Si observás el título de este post: 8 trucos de copywriting para tu blog  vas a notar que está formulado siguiendo dos pautas básicas de la escritura online:

  1. Es breve. Generar títulos que no superen las siete palabras es un esfuerzo de concentración, especialmente para quien suscribe.
  2. El enunciado termina con la palabra “blog”, la cual no solo es una de mis palabras clave sino que al encontrarse en esta posición, adquiere relevancia.

Este título no tiene nada de intuitivo: la brevedad es un esfuerzo y la literalidad no tiene que confundirse con simpleza. De igual forma, la redacción de cada uno de los textos que compartimos con el objetivo de consolidar la credibilidad de una marca, no deberían ser escritos intuitivamente sino siguiendo las pautas básicas de redacción que permiten convocar a más lectores y comunicarse mejor con ellos. 

 

8 trucos de copywriting para tu blog de marca.

 

Al escribir un blog de marca -sea personal o corporativa- tenemos que considerar un equilibrio entre nuestro registro de escritura y el umbral de expectativas de nuestro “lector ideal”.

¿Qué quiero decir con esto? Es simple. Supongamos que un título despierta tu curiosidad y tenés toda la disposición de leer el post que lo acompaña.  Al ingresar en el blog, la primera impresión es agradable. Sin embargo, aún antes de concentrarte en la lectura, algo te paraliza: una pobre sintaxis, errores gramaticales múltiples, términos indecorosos y una cantidad tan abrumadora de regionalismos que leer se transforma en un suplicio. Tu impulso es irte tan rápido como llegaste.

En el supuesto caso de que el ejemplo anterior fuese real,  el escritor ignora olímpicamente las pautas mínimas de adecuación verbal y su lector ideal no se inmuta frente al descalabro lingüístico. O no tiene lectores. 

A esta altura, ya puedo afirmar que el uso estratégico del lenguaje es la clave del éxito de tu blog de marca. Para titular, para desarrollar ideas, para describir imágenes o para relatar historias. Tus elecciones atrean como imanes a cierto lector y repelen a otro.

Tanto el tono como el vocabulario que decidas utilizar para diferenciar tu voz de marca, pueden hacer de tu blog un referente del sector o un caso de estudio. De esos en los que no te seduce ser protagonista. Si querés evitar la crónica de los textos -y los negocios- fallidos, quiero compartir contigo dos principios desmesurados:

 

1- Un texto persuasivo es un texto bien escrito.

 

En tu blog de marca las palabras son el medio para comunicar los valores representativos de tu proyecto y los beneficios de tu producto y/o servicio. La consecuencia deseada de este empeño es el logro de tus objetivos: más confianza, más clientes, más ingresos.  Sin embargo, antes de poner en práctica ninguno de estos 8 trucos de copywriting para tu blog es indispensable que tengas plena conciencia de cómo estás usando la sintaxis, la ortografía y el vocabulario en cada uno de tus textos.

 

2- El copywriting y el storytelling se necesitan.

 

Si  la idea de escribir para vender te resulta interesante, quiero advertirte algo: un blog no es para vender.  Al menos no de forma directa. El blog es un vehículo para estrechar vínculos que eventualmente, podrán o no, transformarse en futuras ventas.  En este sentido, el copywriting mal aplicado -ignorando al lector y su contexto- es una versión sofisticada pero no menos fastidiosa de la venta en frío.

 

¿Qué te propongo entonces? Deponer la urgencia de vender y comprender el proceso de la persuasión, durante el cual son tan relevantes los trucos de escritura como las historias que compartís con tu audiencia. Dicho esto, podemos continuar.

 

8 trucos de copywriting para tu blog.

 

Ahora sí, los 8 trucos de copywriting para tu blog son:

  1. Estructura simple.
  2. Léxico llano.
  3. Elección del vocabulario
  4.  Cuidado en el uso de adjetivos.
  5. Tratamiento al lector.
  6. Nada por supuesto.
  7. Escribir con integridad.
  8. En el blog no se vende.

 

Los cuatro primeros de estos 8 trucos de copywriting para tu blog son estructurales y están estrechamente relacionados con la identidad verbal de una marca.  Los cuatro últimos son contextuales, refieren específicamente a la relación con el lector y el canal  a través del cual se establece la relación.

 

8 trucos de copywriting para tu blog

Si querés descargar la infografía anterior solo tenés que seguir este enlace: 8 trucos de copywriting para tu blog. Pero no te vayas sin leer el final…

 

8 trucos de copywriting para tu blog: los estructurales.

 

Es elemental que tu expresión sea simple. El texto, el enunciado y la oración tienen que ser breves y fáciles de leer. El mismo principio se aplica al vocabulario. Es posible elegir términos comprensibles para quien no es un experto aunque tu tema sea técnico. Tu nuevo mantra es:

 

Escribo para mi audiencia no para mis colegas.

 

En lo que a palabras se refiere, la que tiene peor prensa (al menos en estos 8 trucos de copywriting para tu blog) es el adjetivo. Usalo con prudencia. Evitando los que tienen tal carga de subjetividad que es imposible predecir si tu lector va a compartir tu criterio. O nunca va a enterarse de lo que quisiste decir. Definir tu producto como “hermoso”  o tu servicio como “extraordinario” es altamente subjetivo. Describir su forma, color y textura puede ser más adecuado.

 

8 trucos de copywriting para tu blog: los contextuales.

 

Elegir cómo vas a hablarle a tu lector (usted, tú, vos) es también asunto de copywriting.

 

Cuando estás usando deliberadamente el lenguaje para comunicar nada está librado al azar. El tratamiento de tus lectores y el registro que selecciones para dirigirte a ellos (formal o informal) deberían estar tan estudiados como los colores y la tipografía de tu logo.

Puedo disculpar que le hayas dedicado más atención a tu logo que a tu escritura pero no que ignores a tu lector. El peor pecado de la comunicación es la suposición. Nunca supongas que tu lector sabe, entiende o conoce sobre lo que estás escribiendo. Reconocer que el lector es “otro” que tiene sus propias circunstancias, implica no suponer. Este paso es primordial para escribir con integridad, respetando a quien lee.

No puedo despedirme de estos 8 trucos de copywriting para tu blog sin decirte que  evitar suposiciones no significa subestimar a tu lector-cliente, en ningún sentido. Porque si bien es una persona que no cuenta con tu actual conocimiento del tema, no es tonta. Siempre  existe una forma más sencilla de explicar y comunicar una idea. Si aún no la encontramos es porque aún tenemos camino por recorrer.

¿Tengo que recordarte que en el blog no se vende? No comas ansias que tenés muchos otros espacios para hacerlo: tu newsletter, una landing promocional,  la tienda online, tu página de servicios. En el blog enfocate en conectar con tus lectores y convocarlos para ser parte de tu comunidad.  Antes de comprarte tienen que conocerte. Más aún: antes de comprarte tienen que quererte a vos y a tu marca.

 

Autor

Escribir un Comentario