la moda o del uso.
  6.  Definiciones.
  7.  Artículos interesantes.
  8.  Imprimibles tuyos o de varios blog.
  9.  Infografías, tuits, cuentas de Instagram, redes de contactos.
  10.  Noticias de actualidad atractivas para tus lectores.

 

La lista puede ampliarse en función de tu imaginación. Las recopilaciones son herramientas poderosas para los lectores, porque le ahorran el tiempo de búsqueda. Por otra parte, si en cada uno de los elementos seleccionados, desarrollamos el motivo de la selección, suelen ser extensos. Pueden o no llevar imágenes ilustrativas y presentan una visión valorativa.  Tu opinión es importante. No es una obligación. Sin embargo, el vínculo con quienes leen se fomenta desde la opinión personal, más allá del listado de recursos funcionales.

 

5- Entrevistas:

 

Personalmente considero las entrevista un tipo de post muy enriquecedor. Especialmente cuando las preguntas están bien orientadas y permiten al entrevistado expresar libremente su punto de vista.  Si te interesa ofrecer variedad a tus lectores, podrías considerar las siguientes formas:

 

  1. – Entrevista personal (de tú a tú)
  2.  Entrevista colectiva (también llamados “round-up”: muchos expertos respondiendo una o dos preguntas)
  3.  Micro-entrevistas (no más de cinco minutos o tres preguntas escritas)
  4.  Entrevistas de investigación (una serie con el mismo tema y distintos puntos de vista)

 

¿Cómo planificar mejores entrevistas?

 

Las mejores entrevistas están construidas con un hilo narrativo, que conduce al entrevistado del principio al final como si se tratara de un recorrido o un viaje.

 

Una buena pregunta, está pensada para que el entrevistado pueda responder mucho más que sí o no. En ese sentido, quien entrevista debería planificar preguntas abiertas, que permitan desarrollar un tema. O repreguntar.

 

Este último aspecto es esencial en las entrevistas en vivo: mantenerse atento, escuchando y utilizar sus mismas expresiones para hacerlo sentir cómodo. El protagonista de la entrevista es tu entrevistado, sus palabras tienen que estar en primer plano. ¿Se entrevera? No importa, hay que dejarlo expresar su opinión o punto de vista y luego editar con respeto las respuestas.

 

Algo más que 5 tipos de post para tu blog.

 

Como verás, muda por ausencia de ideas es una excusa. Cada uno de los formatos anteriores te ayuda a visualizar tus oportunidades de expresión. Si te interesa profundizar en este tema, visitame en mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Por allí, comparto ideas y  trucos que no están en ninguno de mis artículos. Es un placer recibirte.

 

 

Autor

Escribir un Comentario