Mi primer producto digital cambió la forma en la que entendía el mundo online.  En este artículo, te cuento por qué escribir un infoproducto es la estrategia que te conviene poner en práctica para proyectar tu conocimiento, consolidar tu autoridad y sí… también, generar ingresos pasivos.

 

¿Qué producto o servicio podría crear si no tengo tiempo para escribir ni sé por dónde empezar?

 

Te entusiasma imaginar cómo crear una comunidad de lectores fascinados por tu propuesta. Pero, para ser honesta, en más de una ocasión te detuviste a pensar : “todo muy bonito, pero no es para mí.  Mi primer producto digital nunca va a salir”. Quizás sea una posibilidad para quienes disponen de mucho tiempo y facilidad para escribir.  ¿Sentís que éste, no es tu caso? Permitime desmentirte.

 

Mi primer producto digital: ¿por qué crear y vender un infoproducto en tu blog?

 

Mi primer producto digital.

 

No es fácil pretender realizarte en una actividad creativa que tiene significado y paga las cuentas. Porque no sé en tu mundo, pero en el mío las facturas de los servicios no se auto-destruyen como las comunicaciones del Agente 007. Por eso, me resulto muy difícil animarme a escribir mi primer producto digital. Lo dilaté todo lo que puedas imaginarte. Siempre prometiéndome que lo iba a hacer cuando tuviera tiempo.

Si tenemos en cuenta que los días tienen una cantidad limitada de horas y dormir es un hábito molesto, algo que no nos sobra son horas. Quien escribe es una mujer como cualquier otra y salvo por mi incapacidad genética de disfrutar el acto de cocinar, soy tan humana como el resto. Cuando  inicié este proyecto tenía un trabajo, un hijo de cinco años, un no-marido que no ve con buenos ojos la vida 2.0 y un negocio de ambientación de eventos que es una de esas pasiones personales que te sacan canas verdes.

Sin embargo, me decidí a escribir mi primer producto digital. Escribir es un gesto de voluntad: lo hacés o no. No hay medias tintas en el proceso. Aunque sí hay un grado de compromiso que va consolidándose con el tiempo.

 

Mi primer producto digital para vender.

 

Es natural desorientarse pensando cómo empezar a escribir para compartir tu conocimiento.  Pensar en escribir mi primer producto digital me puso frente a un desafío. Te entiendo. Por ese motivo, sé que si aunque alguna vez acariciaste la idea de diseñar tu propio infoproducto, la abandonarte porque te detuvo pensar en cómo hacerlo.  Además de ignorar todo pensamiento que te sugería que luego ibas a tener que promocionarlo y venderlo.

La primera secuencia de ideación, creación, promoción y venta de un producto digital es agotadora. Física y mentalmente agotadora. Es un momento de expectativas e ilusiones que condimentadas de adrenalina pura, dejan huella. Sin embargo, como toda otra secuencia vital, la repetición la hace más y más simple.

 

Te prometo que es posible hacerlo porque no es magia; es un plan con pasos ordenados que cualquier mortal puede seguir. Con la voluntad de seguirlo, por supuesto.

 

Por otra parte, si tenés algo de lo que podés escribir -porque te apasiona y contás con la experiencia- tenés a tu favor la práctica. La experiencia te asiste y no es necesario que presentes credenciales. Viviste la superación del error y el perfeccionamiento de la técnica que llega cuando practicamos una y otra vez.

Lo que necesitás para crear productos digitales no es un certificado que avale tu aptitud sino la capacidad de comunicar un tema específico de forma clara y amena. Sin más secretos. Y si no, pensá cuántas veces elegiste la experiencia y la opinión de otra mujer, tan humana como vos, para aprender.

 

¿Qué necesito para escribir mi primer producto digital?

 

Escribir mi primer producto digital no me transformó en la mujer maravilla. No es necesario que seas la mujer maravilla con el objetivo de ganar un Pulitzer. Mucho menos que condenes tu alma en un pacto secreto con una fuerza oscura para desdoblar el tiempo y el espacio. ¿Qué se necesita para crear un infoproducto? Veamos:

 

  1. El deseo de compartir tu conocimiento sobre determinado tema.
  2. Determinar un trayecto para tu lector-cliente (cómo vas a ofrecerle una solución)
  3. Secuenciar de forma clara tus ideas para darle un orden al aprendizaje.
  4. Definir una estructura básica y calendarizarla.
  5. Cumplir con tus fechas límite.
  6. Terminar el texto original y revisarlo.
  7. Editar, editar, editar.

 

Todo lo demás,  incluso cómo y dónde vender mi primer producto digital, se aprende. Es posible optar por una plataforma como Amazon para tu ebook inaugural. O apostar a plataformas como Udemy para tus cursos si cumplís con sus requisitos básicos. Si te interesa perseverar en este proceso de escritura,  te invito a seguir leyendo, porque este post, solo es el primero de la serie:

 

 

Si te puede la ansiedad de crear productos digitales para vender, podés seguir con: ¿Cómo organizo mi primer curso online? Ya ves, no será por falta de información que te cohibas y digas: “Mejor no escribo mi primer infoproducto”.  Pero ahora, dejame contarte por qué es el mejor momento para compartir tu conocimiento.

 

¿Por qué escribir mi primer producto digital para vender?

 

Tres son los grandes motivos por los que te sugiero crear tu primer infoproducto:

 

  • Compartir tu conocimiento.
  • Transformarte en referente en tu área.
  • Generar ingresos “pasivos”.

 

Compartir tu conocimiento en un producto digital es un acto de generosidad. Supone que vislumbres un problema presente en tu comunidad -o entre tu audiencia- y dispongas de tiempo y saber para responderlo. El mercado de los infoproductos en español aún está en sus comienzos, ¿por qué no ser una precursora en tu tema?

Esta exposición de tu saber y la apertura con la que estás ayudando a otros a conseguir sus propios objetivos, te transforma en un referente. Con todo lo que ello significa para tu marca personal. No importa que tu marca sea comercial. La diferencia entre lo personal y lo profesional para los emprendedores es ficticia. Si te interesa leer más sobre el tema -por que todavía te hace ruido- escribí un artículo en el que lo desarrollo: ¿Por qué escribir un blog para trabajar la marca personal?

 

¿Y los ingresos pasivos?

 

Llegamos al gran tema. Es probable que te preguntes: ¿Realmente puedo ganar dinero escribiendo mi primer producto digital? La respuesta es sí. Es posible. Pero el aspecto “pasivo” de este proceso merece una reflexión aparte. Crear un embudo de ventas que funcione es un trabajo en sí mismo. Más allá de cuánto es posible automatizar y de que sí, se venden copias de tu libro mientras estás durmiendo, no es oro todo lo que reluce. Ni es pasivo todo lo que se puede automatizar.

Es un proceso de ensayo y error. Con fortuna, podrás encontrar el éxito en una primera prueba. Sin embargo, estos casos suelen ser excepcionales. Escribir mi primer producto digital llevó tiempo, esfuerzo y mucha edición. Luego, en el embudo que organicé para venderlo, un error de interpretación -una larga historia- significó el cierre de mi cuenta publicitaria en Facebook.

Como verás, la venta de un infoproducto tiene lo justo de pasividad, pero es una gran experiencia. Puede transformarse en tu forma de vida o en un sustancioso ingreso lateral que, además, ayuda a cientos de personas.

Autor

2 Comentarios

  1. Gracias Paula, vine a tu blog por una guía de mailchimp que me puediera servir, y me enganchó este post. Tal cual como lo describes, me siento o me sentía. Estás siempre desmesurando con la información que aportas, y con este post me ha dado un subidón de nuevo.

    Un abrazo!

Escribir un Comentario