Cuando me presento como “mentora de storytelling”, aún recibo esta pregunta, entre curiosa y tímida: “Disculpa, ¿qué es exactamente el storytelling?” Por este motivo, antes de contarte cómo usar el storytelling para potenciar tu marca, presentemos qué es el storytelling y por qué deberías considerar usarlo para crear vínculos emocionales con otras personas.

Honestamente, no me sorprende la duda. A pesar de que todos contamos historias a lo largo y ancho de nuestra vida, no solemos catalogar esta habilidad con un nombre. En ese sentido, aún es escaso el porcentaje de profesionales que nutren la experiencia de sus potenciales clientes contando historias que expresan sus valores o definen su filosofía.

 

Storytelling para potenciar tu marca personal

 

¿Qué es el storytelling?

 

La acepción más extendida, define el storytelling como “el arte de contar historias”. Es una definición adecuada, a la cual podríamos añadir un ingrediente más: el “para qué”. Si tanto contar cuentos a tus hijos antes de dormir como hacer Standup pueden considerarse formas del storytelling, es necesario definir en cada contexto, qué es y cómo se usa el arte de contar historias.

La definición del storytelling varía en función del contexto y la intencionalidad de quien cuenta. Básicamente, la acción es la misma: narrar. Sin embargo, ni son las mismas historias ni tienen el mismo propósito. Aún así, con tanta variedad de temas e intenciones, existe un elemento en común a todos los propósitos: la estructura.

 

El storytelling es la forma de estructurar una historia para que produzca una reacción específica en el lector o en el auditorio.

 

Aprender sobre storytelling es aprender cómo se transforma una historia en relato. Cómo los hechos, sean ficcionales o no, se ordenan para convocar la atención y producir un efecto en el otro.

 

Cómo usar el storytelling para potenciar tu marca.

 

Los tres pilares del storytelling son la estructura, el tiempo y la empatía. Quien quiere contar con una finalidad, utilizando las palabras como herramientas para llegar a las emociones de quien lee, necesita un formato, la apuesta a un tiempo y una mirada empática.

Cada palabra en sí misma tiene significado. Pero si queremos comunicar un mensaje personal y único además, cada palabra tiene su lugar. El ejercicio de ofrecer a cada palabra el espacio que le corresponde es el que hace la diferencia entre los mensajes de una marca y otra. Con este ejercicio, se acuña una identidad. ¿Acaso no es deseable que nuestra marca tenga su propia identidad?

Consolidar la identidad, generar confianza y transformar lo simple en memorable son objetivos del arte de narrar. Cada uno de los relatos que utilizamos en nuestro blog o redes sociales se suma, en la imaginación del lector, al cuerpo de textos que componen nuestra marca personal.  Por eso siempre es buena idea aprender cómo usar el storytelling para transformar tus textos y con ellos a tu audiencia.

Texto e imágenes: a esto se reduce un negocio online. Claro, no cualquier texto, ni cualquier imagen. Porque si eso fue lo que hiciste hasta el momento, probablemente no hayas obtenido los resultados que esperabas.

 

¿Qué contar en un relato de marca?

 

Las historias tienen una cualidad casi mágica: le dan contexto a los datos. Esa colección de testimonios numéricos que sintetizan tu éxito profesional -en audiencia, prestigio o ventas- adquiere su pleno significado cuando podés contarlo como parte de un relato. De esta forma, la audiencia escucha tus palabras más enamorada de los sucesos que precavida por los datos.

 

Pensalo de esta forma. Cuando alguien se presenta con una lista de títulos o un conjunto de cifras que expresan el éxito de su negocio ¿no sentís que se levanta una pared que te separa de tu interlocutor?

 

Aún en un contexto profesional, en el cual se espera escuchar este tipo de discursos, es más amable escuchar un relato que estadísticas. Mucho mejor que eso: un relato que contextualice las estadísticas. En este sentido, el ingrediente “mágico” es la conexión. Las historias propician la conexión con otro ser humano y es amplio el terreno de lo que puedo contar:

 

  • Tus qués y tus porqués.
  • Anécdotas del día a día en tu marca.
  • Detalles que te hacen diferentes.
  • Lo que nos inspira y da propósito.
  • Los obstáculos superados.
  • Los malos momentos y cómo los atravesamos.
  • Las experiencias de nuestros clientes (y de nuestros empleados, si es el caso)

 

¿Te interesa aprender detalles más concretos? Entonces, te propongo seguir leyendo. A continuación, voy a explicarte cómo usar el storytelling en el contexto de un plan de marketing.

 

El relato en tu plan de marketing.

 

¿Cuáles son los límites del storytelling en el marketing online? ¡No hay límites! Al menos, no hay límites que no sean los demarcados por tu capacidad de contar. Y tu prudencia para definir qué es materia de relato y qué es preferible mantener tras bambalinas.

Cada espacio en el que tengas la oportunidad de contar una historia, te ofrece la oportunidad de sumar al cuerpo de textos que hacen tu marca en la imaginación de la audiencia. En tu blog, en redes sociales, en conferencias, en presentaciones, en el coffee break de un taller, en tu estrategia de email marketing. Las oportunidades son infinitas. Donde puedas escribir o hablar, existe la oportunidad de usar el storytelling para generar un vínculo emocional.

 

Cómo usar el storytelling para emocionar y vender.

 

Cuando aprendés cómo usar el storytelling y cada uno de tus relatos tiene un fin específico, se transforma en una de las herramientas más poderosas de tu plan de marketing.

Si querés un ejemplo elocuente, no dejes de mirar el video que comparto continuación. Es sencillo imaginar qué producto se está vendiendo. Además  es un gran ejemplo de cómo usar el storytelling para consolidar la identidad de una marca y presentar un nuevo producto:

 

 

En otras ocasiones, el storytelling puede  carecer de palabras.

 

 

No quisiera que los ejemplos anteriores te confundan. Aprender cómo usar el storytelling para potenciar tu marca trasciende los límites del guión publicitario. En última instancia, al final del día, cuando los documentos oficiales duermen el sueño de los justos en los cajones de algún escritorio, una empresa no es otra cosa que cientos de interacciones humanas. Y si es humano, puede contarse.

Te cuento dos cosas más, este artículo también podés encontrarlo en mi perfil de Linkedin y si querés seguir leyendo sobre el tema, te sugiero: Tips para contar historias que emocionan y persuaden. ¿Te interesa que nos encontremos en otra red social? Entonces, va a ser un placer darte la bienvenida en mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí, comparto todos los días trucos que no están en ninguno de mis artículos. ¡Te espero dentro!

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.