Ejercitar la escritura puede ser una práctica placentera o llevarte a esos lugares oscuros de la memoria en los cuales un docente poco flexible imponía a tus textos correcciones severas. Si escribir despierta memorias de frustración, entonces es el momento de que leas por qué es necesario que cambies la pisada y descubras el storytelling para el éxito.

Escribir es divertido. Más elemental aún: escribir es una acción íntima. Todo ser capaz de trazar grafía tiene un estilo propio y por lo tanto, puede cultivar su marca personal. Por si fuera poco, escribir es una de las mejores terapias de liberación. Con beneficios adicionales:

 

  1. – Se practica con muy pocos elementos.
  2.  En casi cualquier espacio.
  3.  Con la disponibilidad de tiempo que tengas.

 

Tiempo para escribir y formarte en lo que te apasiona vas a encontrar siempre que te lo propongas sin excusas.  Si estás mirando un programa de televisión -que ni siquiera te gusta- solo porque sentís la imperiosa necesidad de mutar, entonces no tenés derecho al pataleo. Cambiá el programa insensato por  15 minutos de escritura diarios que podés implementar atendiendo a las siguientes pautas básicas del storytelling para el éxito.

 

Storytelling para el éxito:

 

Para comenzar, te voy a proponer liberar tu potencial con un ejercicio de escritura automática. No tiene prescripciones de extensión ni estilo. Simplemente quiero que te dejes llevar por el siguiente enunciado:

 

“Esa noche, cuando se sentó a escribir, el lápiz no respondía a sus pensamientos. Sin embargo, escribía….”

 

¿Una sugerencia desmesurada? Dejá que sea tu cuerpo el que escriba. No censures. Que la mano escriba lo que tenés ganas de decir aunque carezca de sentido.  Antes de escribir tu storytelling para el éxito es necesario que desbloquees tu potencial de escribir.

 

Cómo escribir un relato que emociona.

 

El segundo ejercicio del storytelling para el éxito es un ejercicio de reconocimiento de patrones. Los seres humanos procesamos la experiencia en patrones. Cuando un patrón nos resulta familiar, inmediatamente sentimos una cálida sensación de comodidad. El patrón de todos los relatos que conocemos se desarrolla en tres etapas:

 

  • Introducción : presentación del ambiente y los personajes.
  • Desarrollo: expresión del conflicto.
  • Conclusión: resolución del conflicto.

 

 

Más allá de esta estructura formal, todo relato que escribas posee:

 

  1. Acciones: cosas que pasan.
  2. Personajes: seres que protagonizan las acciones.
  3. Mensaje o “recompensa final”.

 

Bueno pero ahora vamos a ir un paso más allá, quiero que conozcas cuáles son los patrones que llegan a las fibras de los lectores.

1 – Una serie de acciones:

 

No vamos a mencionar todas las funciones posibles en un relato que emociona pero, quiero que conozcas las más importantes:

  1. Un distanciamiento: el alejamiento del protagonista o de alguien o algo que le importa.
  2. Una prohibición: un momento de carencia, en el que algo está vedado o no es posible.
  3. Una transgresión: reíte de la prohibición… los seres humanos amamos transgredir aunque nos de miedo.
  4. Un engaño: el dolor de sentirse perdido y traicionado.
  5. Una complicidad: el placer de sentirse acompañado y respaldado.
  6. Una lucha: del protagonista de tu historia con su “oponente” o antagonista.
  7. Un encuentro con el “objeto mágico”: un aprendizaje que cambia la forma de entender el mundo.
  8. Una reparación: que sería una toma de justicia respecto al engaño sufrido.
  9. Una tarea difícil: un obstáculo a superar que pone en juego todas las capacidades de tu protagonista.
  10. Una tarea cumplida: y el obstáculo es superado.

storytelling para el éxito, funciones narrativas

 

A los seres humanos nos emocionan los retos, las transgresiones, los engaños y los triunfos porque nos interpelan y son patrones que nos invitan a entender nuestra propia historia a la luz del relato que estamos leyendo. Sin embargo, la enumeración  precedente no significa que tengas que usar todas las funciones en cada texto. Contar una historia es un ejercicio de organización de patrones y elección de las funciones narrativas más convenientes para lo que queremos comunicar.

 

2- Un grupo de personajes.

 

Las acciones necesitan alguien que las protagonice. Por eso, voy a citarte los principales roles de un relato que emociona.

 

  • Héroe: un salvador que supera sus propios obstáculos.
  • Rey: ser poderoso, con autoridad sobre la vida y la muerte.
  • Agresor: oponente o antagonista del héroe en el relato.
  • Donante: alguien que “ayuda” o colabora con el héroe.
  • Auxiliar mágico: ser que supone una ayuda que cambia el transcurso de los hechos.

 

Quiero que me entiendas, esto no significa que a partir de hoy cada uno de tus posteos en redes sociales se transformen en un homenaje a los hermanos Grimm.  Vayamos más allá de lo literal:  ¿quién va a protagonizar tu próximo post?  Si tu respuesta es “mi clienta ideal”, estamos en el buen camino.  Ni te cuento si descubriste que vos podes ser el auxiliar mágico de tu cliente ideal y tu propuesta de valor el elixir que cambia la vida a tu protagonista.

 

3- Un mensaje final.

 

No confundas “mensaje” con “moraleja”. No en todos tus textos comerciales late una verdad deseosa de ser revelada. Las enseñanzas más poderosas suelen ser simples y no necesariamente edificantes.  Tu mensaje final puede no tener nada de transcendente y  sin embargo, conectarte emocionalmente con tu audiencia. ¿Querés aprender más sobre el tema? Entonces, te invito a leer los 4 principios de las historias de éxito.

 

Storytelling para el éxito y desmesura.

 

Aprender a contar puede ser tu mejor inversión. Dedicarle tiempo y recursos a contar historias transforma -a largo plazo- la percepción que los potenciales clientes tienen de tus productos y servicios y te permite vender sin presionar.

¿Cuál de las funciones narrativas de la infografía es la que más utilizás en tus textos de marca? Contame en los comentarios tu experiencia relatando y conversemos cómo podemos mejorarla juntas.

 

 

Autor

Escribir un Comentario