Si te dicen escribir un blog y te sudan las manos, empecemos por lo más básico para tranquilizarte: ¿ Alguna vez te preguntaste cuál es la extensión ideal para un post?

Si sos de la que se sienten intimidadas frente a las palabras, contar con un patrón de redacción puede significar un alivio, un problema menos en el cual pensar. También estarán quienes experimentan una inexplicable sensación de ahogo frente a las estructuras y necesiten romperlas.  Explorar las tangentes y todas las posibilidades expresivas que permite un post.

 

Escribir un blog: tu blog.

 

Los párrafos anteriores son simplemente una introducción para argumentar que encontrar tu propia voz para escribir un blog no es necesariamente seguir un patrón establecido.

Claramente hay una estructura que funciona para garantizar la exposición de contenido en los buscadores pero en ese afán, pierden la identidad que los haría valiosos en sí mismos. Cambian identidad por visibilidad. Por favor, no hagas eso cuando decidas escribir un blog.

 Vas a leer miles de veces que los lectores escanean contenidos y es verdad. Como es verdad que sin un título con gancho, los visitantes no clickean para entrar en tu blog. Sin embargo, esas realidades no deberían limitarte. Tu curva de crecimiento puede ser más lenta pero tarde o temprano, la recompensa a la persistencia llega en forma de lectores.

 

La extensión ideal de un post.

 

Pero Paula, ¿cuánto tengo que escribir? Me parece que te escucho…

Algunos dicen que el post ideal tiene 800 palabras. Por allí vas a leer que para ser indexado por las arañas de Google tus entradas deberían tener más allá de las 2000 palabras e incluir videos. Con un rastreo mínimo sobre el tema, te van a saturar de información respecto a las cualidades necesarias para escribir un post perfecto.

 

Lamento decepcionarte. No creo en las fórmulas que garantizan la visibilidad exponencial y el éxito indiscutible de un post.

 

¿Quéres saber cuánto escribir?

 

 

Existe una tendencia generalizada a recomendar escribir post entre 800 y 1000 palabras. La razón está vinculada al tiempo de lectura. Un lector digital no concentra su atención más de cinco minutos, salvo que esté altamente motivado por lo que lee.

 

La clave no está en el número de palabras sino en la experiencia de lectura.

 

En el área de tu experticia sin duda podés identificar cuáles son los temas para un desarrollo extenso y cuáles pueden resolverse con tres breves párrafos de explicación.

 

¿En base a qué tomo la decisión de usar uno u otro?

 

  • Experimentando.
  • Leyendo otros post y los comentarios sobre el tema.
  • Siguiendo las preguntas que hacen tus lectores.

 

Comenzar a recibir comentarios es importante para quien recién comienza a escribir un blog. Para ello, buscá activamente espacios en los cuales compartir tu blog. Participá en fiestas de enlaces. Unite a varias comunidades de Google+ o buscá grupos en Facebook. De esa forma obtenés tus primeras visitas y podés calibrar qué contenidos interesan y cuáles no.

 

En conclusión:

 

Importa más  qué escribís y con quién lo compartís que cuántas palabras tiene un post. Los post  recomendados son:

  1. Textos de entre 800 y 1000 palabras.
  2. Ilustrados con un promedio de 3 imágenes
  3. Con una estructura clásica: introducción, desarrollo y resolución.
  4. No agotan el tema que tratan sino que exploran superficialmente sus peculiaridades.
  5. Destaca el beneficio de ser leídos en la introducción.

Cuando encuentres este beneficio para ofrecerle, encontraste un lector .

 

Autor

4 Comentarios

  1. Como siempre Paula un post maravilloso.
    Te he comentado pero como sufro por los títulos de los post, todo por esa mal sana obsesión del SEO que a veces simplemente no venía a cuento.
    Ahora sacrifico el título por un contenido de alta intensidad y con mi total toque de introspección. Ha sido maravilloso notar que la gente lo busca y se queda. Y digo, si aguantan un post cargado de preguntas existenciales y además se suscriben ¡Creo que tengo un lector de calidad! <3

    Sos, como siempre, magnifica.

    • Bien Gaby! Es un pequeño sacrificio con una gran recompensa, quienes se quedan, son tus lectores. Besos!

  2. “Cuando encuentres el beneficio para ofrecerle, encontraste un lector” Gracias Paula, me acercaste un poquito más a mi tema pendiente y he sentido que mi misión es acompañar, es dar la mano a todo el que se deje y procurar impulsar. GRACIAS

    • Llevar al lector de la mano es un reto diario para quien escribe un blog: difícil pero estimulante. Besos Gladys!

Escribir un Comentario