Un blog no se “tiene”, se escribe.  Hacía largo tiempo que no escribía esta afirmación, uno de los mantras de mi propuesta desde sus inicios. Tanto en aquel entonces como hoy, sostengo sin dudar que escribir un blog para trabajar la marca personal es la mejor inversión en tiempo y dinero que puedas realizar.

Quizás en este momento estés pensando: “Pero a mí no me interesa tener una marca personal, yo vendo mis productos a través de mi marca comercial”. Entiendo tu cuestionamiento. Si me hubieras planteado esta inquietud hace cinco años -cuando tenía una marca comercial- habría meditado la respuesta.  Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que se incorporara un nuevo mantra desmesurado: “lo profesional es personal”. Punto.

En internet, los límites entre la marca personal, la profesional y la comercial son difusos. En un espacio en el cual -casi- todos los aspectos de nuestra vida están al alcance de un click, mantener barreras ficticias entre la persona que soy, mi carrera como profesional o mi marca comercial, pierde sentido. Genera un estado de disociación que ni te permite expresarte con comodidad, ni te ayuda a crecer en ningún área.

 

Insisto: un blog es el mejor espacio para encontrar el equilibrio entre los tres espacios: personal, profesional y comercial.

 

Todo esto, siempre y cuando el nombre de tu marca no sea Coca Cola, Nike o Lamborghini. ¿Lo doy por descontado? Si por alguna misteriosa razón, llegaste hasta aquí y representas a un refresco oscuro y burbujeante, te cuento que abandoné mi adicción al mismo. Pero sigo aceptando sutiles sobornos con cualquier otra de las bebidas de tu línea llena de burbujas. He dicho y continúo.

 

Escribir un blog para trabajar la marca personal

 

Un blog para trabajar la marca personal.

 

De acuerdo a lo que mencionaba anteriormente, escribir un blog para trabajar la marca personal es también una forma de trabajar tu marca profesional o comercial. Me explico con más detalle porque tengo plena conciencia de que mi afirmación, contradice todo lo que leíste hasta el momento.

Comencemos con un planteo básico: ¿por qué tendría que escribir un blog para trabajar la marca personal? La respuesta es simple: porque lo personal es profesional.  Aunque el término “marca personal” no termine de convencerte, es momento de que comiences a pensar que tener presencia online es crear marca personal.  Esto es así tanto para un profesional del conocimiento como para una artesana que disfruta de crear expresando su talento en diferentes materias primas.

 

Cada una de tus publicaciones públicas crea marca personal. O dicho de otra forma: añade un texto  a la construcción del sujeto que sos en el mundo online.

 

No conozco nadie que seleccione una fotografía poco feliz para su perfil de Facebook. ¿Estamos de acuerdo? Yo misma tuve una acalorada conversación con mi hermano, que tiene la teoría de que “uno es lo que es” y me etiquetaba en fotografías por las cuales le envenenaría los ravioles.  Esta elección de imágenes es un acto de creación de tu marca personal. Sea cual sea tu uso de las redes.

La más inocente de las acciones tiene hoy repercusiones en nuestra imagen como individuos. Y si ésta se encuentra asociada a una profesión específica o una marca comercial, se diluye la discusión por ociosa: todo está conectado. Salvo, que por alguna razón que desconozco, pretendas esconder tu individualidad detrás de una marca para desviar fondos a las Islas Caimán. Si no me equivoco, lo anterior es un delito y cualquier otro motivo para esconder tu identidad detrás de un logo, carece de sentido.

 

Desayuno de marca.

 

Seamos honestos: las fotos de tu desayuno en Instagram son visualmente atractivas. Si dedico cinco minutos de ocio a esta red, incluso voy a re-afirmar tu ego con cientos de corazones. Pero, salvo que tu negocio sea la venta de bandejas de desayuno para diabéticos, tus opciones personales para la primera comida del día me interesan poco. Puedo sentir curiosidad por tu obsesión con los jugos verdes. Pero más allá de esto, no hay nada para mí en esa imagen que no sea un momentáneo goce estético.

Tanto quienes tienen una marca profesional como quienes venden sus creaciones, pueden usar su Instagram y su perfil personal de Facebook para lo que tengan ganas. O pueden comprenderlos como parte del gran rompecabezas que es su identidad online. Claro, estas piezas del rompecabezas son limitadas. Necesitan “otros textos” para adquirir espesor y humanidad. ¿Donde se escriben esos “otros textos”?

Escribir un blog para trabajar la marca personal supone crear un espacio de referencia. Un blog permanece accesible al lector las 24hs del día durante los 365 días del año. En este espacio, la potestad total del contenido publicado es tuya, gestionándolo como mejor convenga a tus deseos o intereses. Compartiéndolo donde decidas compartirlo. Editándolo cuánto necesites editarlo.

Por supuesto que también podrías decidir tener un canal de Youtube. Esto dependería de tu audiencia y de la forma en que ésta encuentre y consuma los contenidos en internet. Aún así, me siento en la obligación de decirte que, más allá de tus preferencias, un artículo bien escrito es insustituible. ¿Por qué? Porque si está escrito con astucia -más allá de tu desayuno- quien te lee, se lee a sí mismo. Ese gesto de confianza no se logra de otra forma.

 

Mi marca… ¿soy yo?

 

En sentido amplio, así es: sos tu marca. Sí. Aunque no pretendas una marca personal. Te pido que, por un momento, pienses como audiencia. Especialmente de marcas artesanales asociadas a su creador. No temo equivocarme si afirmo que te resulta interesante el proceso creativo y el taller donde su produce la obra.  Es probable que éstos y otros detalles te resulten tan fascinantes como el producto terminado.

Por supuesto que esto, funciona de otra forma en marcas que venden productos de consumo masivo e impersonal. No ignoro ese aspecto. En todos los otros casos, la audiencia se fascina con el creador de la misma forma que con su obra. Y adquiere confianza en el profesional y sus servicios, por los distintos fragmentos de su identidad que pueden rastrearse públicamente.

 

Si un escándalo afectara tu vida íntima y se hiciera público en redes, no habría forma de establecer en tu audiencia, un límite mental imaginario entre tu vida privada y tu vida profesional. O tu marca.

 

Es un aspecto cruel de la reputación online. Especialmente, si tenemos en cuenta que manchar la reputación de alguien más es tan simple como escribir una mentira absurda. No importa que no sea verdad. Importa que fue dicho. Luego de eso, es difícil recuperarse.

Con este panorama, vuelvo a pedirte que consideres qué importante es escribir un blog para trabajar la marca personal. En este espacio es tu voz la que informa y argumenta. Allí, están disponibles con la coherencia que prefieras otorgarle, tus textos escritos para emocionar, persuadir y vender.

 

¿Por qué necesito escribir un blog para trabajar la marca personal?

 

En síntesis, escribir un blog para trabajar la marca personal es una de las inversiones en recursos que  deberías considerar. Más allá de tus reparos sobre el tema. Si te interesa conectarte con una audiencia específica para acercar a ella tus servicios o tus productos, es un paso sin discusión. También es un trabajo de constancia y consistencia, como podés leer en este artículo: Comunicación persuasiva: ser consistente.

Escribir un blog para trabajar la marca personal, permite ser la voz para tu audiencia, con todo lo que esto significa. Una voz que no se esconde detrás del branding, que tiene su identidad y la expresa en cada palabra. Ojo: ser personal no significa desnudar tu intimidad. No es necesario compartir las imágenes de tu última visita al odontólogo -u otros “ólogos”  en general- para establecer una conexión emocional con los lectores.

 

Ser personal al escribir un blog significa descubrir tu identidad y trabajar con ella para responder a las dudas, necesidades y aspiraciones de tu audiencia.

 

Escribir un blog para trabajar la identidad de marca, además, es una aventura de crecimiento. Sin embargo, éste, es otro tema que ya tendremos un momento para desarrollar. Ahora, contame en los comentarios cuál es tu visión de la “marca personal”. También, de qué forma trabajás tu marca online. Soy toda oídos.

Autor

4 Comentarios

  1. Elena Gutiérrez Responder

    Realmente en este punto me pongo a pensar que por alguna extraña razón siempre pensé que tenía que hacer un blog personal y otro comercial. Ahora, si tengo dos tipos de negocios, uno dedicado a la decoración y otro de accesorios femeninos, la idea era que tengo que hacer 3 blog, y por tanto 3 páginas de facebook y 3 cuentas de instagram. Y mi cabeza no me da para tanto, entonces mi pregunta es: En cual debo de concentrarme? Llegó a la conclusión de que debo iniciar por crear realmente mi marca personal.

  2. Hola! Estoy leyéndote bastante a ver si recuerdo que tengo que volver a mi amado blog que lo tengo abandonado. ..vos siempre me convences de lo que igual no tengo dudas y es que ese espacio es tan mío como mi marca.
    Un abrazo!

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.