A ver si nos entendemos: podés haber escrito un post de esos que dejen perplejo al propio Larry Page, pero si nadie se interesa en leerlo, estás en el horno. Es lo mismo que la nada y tus palabras se pierden en el éter. Por eso es tan importante aprender cómo elegir el mejor título para un post, porque de él depende tu visibilidad.

 

Tu contenido es para caerse de espaldas pero si tu título no convence, perdiste tu tiempo. En este artículo te cuento cómo elegir el mejor título para un post y 10 características de los títulos irresistibles.

 

Cómo elegir el mejor título para un post.

 

Todos los títulos en tu blog son importantes: el nombre, la descripción y los títulos en la barra lateral, en el caso de que decidas tenerla. Sin embargo, el que tiene más peso en la decisión final de los lectores es sin duda, el título de tus post.

Vas a encontrar cientos de artículos que te enseñan cómo optimizar las etiquetas de encabezamiento para que tu blog adquiera visibilidad en Google. No es mi intención tocar ese tema, la intuición me avisa que hay lugares en los que no quiero involucrarme. Mi fin tiene más que ver con los humanos que con los googlebots. Me interesa más intentar responder cuál es por mecanismo de selección de un lector frente a las respuestas del buscador. Supongamos que el lector sigue el siguiente procedimiento básico:

 

  1. Todo comienza escribiendo en el buscador una pregunta.
  2. En menos de un segundo, el buscador me devuelve centenas o miles de respuestas.
  3. Si no encuentra respuesta para las palabras clave que utilicé, me sugiere alternativas de búsqueda. Porque los usuarios confían en un buscador que intenta responder sus dudas.

 

Cumplido este proceso, llega el gran cuestionamiento: ¿qué motiva que un lector decida leer un post y no otro? Es una pregunta sobre la cual no puedo más que especular una solución. La respuesta inicial es por todos conocida: los lectores tienden a elegir entre las tres primeras respuestas ofrecidas.

Por eso tanta insistencia en el posicionamiento SEO y sus miles de cataplines: los blogs más leídos son los que logran llegar a estas posiciones. Aunque este principio no es coherente con mi propia conducta de búsqueda -porque investigo hasta la tercera página de resultados y mas allá también- basta con observar la conducta de otros usuarios para entender que, en la mayoría de los casos, eligen alguna de las tres primeras respuestas.

 

En apenas segundos, calibramos:

 

  1. La exactitud del título respecto a mi planteo. ¿El título responde exactamente a mi pregunta?
  2. La validez del sitio en mi contexto. ¿Es una web reconocida y de confianza?
  3. La meta-descripción del post. ¿Cuáles son los puntos destacados en la meta-descripción?

 

Los anteriores puntos se matizan además, por una suposición – totalmente intuitiva- respecto a la capacidad del artículo de darme la respuesta que estoy buscando.

 

El aspecto anterior no tiene explicación racional y es igualmente parte del proceso de selección. Puede ser desesperante, pero ¿qué sería de nuestra vida si todo se explicara con el logos? Este tema ha hecho correr ríos de código. Porque la decisión final se toma en menos tiempo del que me llevó escribir sus motivaciones. Siguiendo este patrón, nuestros títulos tendrían que tener, por lo menos, las siguientes diez características.

 

10 características de un título Irresistible.

 

Si querés responder cómo elegir el mejor título para un post, antes deberías saber que existen tres características básicas que condicionan a las siete restantes. Las búsquedas suelen escribirse con palabras que denotan ideas, no con expresiones que las connotan. Esta es la gran diferencia con los títulos de una obra literaria. Para el lector virtual la sugerencia no es un valor.

 

3 características básicas para todos tus títulos.

 

  1. Utilizar palabras clave.
  2. Claridad y concreción
  3. 7 palabras o menos.

 

La idea es ser lo más claro y específico posible, dejando los recursos de estilo para otro momento. Por otra parte, está el asunto de la extensión. En cualquier texto -virtual o no- los lectores focalizan su atención en las primeras y las últimas palabras. Siguiendo esta lógica, las primeras palabras de un títular deberían ser lo suficientemente atractivas como para interesar al lector.  Esto sin olvidar que también deben ser específicas, como para que tenga la certeza de que el artículo es relevante y útil.

 

7 características para transformar un título básico en irresistible.

 

Las tres características citadas garantizan la funcionalidad del título y son necesarias. Pero no significa que por cumplirlas tengas que ignorar tu estilo personal. Para eso, sugiero las siguientes 7 características que transforman un título básico en irresistible.

 

1- Construir títulos asertivos.

 

Te sugiero titular con afirmaciones fuertes, ya sean positivas o no. Por ejemplo: ” Tres verdades irrefutables sobre escribir un bolg”. O en su versión menos amable: “10 cosas que odio de Google”.

 

2- Generar expectativa.

 

La curiosidad no solo mata al gato, también es una de las fuerzas motoras de las acciones humanas. Usala a tu favor creando expectativa sin caer en el clickbait (promesa que no se cumple en tu contenido) al estilo: “Lo que hizo esta mujer para hacer crecer su blog te dejará con la boca abierta”. Cuando el tema del post es el email marketing. Eso es un ejemplo de clickbait.

 

3- Crear títulos que planteen controversia.

 

Los títulos con afirmaciones poco convencionales o incluso escandalosas, aumentan en un 70% el índice de lectura de un artículo. Tanto quienes están de acuerdo con tu afirmación como quienes no lo están, sentirán curiosidad por saber lo que escribiste. Por ejemplo: “Colecho: las mejor experiencia para el niño y sus padres”. Por lo menos discutible ¿no?

 

4- Sí al humor.

 

Ni comicidad ni la ironía están desterradas de los títulos irresistibles. Simplemente hay que utilizarlas con cuidado para no caer en el error de titular “Sin perder pie” un artículo serio sobre prótesis.

 

5- Buscar la complicidad del lector.

 

Incluir al lector dentro de un sentido de comunidad y pertenencia también es un rasgo de los títulos irresitibles: “Rutina matutina de las personas exitosas” ¿Quién no quiere sentir que sus rutinas coinciden con las de quienes tienen éxito?

 

6- Utilizar la onomatopeya y la aliteración.

 

En la escritura de títulos irresistibles el sonido tiene tanta importancia como el significado. Por ejemplo: “Como llevar tus fotos de mahhh a woow en tres pasos” es un ejemplo de onomatopeya. En la aliteración, selecciono palabras con sonoridad similar: ” Tres tristes verdades sobre tomar sol al mediodía”.

 

7- Añadir en el título el beneficio de un bonus.

 

Añadir en tu título: “incluye un PDF descargable” (hoja de trabajo, hoja de cálculo, etc) sin duda aumenta la cantidad de clicks que recibe tu artículo. También es un acierto definir el formato entre paréntesis en el mismo título (video, podcast, infografía, etc).

 

Te cuento un detalle más. Uno de esos secretos a voces. Si te estás preguntando cómo elegir el mejor título para un post,  es importante que sepas que el título no tiene por qué coincidir con el enlace permanente o url de tu post. En consecuencia, podés tomarte algunas libertades con el título y personalizar la url del post .

 

Personalizar la url de tu post.

 

Vayamos un paso más allá de la respuesta a cómo elegir el mejor título para un post. Hablemos sobre tener una url “limpita” de esas que le darían orgullo a tu madre latina. “En caso de que te pase algo”  decía mi madre respecto a las medias y, aunque nunca incluyó la conciencia, creo que aplica. Es probable que a esta altura sepas cómo mantener las medias y otras ropas íntimas en condiciones. Pero por si no sabés cómo generar un enlace personalizado amigable y limpio, te paso tres datos que deberías tomar en cuenta.

 

  1. Usar una palabra clave (para no marear a los robotitos)
  2. Colocar estas palabras lo más cerca que puedas del inicio.
  3. Eliminar todo lo que no sea significativo: barras, guiones, preposiciones, artículos, nexos, etc (a Google, igual que a mis alumnos adolescentes, estas cosas le importan un bledo).

 

Por otro lado, lamento decirte que si bien puedo asesorarte sobre cómo elegir el mejor título para un post o cómo mantener blancas las medias, no tengo ni idea de cómo se limpia una conciencia. Digo, por si te habías ilusionado.

 

Cómo elegir el mejor título para un post: Conclusión.

 

Es probable que ya uses muchas de las ideas anteriores, Entonces que este post sobre cómo elegir el mejor título para un post, tenga el valor de compendiarlas para que recuerdes que lo verdaderamente importante es escribir con los lectores en mente. Esas personas que forman parte de la comunidad que vas creando en tu blog. ¿No creaste aún tu propia comunidad? Dejame sugerirte la lectura del siguiente artículo: Crear comunidad para mi blog.

Antes de despedirnos, te invito a que formes parte de mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí comparto trucos que no escribo en mis artículos y nos encontramos diariamente para apoyarnos en la tarea de escribir un blog de marca y emprender. ¡Te espero dentro!

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.