Si te dicen escribir un blog y te sudan las manos, estás necesitando una guía paso a paso para transitar los primeros artículos sin sufrir. Por aquí vas a encontrar mucha información sobre cómo escribir un blog y en este artículo  en particular, comparto contigo algunas dudas frecuentes:

 

  • ¿Cuál es la extensión ideal para un post?
  • ¿Cuántos post tengo que escribir mensualmente?
  • ¿Qué contenidos son los mejores para aumentar mi visibilidad?
  • ¿Cuáles son las mejores sugerencias para escribir un blog?

 

Si las palabras te intimidan, contar con un patrón de redacción puede significar un alivio, un problema menos en el cual pensar. También estarán quienes experimentan una inexplicable sensación de ahogo frente a las estructuras y necesiten romperlas.  En este último caso, explorar las tangentes y todas las posibilidades expresivas que te ofrece tu blog es un desafío que del que vas a salir airosa, escribiendo.

 

Escribir un blog: qué escribir, cuántas palabras, cuándo y mis mejores sugerencias desmesuradas para comenzar tu blog hoy mismo.

 

Escribir un blog: tu blog.

 

Encontrar tu propia voz para escribir un blog no es necesariamente seguir un patrón establecido. Claramente hay una estructura que funciona para garantizar la exposición de contenido en los buscadores, pero en ese afán, en ocasiones se pierde la identidad que tiene valor en sí misma. Por favor, no cambies identidad por visibilidad cuando decidas escribir un blog.

 Vas a leer miles de veces que los lectores escanean contenidos y es verdad. Como es verdad que sin un título con gancho, los visitantes no clickean para entrar en tu blog. Sin embargo, esas realidades no deberían limitarte. Tu curva de crecimiento puede ser más lenta pero tarde o temprano, la recompensa a la persistencia llega en forma de lectores.
¿Vemos los puntos fundamentales para escribir un blog?

 

1- ¿Cuál es La extensión ideal de un post?

 

Pero Paula, ¿cuánto tengo que escribir? Me parece que te escucho. Algunos dicen que el post ideal tiene 800 palabras. Por allí vas a leer que para ser indexadas por las arañas de Google tus entradas deberían tener más allá de las 2000 palabras e incluir videos. Con un rastreo mínimo sobre el tema, te van a saturar de información respecto a las cualidades necesarias para escribir un post perfecto.

Vayamos con calma. Existe una tendencia generalizada a recomendar escribir entre 800 y 1000 palabras. La razón está vinculada al tiempo de lectura. Un lector digital no concentra su atención más de cinco minutos en la lectura de un artículo. Salvo que esté altamente motivado por lo que lee. En este sentido, la selección de temas que realices y la estructura de tus artículos son más relevantes que la extensión de los mismos.

 

La clave no está en el número de palabras sino en la experiencia de lectura.

 

En el área de tu experticia sin duda podés identificar cuáles son los temas para un desarrollo extenso y cuáles pueden resolverse con tres breves párrafos de explicación. ¿En base a qué tomo la decisión de usar uno u otro?

 

  • Experimentando para conocer a tu audiencia.
  • Leyendo otros post y los comentarios sobre el tema.
  • Siguiendo las preguntas que hacen tus lectores.

 

Comenzar a recibir comentarios es importante para quien recién comienza a escribir un blog. Para ello, te sugiero buscar espacios en los cuales compartir tu blog activamente. También participar en fiestas de enlaces y unirte a tres comunidades de Google+ y la misma cantidad de grupos en Facebook. De esa forma obtenés tus primeras visitas y podés calibrar qué contenidos interesan y cuáles no.

En conclusión: importa más  qué escribir en un blog y  con quién compartirlo que cuántas palabras tiene un post. Sin embargo, para que te lleves cinco sugerencias básicas,  estas son mis recomendaciones finales.

 

Recomendaciones:

 

  1. Textos de entre 800 y 1000 palabras.
  2. Ilustrar con un promedio de 3 imágenes
  3. Con una estructura clásica: introducción, desarrollo y resolución.
  4. Destacar el beneficio de ser leídos en la introducción.
  5. El tema no se agota en un post, éste cubre apenas sus características fundamentales.

 

Cuando encuentres un beneficio para ofrecer, encontraste un lector . En este sentido, no dudes en experimentar con la escritura de artículos más extensos (entre 1500-2500 palabras) para resolver dudas que requieren más desarrollo. Estos post suelen ser los que guardamos en “Favoritos”, aunque no tengamos el tiempo de leerlos inmediatamente.

 

2- ¿Cuántos post tengo que escribir mensualmente?

 

Cuento en mi haber con diez años de bloguera y, en este tiempo, experimenté con todas las posibilidades que te puedas imaginar. Escribí una vez a la semana, tres artículos semanales y también me atreví -en ocasiones puntuales- con la escritura diaria. ¿Qué puedo decirte al respecto?

Como supondrás, escribir un blog diariamente es una experiencia intensa. Independientemente de tu pasión por el tema del cual estás escribiendo o la fluidez de tu discurso, la creación de contenidos relevantes exige tiempo. Tiempo de concentración que pocas veces se cumple al escribir todos los días. Si bien es cierto que Google recompensa la constancia posicionando mejor tu blog, vale la pena puntualizar que las generalizaciones son poco efectivas. Veamos tres casos diferentes:

 

Blog de estilo de vida, maternidad, moda y VIAJES.

 

Si tu blog trata sobre moda, maternidad, viajes o estilo de vida, la publicación diaria es un acierto indiscutible. Tu comunidad, ávida de contenidos (en la mayoría de los casos visuales) obtiene renovación cotidiana y esto fomenta la interacción constante y el compromiso. Es el escenario ideal para crear una tríada de plataformas nutridas del mismo contenido pero con diferentes formatos: blog-Youtube-Instagram.

Ahora, debemos contemplar que las circunstancias no siempre acompañan a la voluntad de escribir un blog todos los días. Si estás de viaje contar con una conexión estable dependerá de la zona en la que te encuentres. Y para lograr una secuencia cotidiana de publicaciones con diferentes conjuntos de ropa se requiere de organización y dinero. O una cantidad generosa de patrocinantes, lo cual también tiene sus ventajas y desventajas.

 

Blog de cocina o DIY.

 

Por otra parte, para quienes escriben un blog de cocina o DIY, la publicación diaria es una aspiración que sin duda termina afectando seriamente los contenidos. ¿Cuántos tutoriales o recetas -de los que tu audiencia espera- es posible publicar semanalmente?  Aún en tus episodios de productividad extrema, sostener el ritmo diario de publicaciones relevantes puede terminar por quemarte.

Es cierto que en cualquiera de los casos podrías balancear artículos que necesitan de mucha producción con otros más livianos, como reseñas de productos o incluso el storytelling de tu experiencia como artesana. Pero a largo plazo y observando tus métricas quizás llegues a realizarte la siguiente pregunta: ¿por qué no me concentro en escribir un único post semanal que sorprenda a mi comunidad?

 

Blog de Servicios Profesionales.

 

Quienes escribimos reflexionando sobre temas “teoricos” sin duda podríamos encontrar temas para compartir cada uno de los días del año con nuestros lectores. Sin embargo, nuevamente: ¿cuánto tiempo es posible sostener este ritmo frenético sin comprometer tu salud? Ya no mencionemos tu vida social.

Al punto anterior, se añade la perspectiva del lector. Escribir artículos teóricos diariamente puede resultar contraproducente. Tu comunidad va a sentirse agobiada por la cantidad de contenido que no logra consumir en el momento de su publicación. Esta sensación, sostenida en el tiempo, termina con tu blog olvidado en un rincón. Es lo que sucede con la exasperación de cualquier estímulo por más placentero que sea: se evita.

 

3- ¿Qué contenidos son los mejores para aumentar mi visibilidad?

 

Tomar decisiones sobre las preguntas anteriores, tiene repercusiones en los formatos de post que elegimos para escribir un blog. A continuación, te cuento siete formatos que funcionan:

 

  1. Guías: especialmente si son la “guía definitiva” de un tema. Cubrir todos los aspectos posibles de un tema e incluso invitar a otros expertos a opinar, es un formato que funciona.
  2. Tópicos controversiales: quien domina su tema, conoce cuáles son las afirmaciones que despiertan controversia. Sin forzar tu opinión, podrías analizar una o varias de ellas en tu blog.
  3. Todo lo necesario para: las listas en las cuales se compendian herramientas, recursos o incluso información son siempre bienvenidas por los buscadores y por los lectores.
  4. Entrevistas: obvio pero aún funcional. Obtener la visión de un experto y compartirla sigue siendo un formato de post con validez de lectura.
  5. Casos de estudio o perfiles profesionales: en este tipo de artículos, se desarrolla de forma analítica el origen del éxito de una marca, empresa o persona. Tienen amplia aceptación de lectura.
  6. Resolución de un problema: si tu post responde de forma práctica a un problema frecuente en tu sector, entonces deberías escribirlo a la brevedad. Estos suelen ser artículos “pilar” en tu blog: contenido de referencia atemporal.
  7. Historias: ¡no podían faltar! Las historias inspiran, informan y conectan con las emociones de tu audiencia. Cada uno de los formatos anteriores es susceptible de ser contado apelando a las técnicas de storytelling. Sin embargo, también es saludable dedicarle un espacio a las historias con valor en sí mismas.

 

Aunque no estén mencionados en la lista anterior, existen muchos otros formatos que podrían ser los adecuados para escribir un blog. Desde referencias a novedades de tu sector y eventos por realizarse hasta anécdotas simpáticas con un aprendizaje. También debates, preguntas frecuentes, reseñas y, en definitiva, aquello que el sentido común te dicte como apropiado para compartir con tu audiencia.

 

4- ¿Cuáles son las mejores sugerencias para escribir un blog?

 

Como comprenderás, este apartado es puramente subjetivo. En función de mi experiencia personal, comparto contigo cuáles son los cinco grandes principios que deberías conocer antes de escribir un blog.

 

  1. Que el deseo de contar sea la matriz de todos tus artículos. Aunque el objetivo del texto sea compartir datos y métricas es posible contar una historia en torno a ellos. Tu storytelling no debería componerse de piezas aisladas sino formar parte de la estrategia de promoción de tu marca.
  2. No te sobre-exijas. Seamos realistas. Si estás comenzando y aún no te sigue una comunidad de lectura, tu contenido tiene que revelar conocimiento y expresar tu estilo sin quemar todos los cartuchos. Hay temas e incluso abordajes que llegarán luego, cuando cuentes con tu propia audiencia.
  3. Foco en contenido pilar y perenne. Escribir sobre novedades o noticias impactantes puede generar tracción inmediata en redes sociales. Sin embargo, estos post tienen un ciclo de vida muy breve. En este sentido, te sugiero escribir artículos sobre temas que tienen validez para tu sector más allá del momento en el que fue escrito.
  4. Siempre desde tu perspectiva. Especialmente cuando estamos comenzando a escribir un blog, la tentación de imitar una voz reconocida y respetada se hace sentir. ¿Quién puede negar la influencia de un blogger que adora leer? Sin embargo, el proceso de escritura debería enfocarte en descubrir tu propia voz y forma de contar los temas de interés para tu audiencia.
  5. La originalidad está sobrevaluada. Si existe un modelo que funciona, no lo ignores. Re-interpretalo desde tu perspectiva. Ya tendrás tiempo cuando tu blog prospere de experimentar con ideas y formatos. Tu comienzo es la oportunidad de aplicar aquello que tiene garantía de éxito.

 

Ser memorable para una audiencia, supone entregarle una cantidad desmesurada de valor. O dicho de otra forma, resolver esos problemas que la preocupan. Ofrecerle la inspiración que estaba buscando. Sistematizar la información que se encuentra dispersa por todo internet.

 

Sugerencia desmesurada: construye marca personal respetada e influyente. Cuando tu opinión tenga espesor, entonces conseguir volumen de tráfico -y ventas- es más simple.

 

Finalmente, para escribir un blog…

 

Las dudas sobre escribir un blog persisten durante un tiempo.  Equivocarse es siempre una posibilidad, sea cual sea tu experiencia. Al igual que rectificar tus errores y encontrar nuevos caminos sin perder de vista tu propósito. Por supuesto que diseñar un mensaje fuerte es un gran punto de partida. Y tener algo único y relevante para decir es una aspiración que todos tenemos. Sin embargo, lo único indispensable es que comiences a escribir un blog. Punto. Con el paso de las semanas, cada artículo que escribas será mejor que el anterior.

Si te interesa aprender de forma dinámica y en comunidad cómo escribir un blog, te invito a mi grupo en Facebook: Escribe y Vende. Es un placer darte la bienvenida.

Autor

6 Comentarios

  1. Como siempre Paula un post maravilloso.
    Te he comentado pero como sufro por los títulos de los post, todo por esa mal sana obsesión del SEO que a veces simplemente no venía a cuento.
    Ahora sacrifico el título por un contenido de alta intensidad y con mi total toque de introspección. Ha sido maravilloso notar que la gente lo busca y se queda. Y digo, si aguantan un post cargado de preguntas existenciales y además se suscriben ¡Creo que tengo un lector de calidad! <3

    Sos, como siempre, magnifica.

    • Bien Gaby! Es un pequeño sacrificio con una gran recompensa, quienes se quedan, son tus lectores. Besos!

  2. “Cuando encuentres el beneficio para ofrecerle, encontraste un lector” Gracias Paula, me acercaste un poquito más a mi tema pendiente y he sentido que mi misión es acompañar, es dar la mano a todo el que se deje y procurar impulsar. GRACIAS

    • Llevar al lector de la mano es un reto diario para quien escribe un blog: difícil pero estimulante. Besos Gladys!

  3. Sencillamente sublime el contenido de este blog con el agregado de ese tomo tan ameno y sobre todo con una gran conexión emocional con tu audiencia, Paula querida.

    • Gracias María Inés! Es un post que les debía a quienes escriben un blog, y este fin de semana me propuse cumplir con esa deuda. Espero que sea muy útil.

Escribir un Comentario