El objetivo de escribir un blog y mantener activas ciertas plataformas sociales es presentar tu propuesta a la mayor cantidad de personas que coincidan con el perfil de tu cliente ideal.  ¿Cuál es la novedad si afirmo que esta tarea conlleva constancia y esfuerzo? Es natural entonces, que recibir la recompensa de ver crecer tu negocio sea halagador. Quiero ayudarte a cumplir este propósito enseñándote cómo enganchar lectores con storytelling.

Cada uno de los textos que escribas para comunicarte con tu audiencia tiene que convocarla, provocarla y persuadirla de que la opción que estás presentando fue pensada exclusivamente para que cada cual encuentre lo que necesita en tus palabras.

De esta forma, se crea comunidad. Porque una comunidad es más que tu blog o tus redes sociales. Es un intercambio fluido de información y recursos, la emoción de compartir un sentido de pertenencia, inquietudes y aspiraciones. Veamos a continuación cómo transformar esta imagen ideal en una experiencia real.

 

Te cuento cómo enganchar a tus lectores con cuatro modelos de relato que vas a poder usar en tu blog y redes sociales.

 

Enganchar lectores con storytelling.

 

El secreto para enganchar lectores con storytelling es  envolverlos en una experiencia emocional. ¿Cómo? ¡Contando historias! Historias que emocionan, persuaden y venden.  ¿Estamos de acuerdo? Sin embargo, con la mera enunciación no voy a ayudarte demasiado. Veamos a continuación cuáles son las historias que podrías contar.

 

¿Qué historias puedo contarle a mi audiencia?

 

Te presento tres modelos de relato para generar una reacción positiva en quienes te leen. O en quienes te escuchan, porque los modelos de relato no se confinan a la escritura, son estructuras discursivas que te ayudan tanto a escribir un artículo como a organizar un live en Facebook.  Llamemos a cada uno de ellos por sus nombres:

 

  • Los motivos arquetípicos.
  • El juego de roles.
  • La persona común.

 

La elección de éstos y no otros modelos es arbitraria. ¿Por qué los elegí? Sencillamente porque son útiles y de aplicación inmediata. No es necesario que refines ninguna habilidad para comenzar a practicarlos en la escritura de tus textos para el blog o las redes sociales. Veamos cada uno de ellos con más detalle.

 

1- Los motivos arquetípicos.

 

  1. Viaje y regreso al origen.
  2. Castigo por romper las reglas.
  3. Descubrimiento y transformación

 

Un arquetipo es un modelo que trasciende el tiempo y el espacio y se encuentra en diferentes culturas y en todas las artes. En la narración existen cinco arquetipos que nos sirven para enganchar lectores con storytelling. ¿Por qué son efectivos? Porque forman parte del inconsciente colectivo, son universales y despiertan emociones en la audiencia que los reconoce.

Una historia bien contada te invita a vivir cientos de vidas que están fuera de nuestro alcance. También revivimos nuestra propia humanidad en las experiencias de los personajes. Los problemas y desafíos de la vida cotidiana, nuestros propios “viajes”, los malos momentos que llegan cuando rompemos las reglas y la transformación que sigue al reconocimiento del error.

¿Cuál es el tipo de historia que más resuena con tu audiencia? Descubrirlo es un viaje en sí mismo y también formará parte -en su momento- de tu repertorio de historias. Por ahora, ofrecete una licencia para experimentar sin culpa y aprendiendo tanto del acierto como del error. Sin duda vas a conocer ambos buscando cómo enganchar lectores con storytelling y es la riqueza de este proceso la que mejora tus historias.

Si te interesa ver de cerca un ejemplo concreto para entender cómo funcionan los arquetipos, por aquí te dejo el enlace a uno de los artículos en el cual utilizo el modelo del viaje y regreso al origen: ¿Por qué borré mi lista de suscriptores?

 

2- El juego de roles.

 

Sea cual sea nuestra biografía, todos pertenecemos a una familia. Biológica o no. Funcional o no (si existe algo por el estilo). En la mayoría de los casos, además, la familia -aún cuando se encuentra ausente- late detrás de los grandes “por qué” de nuestra vida. De la misma forma que es el motivo por el cual hacemos o dejamos de hacer ciertas cosas.

Una de las fórmulas más simples del relato nos propone escribir desde el rol que protagonizamos en nuestra familia. ¿Por qué narrar desde esta posición? ¿Qué importancia tiene este dato de nuestra intimidad en el posicionamiento de nuestra marca?

Te cuento: uno de los fundamentos del storytelling es la empatía. Al leerte, el otro se lee a sí mismo a través de tus palabras. Pero, ¿cómo se generan los lazos de empatía cuando escribo para cientos o miles de personas? En ese caso, recurrimos a los acuerdos culturales. Las grandes ideas compartidas por quienes comparten nuestra cosmovisión.

El concepto de “familia” es uno de los acuerdos culturales más aceptado y extendido. Aún quien la pierde a temprana edad puede comprender el valor de esta institución. En este caso, por lo que significa -o no- su ausencia.  Escribir como madre, padre, hijo, nieta o desde cualquiera de los roles reconocidos como parte del núcleo familiar supone el establecimiento espontáneo de un pacto de lectura. ¿Por qué? Porque podemos anticipar las emociones que estos vínculos generan en otros seres humanos: aún en toda su gloriosa complejidad.

Dejame ilustrar este modelo, con un ejemplo. A continuación, vas a encontrar un texto que compartí en mi grupo de aprendizaje en el cual comparto una inquietud surgida de mi rol como madre.

 

Ejemplo de storytelling: juego de roles.

 

Educar un hijo no es fácil. ¿Quién lo duda? Durante los primeros años, el desafío de mantenerlos a salvo es agotador y mantiene tu mente (y con ella todo tu cuerpo) siempre en estado de alerta. Que si se golpean, o prenden el horno a gas, o tocan los enchufes, o caen de cabeza mientras aprenden a caminar. No sé vos cómo lo viviste: para mí fue más estresante que ninguna de mis experiencias previas.

En aquel entonces tenía la esperanza -ilusa pero necesaria- de que este momento complicado pasaría y llegaría un remanso de paz maternal. ¿Tenés un hijo de más de 18 meses? Entonces entendés lo que sigue: ese remanso no llega. Porque como decía mi ginecólogo: “hijos chicos problemas chicos, hijos grandes problemas grandes”.

Yo no sé si usaría el adjetivo “grandes” pero sí “otros problemas”. En este momento mi “otro” problema es un niño de ocho años que ya tiene su personalidad y se frustra por el estilo de vida que eligieron sus padres.

El ama el ruido, el movimiento, las luces, los lugares llenos de gente, las comodidades y los “lujos” (la vida de jugador de fútbol, digamos), hacer muchas cosas, conocer diferentes países. ¿Qué podría censurarle? ¡Nada! Es un niño con una sana curiosidad de descubrir el mundo.

Pero… he aquí que esta madre es otra cosa. Muy otra cosa. Y he aquí también el pensamiento que necesito que me ayudes a definir: ¿Qué tanto se parecen tus hijos a vos? ¿Cómo trabajaste con esto? O cómo lo estás manejando ahora mismo.  Soy toda oídos y los comentarios, te pertenecen.

 

Otras posibilidades.

 

El mismo procedimiento de focalización podrías seguir con otros roles por todos conocidos y aceptados (amigo, esposa, profesional, etc) El secreto es partir del acuerdo común. En ocasiones, esto supondrá que “estereotipes” los roles. O dicho de otra forma: que utilices lugares comunes para captar la atención del lector. ¡No te preocupes! No significa que tengas que cambiar tu punto de vista, luego tu texto se puede ocupar de confirmar o desmitificar esta posición inicial.

 

3- Soy una persona común.

 

¿Ya te conté que la autenticidad es el nuevo negro? Efectivamente. La expresión transparente de la identidad -con sus luces y sus sombras- es ineludible en la escritura de un relato de marca. Antes que la confusión se produzca: esta búsqueda de la expresión sincera no solo atañe a quienes tienen una marca personal. Si tu marca es comercial, aún así tendrías que pensarla como un sujeto, con su propia identidad. Ni te cuento si está vinculada a alguno de tus talentos o conocimientos.

Te comunicación con la audiencia debería ser constante y consistente con tu identidad. Para eso, te sugiero tener en cuenta los siguientes elementos para enganchar lectores con storytelling:

 

  • Valores. ¿De qué forma tu marca expresa tus valores vitales? ¿Qué historias los representan? ¿En qué gestos del día a día están presentes estos valores?
  • Conflicto. Ninguna gran historia existe sin conflicto. Los conflictos nos llevan más allá de donde estamos. Nos conducen más allá de donde creíamos que podíamos llegar. Expresar tus propios conflictos internos y los que forman parte de tu experiencia cotidiana.
  • Emociones. No sabría de qué forma pedirte sumo cuidado con este punto. No subestimes el poder de las emociones: tanto cuando se convocan auténticamente y alientan tu crecimiento, como cuando tu texto desata una tormenta de reacciones negativas.

El modelo en el cual te presentás como una persona común es aquel en el cual tu relato presenta una visión de quién sos a través del por qué de tu marca.  En la razón de existir de tu proyecto hay mucho de historia personal: contala. Sin miedo. Luego, sorprendete de las reacciones. Si te interesa profundizar sobre este aspecto, te invito a leer el siguiente post: Storytelling para emprendedores: emocionar y vender.

 

Enganchar lectores con storytelling compartiendo una visión.

 

Uno de los mayores errores que observo en la búsqueda de enganchar lectores con storytelling es el que podríamos denominar síndrome del “solo relleno”. En estos casos, el storytelling es literalmente eso: solo relleno. Un esfuerzo poco natural que se produce cuando se avecina una campaña de venta. Es la tontería más grande que podrías cometer, sin embargo es más común de lo que podrías suponer.

Tu relato de marca y la comunicación con tu audiencia no pueden atomizarse en función de una agenda de venta. El storytelling es una forma de relación constante a través de tu contenido: artículos en el blog, post en las redes, newsletter, audios, videos, infografías, presentaciones, etc

Enganchar lectores con storytelling no es misión imposible: quien se proponga el reto puede escribir, siguiendo las estructuras básicas del relato para contar historias que emocionan, persuaden y venden. ¿Me  contás en los comentarios cuál de los modelos te resulta más fácil de aplicar? O cuales son tus dudas. Soy toda oídos. Vos preguntás, yo respondo aquello que mi experiencia y conocimiento me permitan responder.

¿Te interesa seguir aprendiendo sobre las formas de relato que conquistan a tus lectores? Entonces, la siguiente invitación es justo para vos. Sumate a mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí comparto trucos que no están en ninguno de mis artículos y todos los días estamos pensando cómo emprender sin perder la huella personal. ¿Te espero dentro?

Autor

2 Comentarios

  1. Gracias Paula. Excelente artículo. Todo explicado de manera tan clara y tan didáctica. Es como tener una tía literata en la familia.

Escribir un Comentario