Escribir textos que convoquen y seduzcan a una audiencia es el objetivo de una marca que desea -y necesita- diferenciarse de la competencia. Con el fin de que escribas relatos que generen el impacto que estás buscando en tus lectores, voy a contarte cuáles son los cinco tips para contar historias que mejoran tus relatos en menos de un minuto.  ¿Comenzamos?

 

Tips para contar historias que emocionan y persuaden a tu audiencia, transformando lectores en fanáticos de todo lo que crees y vendas.

 

5 Tips para contar historias.

 

Las historias bien contadas son seductoras. Sin ser conscientes de ello, nos rendimos a la magia de un cuento nos lleva de la mano por todos los matices emocionales y nos invita a soñar con los ojos abiertos . Cinco cambios muy simples en tus textos pueden llevarlos de corrientes a extraordinarios. ¿Querés conocer estos trucos? Entonces durante los próximos cinco minutos, despeja toda distracción porque vas a aprender cómo escribir para emocionar y persuadir.

 

1- Diseñar la mejor línea de apertura.

 

La atención se captura línea a línea.  Si en algún momento de tu historia vas a abusar del efectismo, que sea en el primer enunciado de tu artículo. Tu primera línea tiene que ser cautivante, incitadora e invitar a seguir leyendo. Pensemos en la diferencia entre los dos ejemplos que siguen:

 

Después de dos años de altibajos financieros y luego de discutirlo con mi contador, decidí dar por terminado mi emprendimiento.

o

Sentada frente a mi cuenta bancaria en rojo, supe que era el momento: sobrevivir o terminar en la bancarrota. ¿Qué iba a elegir?

 

¿Cuál de los ejemplos es más atrapante? Si bien ambos presentan la misma situación -un momento de crisis- en el segundo, la visualización de la escena ofrece un tono subjetivo que implica al lector y lo moviliza hacia un sentimiento empático . Nuestro primer objetivo es comprometer la atención de quien lee. Luego de que tengo su atención, el compromiso es mantenerla. Y nunca darla por un hecho.

 

2- El modelo VAK.

 

Cuando queremos sumergir a nuestros lectores en la “experiencia de lectura”, uno de los recursos más efectivos es apelar a sus sentidos. El modelo VAK nos ayuda a identificar los principales modelos de aprendizaje, considerando su importancia a la hora de redactar.

¿Qué significa VAK? Es un acrónimo de: visual, auditivo y kinestésico. Este modelo nos recuerda que algunas personas procesan la información a través de la vista, otras auditivamente y un porcentaje menor, son kinestésicas. Quienes aprenden de forma kinestésica asocian sensaciones y emociones con colores, formas y texturas.

Usar el modelo VAK supone incluir en la historia que estamos contando descripciones que transformen ideas abstractas en imágenes concretas que despierten los sentidos. Nuestro cerebro, que no diferencia la ficción de la realidad, se sumerge en la experiencia de una descripción y la vive como si estuviese  participando del momento narrado.  Es la razón principal por la cual lloramos con las historias que nos tocan el corazón. Y una de las herramientas más poderosas del marketing online.

 

3- Todo es cuestión de emociones.

 

Tu historia no gira en torno a tu tema sino a las emociones que tu tema suscita. No se trata de cómo o cuánto transpiraste de nervios en tu primera entrevista de trabajo sino de cómo te sentías mientras transpirabas hasta deshidratarte sentado en una sala de espera. Las historias que cuentes pueden ser las más simples del mundo.  Incluso pueden ser irrelevantes. Los relevantes son los sentimientos que tu historia incluye.

 

Las historias mínimas que vivimos pueden no parecernos gran cosa. Sin embargo,  las emociones y las lecciones que contienen son universales y abarcan toda la experiencia y las emociones humanas.

 

El desafío es encontrar la emoción que late detrás de cada anécdota y desarrollarla.

 

4- Contar sin preámbulos.

 

Los mejores narradores nos introducen en la historia de forma directa, incluso abrupta. Los tiempos de atención de un lector actual son cada vez más cortos y están muy comprometidos por distracciones que no podemos controlar. Sabiendo esto, evitar largas introducciones garantiza atrapar inmediatamente al lector con lo más importante y sustancioso de la historia.

Inspirate en las sinopsis de las películas durante su pre-estreno. O en los anticipos de los próximos capítulos de una serie, en los cuales se enfatizan aquellas escenas que tienen más fuerza dramática para la audiencia.

 

5- El efecto “Betty la fea”.

 

Quizás éste sea el más controversial de los tips para contar historias. Sin embargo, es uno de los más efectivos. Las grandes historias, las que realmente conectan con la audiencia, expresan errores, humillaciones y remordimientos. No hay nada más aburrido para una audiencia que leer dos mil palabras de éxitos y buenas noticias. Tus buenas noticias. En ocasiones te toca ser la fea, la que sufre y en consecuencia, la que tiene una lección para enseñar.

Los lectores asumen esta posición de humildad como la más sincera y auténtica posible. Además de sentir la secreta satisfacción de saber que “Betty la fea” es otra y pueden aprovechar tu experiencia para evitar vivir lo mismo. Pero eso nunca se reconoce en voz alta.

 

Otros tips para contar historias.

 

Cuando queremos contar una historia que conecta y persuade,  aún antes de poner en práctica alguno de los anteriores tips para contar historias, necesito hacerme tres preguntas que enfoquen mi relato:

 

  • ¿Esta historia es interesante para mi audiencia?
  • ¿Cuál es la mejor forma de contar esta historia?
  • ¿Cuál es el mejor medio para que reciban esta historia?

 

Cuando respondas estás preguntas es probable que descubras que tu historia presenta un problema por resolver. Una situación inicial muy lejana de la felicidad y la satisfacción. Sin conflicto, no hay relato. Cuando tengas muy clara esta situación-problema -que será el imán de tu lector en el titular- vas a proyectar para ella una situación final en la que todo se resuelve. Date tiempo para imaginar con lujo de detalles un final ideal en el cual la incomodidad y la insatisfacción desaparecen.

¿Tenés ambos momentos definidos? Ahora es el momento de hallar el nexo entre el problema y la solución. A este nexo vamos a llamarle “el puente”.

 

El  puente es el trayecto que tiene que recorrer el protagonista entre el momento inicial de confusión o insatisfacción  y la solución definitiva.

 

“El puente” lleva a tu personaje a un mundo en el cual aquello que lo incomoda no existe o fue erradicado. Felizmente, esta solución llega a su vida de la mano con los beneficios de tus productos o servicios. Luego de atravesar “el puente”, todo lo que rodea al personaje toma color esperanza y el tono es optimista porque se confía en la solución encontrada.

 

Invitación final y desmesurada.

 

La anterior es una de las estructuras más básicas del storytelling para narrar en cualquiera de tus plataformas online. Espero que la pongas en práctica, junto con los cinco tips para contar historias que emocionan y persuaden. Y que regreses de visita a este espacio desmesurado a contarme los resultados de tu experiencia narrando.

¿Querés saber cómo el storytelling transforma positivamente tu marca? Entonces, antes de irte, te sugiero leer: Técnicas de storytelling: tres ejemplos para cautivar. Por otra parte, te extiendo la invitación para que formes parte de mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí, vas a encontrar todos los días sugerencias y mi respuesta a las preguntas que vayan surgiendo en el camino. ¿Nos encontramos dentro?

Autor

2 Comentarios

  1. ¡Me encantó! ¡Qué consejos de oro Paula! Abrazo desmesurado desde Argentina.

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.