¿Qué tan importante es el nombre de tu marca? Tengo mi opinión al respecto. El estudio de los nombres atractivos para negocios -para tu negocio- debería ser el punto de partida de tu plan para conquistar el mundo de las emprendedoras creativas. ¿Tanto así? Sí. Tanto así. Un buen nombre puede hacer la diferencia entre la indiferencia y la visibilidad de tu proyecto para una audiencia concreta.

En los próximos párrafos, vamos a desarrollar cuáles son los ingredientes secretos del bautismo de tu marca para que comiences el camino como mujer de negocios con una carta ganadora.

 

Nombres atractivos para negocios:  5 tips.

 

El primer punto que quiero mencionarte, probablemente sea el que menos te interesa escuchar en este momento. Sin embargo, es un punto elemental cuando estás pensando en la creación de una marca de largo aliento.  Quiero que pienses que es muy importante que el nombre que elijas se pueda registrar.

¿Qué quiero decir con esto?

Es elemental que compruebes que el nombre que seleccionaste con tanto amor no sea el nombre de otra marca o que por su ortografía o sonoridad se parezca mucho al nombre de una marca de la competencia.  Es una forma antipática de comenzar con el tema de crear nombres atractivos para negocios.  ¿Quién quiere pensar en temas legales en el momento en el que siente todo el entusiasmo de la creatividad?

Cuando creé mi negocio de organización de fiestas, no existía  otra “Ciruela” en la faz de la tierra.  Dos años más tarde había Ciruelas en Argentina, Colombia y vaya uno a saber en cuántos países más. Nunca antes había pensado en registrar mi marca hasta que en tres ocasiones seguidas, alguien me dijo que una ambientación tenía “estilo Ciruela”.  Hoy, si pienso en un bautismo empresarial, lo primero que contemplo es la posibilidad del registro y que no existan coincidencias con otras marcas registradas.

Dicho esto, podemos seguir adelante.

 

1- Que suene bien nena.

 

Elijas el nombre que elijas para tu marca, que suene bien en voz alta. No la compliques. ¿Realmente es necesaria una diéresis o un apóstrofe en el nombre? Tiene que tener mucho significado para vos ese nombre para que te arriesgues a una dudosa pronunciación del nombre de tu marca.

En este sentido, actuá con prudencia. Quizás tu cliente ideal habla inglés con la misma fluidez que el español, entonces, un nombre en inglés no parece mala idea.  O incluso puede darse el caso de que trabajes para un mercado extranjero, por ejemplo, vendiendo tus productos en Etsy.

Pero si tu cliente ideal es latino hasta la médula y pronuncia en inglés como en suajili, el anglicismo no se justifica. Al contrario, la estás rebuscando. La mayoría de las personas no quieren hacer un curso para aprender a pronunciar ese nombre que a vos te parece tan canchero.

Sonar bien es también ser simple de pronunciar, lo cual  tiene el doble beneficio de hacer el nombre más fácil de recordar y de evitar que se generen confusiones innecesarias. Con este afán evitá las complicaciones, las aglomeraciones de consonantes, los tildes en lugares imposibles y demás creatividades que nos tomamos los emprendedores.

 

2-  El origen de un nuevo idioma.

 

Me estoy apresurando un poco.  Vos querías nombres atractivos para negocios y yo te estoy proponiendo un nuevo lenguaje. Pero creo que la información justifica la celeridad. Aunque no es una condición sin excepción, siempre es un detalle añadido si el nombre que vas a elegir para tu negocio o marca, puede ser el origen para un nuevo “idioma”.

¿Alguna vez utilizaste la palabra “googlear”? Bueno,  ése era un verbo que no existía antes de Google.  Si el nombre de tu marca permite la posibilidad de generar un verbo asociado, entonces tenés la semilla de todo un vocabulario asociado a tu marca. Eso es desmesurar.

 

3-  ¿Literal o metafórico?

 

Punto muy discutible. Cuando estás pensando cómo crear nombres atractivos para negocios probablemente te dejes seducir por tendencias de tu mercado en ese momento en específico. Incluso, que te dejes llevar por un capricho personal. Y no me preguntes por qué, pero los caprichos suelen venir en formato de metáfora o simbolismo.

Obviamente, el camino recto hacia la identificación entre tu marca y el servicio que estás prestando o los productos que estás vendiendo es elegir un nombre descriptivo.  Lo más descriptivo que puedas. Y si expresa un beneficio que se obtiene comprando tus productos o servicios, mejor que mejor.

Ahora, esto no significa que los nombres metafóricos tangan pena de ostracismo en el mundo empresarial. De hecho, una metáfora o un símbolo pueden ser el inicio de tu relato de marca. Porque en este caso el nombre representa un valor destacado de tu empresa o una imagen que expresa sus beneficios.

Sería el caso de uno de los primeros cursos que creé que se llama “Matriz”.  Si bien no se trata de una marca, es un nombre que expresa simbólicamente el tejido de las palabras.  Claro, la comprensión no es inmediata, requiere explicación y en esa explicación, se pierden muchos potenciales interesados. Pero vos determinarás si la metáfora que elegiste vale la pena este extravío.

 

4-  Acrónimos  ¿sí o no?

 

Un acrónimo es una sigla (conjunto de iniciales de palabras) que se pronuncia como una palabra , como es el caso de  DVD,  NASA, etc. O el resultado de la fusión de dos palabras diferentes, como es el caso del famoso “Brexit” o “Britain exit” o salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Los acrónimos no son una mala idea para nominar tu marca siempre y cuando sean simples y fáciles de pronunciar. En general, no suele ser el caso. En general los acrónimos se utilizan cuando se fusionan grandes empresas y el resultado final es un  Frankenstein verbal impronunciable, que gana mucho al transformarse en una sigla. No me digas nada: no es tu caso.

 

5- El juego gana.

 

Animarte a jugar con las palabras puede darte la carta ganadora.  Si querés crear nombres atractivos para negocios, hacelo jugando. Esto puede hacerse, por lo menos, de dos formas distintas:

  1. Cambiando la ortografía de una palabra o jugando con su doble significado. Fue el caso de uno de mis proyectos, llamado “Intensional”.
  2. Generando sorpresa por la reunión de palabras. No hace mucho descrubrí un proyecto de patchwork llamado “La colcha de tu hermana” . Por favor, no me pidas que lo explique.

En ambos casos, el  “desorden” que provoca en las expectativas de quien lee el nombre de la marca, hace que sea memorable. O como le gustaba decir al Quijote: alta, sonora y significativa.

 

Nombres atractivos para negocios a la carta.

 

Como comprenderás no existe un decálogo infalible para bautizar tu marca o para crear nombres atractivos para negocios. Si no sabés por dónde empezar, podrías probar jugando un rato con estos recursos:

  • Dotomator: para crear nombres de dominios, sin embargo, puede serte de mucha utilidad para el nombre de tu marca.
  • Generador de nombres de empresa: es un recurso de Shopify. Cuidado, podés pasarte jugando horas sin elegir ninguno…

¿Ya tenés el nombre perfecto para tu marca? Contámelo en los comentarios porque siempre es un placer conversar contigo y saber más de tu proyecto.

 

 

Autor

1 Comentario

  1. Gracias por éste post Paula, ayer te dije que no tengo problemas para ponerle nombre a mis proyectos y es así, con excepción de mi propia marca personal y hasta ahora cuando te leo caigo.

    Inicialmente le puse un nombre poético y empecé a vender así hace 4 años, después cuando comencé a pensar en registro de marca, me dí cuenta de que Paloma Azul no era para nada único y comencé a utilizar mi nombre con mi apellido paterno Domínguez, después el acrónimo de mis apellidos Paloma Domm, pero lo hice casi resignada sin pensarlo mucho, simplemente pensé que llegado el momento sería más fácil registrar, pero nunca me convencio del todo, queria algo con significado. Mis clientes en su mayoria extranjeros, simplemente me identifican con la imagen de mi logo y mi nombre Paloma, eso no ha cambiado, me siento cómoda, pero el acompañamiento…. és otra cosa.

    Ahora que me estoy enfocando en mejorar imagen, contenido y que voy perdiendo el miedo a dar a conocer mi marca en redes sociales volvieron las dudas, creo que como firma de autor debo usar mi nombre, no he encontrado un seudónimo que me enamore e identifique todavía, estoy probando, jugando con el acrónimo de mis apellidos para ver que tan cómoda me siento antes de lanzarme de lleno en las redes y registrar, no estoy totalmente segura del que tengo ahora, paloma dOm? Paloma DoM?
    ¡Que risa!
    Sólo como Paloma no puedo registrar como bien te puedes imaginar.
    El nombre más importante para mí es el único que me da problemas.

    Me complico demasiado?
    Me regalas tu opinión?

Escribir un Comentario