Este blog tiene un mantra: “un blog no se tiene, se escribe”.  Se trate de cómo escribir el primer post de tu blog o la última reseña de tus servicios, tus palabras son la herramienta de comunicación más potente con tus lectores. En esta entrada vamos a dedicarle un poco de amor a ese  texto que tanta inseguridad nos provoca. Tu presentación en sociedad: el primer post de tu blog.

 

Cómo escribir el primer post en tu blog.

 

Vamos a refrenar el ímpetu. Antes de empezar a escribir el primer post de tu blog tendrías que detenerte a pensar algunos detalles que van a ser como tu piedra angular en la construcción del blog. Te cuento qué deberías considerar:

  1. ¿Ya definiste a qué lectores querés llegar? Si lo hiciste, genial. Si todavía te falta este paso pensá en la persona que querés que te lea porque es el punto de partida. Te invito a leer cómo definir tu lector-cliente ideal.
  2. ¿Cuál es el contenido más representativo del tema para esos lectores? Vas a escribir de un tema que te apasiona y seguramente, conocés todas sus aristas. ¿Cuáles son los tópicos más atractivos para empezar? ¿Cuáles son esos temas que no pueden faltar?  ¿Pensaste en crear un calendario editorial?
  3. ¿Qué tipo de post voy a compartir? Es momento de pensar en el formato y si te viene una crisis de creatividad, podés leer este post en el que te comparto 40 tipos de entradas diferentes.

 

Con las respuestas que obtengas,  queda delineado tu esquema básico: quién me va a leer, qué le voy a contar y con qué forma.

 

 

Y  ahora  ¿cómo sigo?

 

La Desmesurada no fue mi primer blog. Ni el segundo.  De hecho, el blog que ahora estás leyendo es muy diferente al que comencé a escribir en el 2007. Un blog es un espacio de comunicación y cambia contigo, mudando de piel tantas veces como sea necesario para adaptarse a tus deseos y necesidades del momento. Mis primeros post en este blog apenas tenían texto. Sí: como lo estás leyendo: hubo un momento en el que en este blog había menos de 100 palabras por post.

¿Por qué?

Porque escribía para mí, para coleccionar imágenes que me inspiraban y realmente, no tenía intenciones de que otro ser humano encontrara este espacio perdido en el mundo virtual. Era un ejercicio de catarsis. El desahogo de una madre primeriza que buscaba un espacio para ella misma.

Pero vos no querés eso. Vos querés que tu blog tenga dirección y sentido desde las primeras palabras porque querés convocar lectores interesados en tus productos y servicios . Punto. Sin medias tintas. Quiero aliviarte las ansiedades de los primeros meses contándote que todo comienzo es duro. A veces muy duro. Sin embargo, podés tomar una decisión que te ayude a darle un impulso a tu blog.

 

¿Cómo darle impulso a tu blog?

 

Para obtener tus primeras visitas podés utilizar alguno de los siguientes formatos e inundar las redes sociales luego de escribir el primer post de tu blog:

  1. Una entrevista a una persona relevante en tu tema. Quizás no sea lo más fácil de conseguir, pero si lográs la entrevista y que la comparte entre sus seguidores… el esfuerzo valió la pena.
  2. Más sencillo que una entrevista exclusiva que puede demandarle mucho tiempo a la persona entrevistada, es que realices una o dos preguntas significativas a varias personas que escriben blogs sobre tu tema. Con las respuestas, podés escribir un post colectivo.
  3. No descartes la posibilidad de contar los mejores trucos de tu tema o hacer una recopilación masiva de herramientas útiles para tus lectores en un post  nutrido que impresione a tus primeros lectores en las redes sociales.

Si después de escribir y publicar el primer post queda durmiendo el sueño de los justos es lo mismo que la nada. Nada te garantiza cientos o miles de visitas diarias. Yo lo sé y quiero que vos lo sepas.  Ni siquiera la publicidad paga en redes sociales te garantiza cientos de lectores apasionados que se suscriban a tu blog. Nuestros contenidos compiten por lo más preciado que alguien puede darte en las redes sociales: su atención.

Así que moderá expectativas y preparate para el trabajo de hormiga porque en esto de escribir un blog, hay menos glamour del que te estás imaginando. Además, tomá en cuenta estas 20 formas de promocionar tus post.

 

 

Escribir el primer post: paso a paso.

 

Con el tema y el formato decidido, podés sentarte a escribir.  Antes de que desesperes pensando que no tenés idea por dónde empezar te dejo una recopilación de post para pisar fuerte en internet:

 

  1. Antes de empezar un blog.
  2. Escribir tu primer post con elegancia.
  3.  7 claves para blogueras sin experiencia.
  4. 4 trucos para escribir títulos persuasivos.
  5. Escribir contenido persuasivo: Sistema EDP4.

 

Dejame decirte algo más. Si volviera a empezar, la dedicaría mucha energía a:

  1. Escribir títulos atractivos para la audiencia a la que me interesa seducir. ¿Por qué? Porque allí se juega el instante decisivo en el cual un lector decide si va a avanzar en la lectura o prefiere seguir de largo.
  2. Diseñar contenido que respete la promesa que fue realizada en el título. De nada sirve que escribas los mejores títulos de internet si tu contenido no cumple con las expectativas creadas.
  3. Nunca terminar un post sin pedirle al lector que actúe de alguna forma: dejando un comentario, dirigiéndolo a otro post relacionado y relevante , a tu tienda online, página de servicios o formulario de contacto.

Antes de ir corriendo a escribir el primer  post de tu blog, ¿cuál es tu mayor duda a la hora de escribir post para tu blog? Soy bloguera, adoro tus comentarios y responderlos.

 

 

Autor

Escribir un Comentario