Sentada frente a la pantalla en blanco,  sabés que  llegó el momento inevitable. Luego de la lucha con la plantilla y el diseño,  estás más o menos conforme con la apariencia de tu blog.  No es el espacio que visualizabas en tus sueños lúcidos pero… es momento de concentrarte en lo importante: escribir tu primer post.
¿Cómo se escribe un post?
¿Qué estructura tiene?

La estructura básica de un post consta de tres partes: la introducción, el cuerpo y la conclusión.

Tu texto tiene sentido para el lector cuando:

  • Plantea un “problema”.
  • Desarrolla con dos o tres sub-temas  las posibles soluciones.
  • Cierra con una resolución que de satisfacción al cuestionamiento planteado.
Podemos considerar igualmente como parte de esta estructura el título que selecciones ya que tiene importancia como índice e indicio del post.
Así que vayamos por partes…

Escribir tu primer post.

 

Si estás en ese momento en el cual vas a escribir tu primer post,  te sugiero que comiences sin pretensiones de “atraer, conectar y convertir”. De hecho, te sugiero que tus primeros esfuerzos estén centrados en comunicar claramente tu idea, con palabras sencillas y una estructura clara de cuatro puntos:

1- Título:

Si  estás iniciando  tu camino como bloguera y te preguntás cuál es la sugerencia más sensata, te recomiendo de que escribas títulos descriptivos que ilustren claramente el contenido de tu post y no superen las 7 palabras (un promedio de 70 caracteres). Si además, podés vincular tu título a una palabra clave para el tema del blog, mejor aún.

 

2-  Introducción:

 

El consejo más extendido es que el primer párrafo de tu post explicite cuál es el objetivo de la publicación.  Tu introducción no debería superar los dos párrafos. El lector virtual es un lector con características propias. Escanea el contenido buscando lo que le interesa y pierde rápidamente el interés, contale rápidamente por qué le conviene seguir leyendo.

 

3- Cuerpo del post: 

 

Ya sea el desarrollo de una técnica o la explicación de un concepto, te recomiendo:

  • Rrealizar un bosquejo (mental o escrito, todo depende de tu grado de práctica en la escritura) de las ideas principales.
  • Dividir tus ideas principales en tres apartados organizados (ir de lo general a lo particular suele ser buena idea).
  • Titular cada apartado con la idea fuerza  para captar la mirada que escanea el post.
  • Escribir simple: una idea por párrafo, con enunciados cortos y tiempos verbales simples.

La división en apartados aliviana visualmente el texto. Genera blancos en los que puede descansar la vista y además,  ayuda a procesar el contenido de forma ordenada.

A los “escaneadores” les brinda la posibilidad de ir directamente a la información que necesitan y a los lectores les ofrece un momento para detenerse y reflexionar sobre lo leído.

 

4- Conclusión: 


La conclusión de tu post puede ser una despedida,  una propuesta para que los lectores actúen (comenten o participen de alguna forma) o una síntesis del contenido. También podés anticipar el tema de tu próximo post para generar expectativa en el caso de que estés escribiendo una serie de publicaciones sobre el mismo tópico.

 

 

Otros puntos clave en la estructura de tu post.

 

Hay tres puntos que  no están considerados en el esquema anterior pero que deberías tener en cuenta :

 

1 – La utilización de material gráfico para ilustrar tu contenido.

 

Las imágenes (fotografías, infografías, ilustraciones) impactan de forma directa en el lector y en ocasiones son decisivas para un visitante que ve tu enlace en una red social, por ejemplo.

Como te imaginarás, lo obvio es usar una imagen  relacionada con el tema central del post. Si vas a escribir un post extenso, te recomiendo utilizar alguna más para dividir el cuerpo en dos partes simétricas.

Si estás pensando que no tenés ninguna experticia en diseño… no te preocupes: Canva es tu solución mágica. Aprendé a conocerla, no te vas a arrepentir de haber clickeado en el enlace.

 

2 – La utilización de enlaces.

 

Los enlaces, ya sean internos (a tus otros post relacionados) o externos (a otros blogs) complementen la información. Probá con un mínimo de dos  enlaces por post.

Como en todo, conviene no abusar y  verificar que en tu plantilla se destaquen de alguna forma, por el color, el subrayado, etc. Y si querés dar un paso más, aprendé a escribir buenos textos ancla para tus enlaces.

 

3- El diseño de etiquetas para tus post.

 

Cuando empecé a escribir mi primer blog, no tenía estrategia de contenidos ni nada que se le pareciera. Por lo tanto, escribía un post y luego de terminarlo realizaba dos acciones:

  •  Inventaba una etiqueta.
  • Publicaba.
Así de desmesurada. Con el tiempo fui descubriendo que, al no tener una mínima organización respecto a los temas que publicaba, las etiquetas proliferaban como hongos.  No es que tu lista de etiquetas vaya a ahuyentar a tus lectores, ni mucho menos pero lo cierto es que tener un mínimo plan al respecto, no le hace daño a nadie.

¿CÓMO ELEGIR LAS ETIQUETAS PARA MI BLOG?

 

Vamos a suponer  para iniciar el ejercicio que decidiste escribir un blog sobre “manualidades”. Un poco amplio, ¿no?  Desde pegar un gancho de derecha a tejer amigurumis….encontramos una amplia variedad de cosas que se hacen con las manos.  La demostración por el absurdo no nos va a llevar muy lejos,  así que te voy a pedir un ejercicio de enfoque.

 Es verdad que “manualidades” son todas las actividades que se realizan con las manos. Sin embargo, tu intuición lingüística te dice que llamamos “manualidades” a:
los trabajos artesanales que realizamos transformando materia prima en un producto de diseño (en el mejor de los casos).
Hay tantos tipos de artes manuales. Lo más probable es que ni las domines ni te interesen todas ellas.
En una sistematización muy básica, dividimos la manualidades en función de:
  • La materia prima  a transformar (papel, cartón, madera, tela, cerámica)
  • La técnica empleada para la transformación (pintura, acabados, decoupage, collage, papel maché)
  • El destino de la pieza terminada: para cumpleaños, para navidad, escolares, con tus hijos, etc

Probablemente, vos que sos experta en el tema, descubras omisiones imperdonables. Sin embargo, a modo de presentación, se entiende que el mundo de las artes manuales es amplio y lleno de posibilidades.  Es probable que te gusten todas o que, tarde o temprano quieras incursionar en todas ellas, pero en la actualidad:

  • ¿Cuál es tu material preferido?
  • ¿Qué técnica usas con más frecuencia?
  • ¿Te gustaría tener un blog de manualidades para maestras?

Cuando era adolescente hacía tarjetas españolas y me atrevo a asegurar que solo con este tipo de trabajo manual puede sostener un blog por años. Lo mismo si te gusta el scrapbooking o los muñecos de tela, por ejemplo.  No necesitás abarcar todo el espectro de posibilidades. En general, con seleccionar dos o tres materiales y técnicas tenés más que suficiente para empezar.

Claro que tienen que ser las que forman parte de tu arte y oficio. No te hace ningún favor que pienses: voy a crear una etiqueta sobre pirograbado porque “cuando pueda, me compro el pirograbador y aprendo a usarlo”. Nos entendemos ¿verdad?

 

¿Preparada para escribir tu primer post?

 

Lo sé… Todavía estás nerviosa.

Por eso quiero hacerte las cosas un poco más fáciles. Así que te propongo que te descargues el ebook que contiene los primeros consejos para que escribas post con elegancia.

 

Autor

7 Comentarios

  1. Hola Paula,

    ¡Qué bien reflejaste ese primer momento! Creo que todas, al menos las no diseñadores, hemos pasado por la situación: plantilla – diseño – horror – frustración – “así se queda, que no está tan mal”. Al final, entendemos que no podemos seguir perdiendo tiempo, porque al no ser expertas, nunca va a quedar como lo imaginamos.

    Y supongo que justo por eso, uno de los puntos que más apoyo de lo que comentas, es el de empezar sin pretensiones. A veces, creemos que al escribir nuestro primer post, hordas ingentes de personas llegarán hasta nosotras y amarán nuestro post, nuestro estilo y todo lo demás. Sin embargo, por experiencia, después nunca ocurre lo que imaginamos, por lo que es mejor utilizar los primeros posts, simplemente, para “romper mano” como se suele decir con los carros.

    Ya iremos mejorando con el tiempo y adaptándonos al medio. Lo que hay que hacer es empezar lo más pronto posible para ir aprendiendo en el camino. Al final, “el camino se hace andando”.

    Un abrazo.

    • Totalmente…hay que comenzar: el estilo se refina con el tiempo y seguramente tu casa virtual va a mudar de piel muchas veces. Por eso, hay que disfrutarlo y escribirlo. Besos!

  2. Me gusta mucho tu nueva web Pau!
    Me veo super reflejada en eso de que estoy más o menos conforme con el diseño… Quisiera poder empezar sin pretensiones 🙂
    Beso!

Escribir un Comentario