¿Preparada? Escribir texto online no es lo mismo que escribir sobre el papel.  Es otro cantar. Otros son los tiempos del lector frente a la pantalla e ignorarlo puede costarte mucho más que un disgusto. Por eso, en esta tercera entrada de la serie del Sistema EDP4, quiero que conversemos sobre cómo elegir el contenido visual  para compartir en la jungla vrtual.

 

Escribir textos irresistibles para tu blog sin perder la paciencia en el intento (y a tu familia que no entiende por qué la cena no está lista)

 

Escribir texto online : Tú, yo  y la jungla virtual.

 

Un blog sería beneficioso para tu negocio, pero solo pensar en el trabajo extra de escribir texto online todas las semanas, te congela la sangre. No es para menos: apenas con leer todas las recomendaciones a seguir para escribir un blog, la sensación de agotamiento es inmediata.  Como cada maestrito tiene su librito,  las sugerencias se multiplican desmesuradamente y a vos te sacan hasta las ganas de vivir. Ni hablemos de las ganas de preparar la cena luego de un maratón de lectura sobre “cómo escribir texto online” , intentando encontrar la clave de la visibilidad.

No voy a decirte que se puede escribir y editar un post significativo para tu audiencia en 30 minutos. Ambas sabemos que te estaría mintiendo o al menos, omitiendo sigilosamente que el promedio de tiempo para escribir un artículo es de dos horas. Por eso, al sugerirte este sistema, te propuse  secuenciar la tarea en cuatro pasos.  Atomizar la tarea te permite trabajar un lapso de tiempo limitado cada día y publicar una vez a la semana un post relevante para tus lectores.

Si ya leíste cómo elegir el contenido organizar la estructura, éste es el momento de que comiences a pensar en los detalles:  el contenido visual  -o audivisual- que quieras añadir, las citas de texto de apoyo, las listas y toda la parafernalia que mueve al texto de su linealidad y lo hace más atractivo.

 

Todo eso que te hace bello.

 

Con la estructura de tu post armada estás en condiciones de ornamentar con imágenes. Es el momento de “entrarlo en carnes”  de forma que sea significativo y seductor para quienes leen. ¿Qué elementos tenés que tomar en cuenta?

 

  1. Material gráfico: imágenes, infografías, gráficas, memes, gifs animados, fotografías intervenidas o pensadas especialmente para las distintas redes sociales. La lista es tan amplia como lo dicte tu imaginación o disponibilidad de tiempo y habilidades para crear.
  2. Material audiovisual: el videomarketing llegó para quedarse. Aunque no soy una fanática de poner el rostro en internet, reconozco que los videos son una posibilidad de comunicación que captura la atención y el interés de aquellas personas que no tienen tiempo o ganas de leer.
  3. Citas de texto: propias o ajenas, las citas de texto destacan en la pantalla. Con la ayuda de algún que otro plugin, podés pensarlas para que sean “tuiteables”.
  4. Listas, cuadros o viñetas: todos ellos rompen el bloque de prosa y en consecuencia, transforman un texto que desalienta al más valiente en un artículo atractivo, en el que los puntos más importantes destacan al golpe de vista.
  5. Descargables: los PDFs, imprimibles, Hojas de cálculo y demás documentos descargables son tus aliados a la hora de seducir a un lector para ofrecerte su correo electrónico. Sin embargo, no sería yo misma si no te confesara que tengo un cementerio de descargables en la PC. Me tientan y los guardo para otra ocasión que, generalmente, nunca llega.

 

La intención no es aturdirte con infinitas posibilidades. Tus post pueden ser como vos quieras que sean y enriquecerse de la forma que consideres más apropiada para cada tema y para tu audiencia.

 

5 reglas de enchulamiento para tus post.

 

Cada uno de los puntos anteriores es simplemente una sugerencia que podés adaptar a tus necesidades.  A continuación quiero compartir contigo cinco reglas básicas para que selecciones el material visual que comunique tu mensaje y lo enriquezca.

El diseño de un post implica  escribir texto online y elegir el material gráfico que complemente visualmente tu relato. Claro, no todas estas opciones funcionan de la misma forma y en el mismo contexto. Por lo tanto, conviene que tengas en cuenta algunas reglas básicas:

 

1- El contexto lo es todo:

 

El contexto depende de la audiencia. Elegir material gráfico implica pensar en el género, edad, localización geográfica y procedencia social de quienes son tus lectores. Este planteo se complejiza si pensás en tus redes sociales porque el contenido visual que funciona en una, no necesariamente funciona en otra.

Para poner al contexto a jugar a tu favor vas a tener que dejarte guiar por tu intuición, escuchar las sugerencias de otras personas que trabajan con  la misma audiencia y experimentar qué funciona y qué no. Creéme: no hay fórmulas que funcionen 100% en todas las ocasiones y para todos los sectores pero sí hay herramientas que te ayudan y mucho. Si no conocés Canva, me vas a agradecer que te lo presente.

 

2- El sujeto como énfasis.

 

Las fotografías que tienen como protagonistas a seres humanos sin duda generan mejor respuesta que cualquier otro tipo de imagen.  En este sentido, tan importante como contar “la historia de tu marca” es contar la historia de las personas detrás de ella. O la tuya propia.  Escribir texto online es personal.  Contarte es conectar con tu audiencia y si tensionamos al máximo la máquina de escribir lugares comunes: es tu identidad la que cautiva o aleja a la audiencia.

También existe otra posibilidad especialmente atractiva en redes sociales: ceder el relato de tu marca a los clientes. Que sean ellos mismos quienes cuente las experiencias asociadas a tus productos o anécdotas relacionadas con su uso en la vida cotidiana. Este tipo de relato es doblemente significativo: genera lazos de comunidad y tiene el valor de un testimonio.

 

Si te decidís a contar la historia de tus clientes o a cederles el espacio de contar con sus imágenes usando tus productos o disfrutando de tus servicios… tu contenido visual es ganador.

 

3- No todo es un lecho de rosas.

 

Conversemos un poco de la idealización de la vida en las redes. ¿Demasiado profundo para un post? No te preocupes, no voy a extenderme filosóficamente en el tema.  El conflicto mueve todos los relatos. El conflicto es lucha, búsqueda. Y sí… finalmente todos queremos que el protagonista de la historia alcance sus logros. Sin embargo, no hagas ningún esfuerzo por edulcorar ninguna de las realidades de tu negocio.

Si  querés proyectar un negocio alineado con los seres humanos que tus relatos sean auténticos. Expresá también ese costado de tu emprendimiento que no es tan luminoso. ¿Sos mamá? Vas a entender totalmente el siguiente ejemplo (conste que la bebida de la felicidad y yo nos hemos divorciado).

 

4-  Ponele movimiento nena.

 

¿Pensaste en usar gifs o cortas piezas audiovisuales? La imagen en movimiento es sumamente atractiva. Pero ojo: en ocasiones una imagen estática puede expresar lo mismo: dinamismo y dirección. De la misma forma, tengo que señalar que para el público actual 40 minutos de video pueden ser insufribles.

No se trata de que llenes tu post  de gifs. Para ser honesta, aunque son tendencia en muchos blogs que sigo, el exceso distrae de la lectura. En mí, al menos, tiene el efecto contrario al que se busca alcanzar.  Con prudencia pero, ponele movimiento a tu post.

 

5-  Tu mensaje es el centro.

 

¿Qué es lo que querés comunicarle a tu audiencia? El storytelling visual complementa tu relato escrito.  Escribir texto online de acuerdo a los hábitos del lector virtual es una de las aristas del contenido persuasivo. Elegir imágenes que enriquezcan esta historia y expresen tus valores es la otra.

No se trata de usar siempre los mismos filtros o el mismo tipo de imágenes, se trata de ser consistente en el mensaje de fondo, en lo que querés trasmitirle a quienes te siguen. ¿Cuál es tu mensaje?

 

Escribir texto online para formar y deleitar.

 

Más allá de las imágenes o las infografías que puedas seleccionar  o diseñar para escribir texto online, quiero que consideres además en este paso posibles listas,  citas destacadas, cuadros con datos o lo que sea necesario para complementar el contenido escrito. Planificarlo te ayuda a equilibrar el texto para que no luzca pesado para tus lectores.

Dicho lo  anterior, te pido que no te vayas sin contarme cómo elegís tu contenido visual y si elegirlo te resulta divertido o te problematiza tanto que terminás usando imágenes de stock. Si te interesa, también podemos continuar este diálogo en redes sociales. No dejes de sumarte a mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Te espero dentro.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.