Si te interesa la escritura, habrás leído más de una vez sobre el miedo a la página en blanco.  ¿Sentiste alguna vez la incómoda sensación de enfrentarte al vacío de la página?  Si sos una  apasionada de tu tema pero no necesariamente una profesional de las letras, este temor puede paralizarte. Para que no sufras el pánico de escribir, en este post comparto contigo cómo escribir un blog: 10 de mis mejores sugerencias.

Si querés aprender a conjurar la ansiedad de escribir con consejos simples -que podés aplicar sin ser una letrada- y absolutamente aplicables, entonces, te invito a seguir leyendo.  Ya me contarás tu opinión al respecto en los comentarios.

 

Cómo escribir un blog: 10 sugerencias desmesuradas.

 

Cómo escribir un blog.

 

El tema de tu blog es una de tus pasiones vitales y aunque te da pudor reconocerte como una «especialista», lo cierto es que tenés un fluido dominio de los detalles. Desde esta perspectiva, no tendría que ser una dificultad para vos escribir artículo tras artículo expresando tu entusiasmo, compartiendo tu conocimiento, facilitando a tus lectores trucos y consejos.  Cualquiera diría que estás más que preparada para crear contenido de valor para enriquecernos con dosis XL de inspiración.

Sin embargo, te invade un desasosiego inexplicable cuando tenés que redactar el primer párrafo de un post. Escribís y borrás consecutivamente -decenas de veces- las mismas palabras sin encontrar la forma en que quisieras expresarte.

 

¿Dedicás demasiado tiempo a escribir el primer párrafo?  Luego de un rato escribiendo y borrando, asumís que tenés un problema de productividad. De hecho, ya lo pensaste ¿verdad?

 

Te acusás de no saber organizarte por tu naturaleza poco disciplinada y éste, es solo el principio del rosario de desvalorizaciones que ya describí anteriormente en las trampas de la productividad.  Esta actitud es una de las formas de limitar tu capacidad creativa.

Quiero que comiences por reflexionar cuáles son tus términos de comparación. Si tu modelo de producción escrita está determinado por el trabajo de los profesionales de la escritura, no vas a superar nunca la sensación de insatisfacción. No porque no seas capaz de crear al mismo nivel sino porque estos profesionales dedican sus horas a escribir. Aún así experimentan la ansiedad de un bloqueo en una que otra ocasión. En consecuencia no solo se preocupan sino que se ocupan de la escritura.

 

Primero aprendo, luego escribo.

 

El talento natural es un factor significativo pero no determinante en la ecuación de la escritura creativa. Más peso tienen:

 

  1. Las herramientas adecuadas para la edición y corrección.
  2. La disciplina.
  3. La aceptación del estilo personal.

 

Como tengo la firme convicción de que todo ser humano con voluntad de escribir para comunicarse puede hacerlo, quiero ayudarte a perder el terror a la página en blanco. También a que aprendas cómo escribir un blog que exprese tu conocimiento. Por eso, quiero compartir contigo estos 10 trucos simples.

 

Cómo escribir un blog: 10 trucos simples.

 

1- La libretita.

 

Podrías pensar que es un consejo que te subestima. Todo lo contrario. Aunque te habrás cansado de leer sobre cómo organizarte con agendas, planificadores y demás bártulos del imperio papelero, nunca está demás recordarte que la forma más simple de conjurar la ansiedad que produce escribir es tener a mano una libreta  de papel. Un espacio para escribir las que se te ocurren en las situaciones más insólitas, esbozos de temas para futuros post, reflexiones personales, etc.

Si extás viviendo una relación tóxica pero apasionada con tu teléfono celular, entonces podés probar con Evernote, una aplicación que te permite escribir notas y organizarlas por tema y fecha desde ese objeto móvil adosado a tu mano. Cuando tengas ánimo y tiempo para experimentar, te sugiero conocer Hemingway App.

 

2- El calendario.

 

¿Consideraste crear un calendario de publicaciones?  La forma más simple de calendarizar es asociando las categorías de tu blog con días – o semanas- específicos de publicación. Mejor aún si es posible seleccionar doce temas correspondientes a cada mes del año y encontrar para cada uno de ellos los matices que se ajusten a tus categorías y a la cantidad de publicaciones por mes. Por ejemplo, agosto es  «mes de la organización». Entonces, cada una de las  publicaciones  de este mes es un derivado de este tema.

¿Aún en duda respecto a cómo escribir un blog organizando tu propio calendario? Te invito a profundizar en el tema leyendo: Cómo organizar los contenidos de tu blog.

 

3- Sentarse a escribir.

 

El mejor consejo para escribir tu blog es: «sentate a escribir». No lo pienses demasiado, ni te llenes de lo intrascendente para postergar el momento de enfrentarte a la pantalla en blanco. Escribí lo que te surja espontáneamente, siguiendo las pautas mínimas de tu calendario.

 

  1. No te detengas.
  2. La gramática se controla más tarde.
  3. Sin vueltas: directo a lo que importa.
  4. Olvidate de quién va a juzgarte.

 

Ya vas a tener tiempo de corregir y añadir detalles de estilo. No te cohibas de expresar tu opinión o emociones de forma natural y con las palabras que broten espontáneamente porque si es necesario vas a editar lo que no corresponda o te haga sentir incómoda. Tenés todo el derecho del mundo de escribir una porquería y re-escribirla.

 

4- Preparar el primer párrafo.

 

El inicio de un texto tiene una mística especial para todo escritor. Pero creéme, si buscás la mística de la escritura en tu blog no vas a lograr ni medio post. Si querés un truco sencillo para favorecer el impulso de la escritura, prepará en tu libretita de anotaciones el párrafo inicial de tu próximo post. Podés aplicar un truco simple, recurrí a una cita de autoridad o lo que es lo mismo, usá una frase inspiradora, un refrán o un lugar común como disparador de las primeras palabras. Con el primer párrafo escrito, es más sencillo continuar enlazando ideas.

 

5- Ser específica.

 

Cuando te atemoriza escribir, seguir pautas específicas de estructura es un aliciente para mitigar los nervios. Por ejemplo, podés decidir que todos tus post comiencen con una introducción en la cual explicás objetivos y alcances, expresando en las primeras líneas qué puede esperar el lector del texto que va a leer. Puede ser una apreciación mecanicista que anula la creatividad propia de la escritura, pero tu objetivo es escribir un post, después verás de que forma te podés poner creativa cuando ya esté escrita la estructura básica.

 

6- Apelar al relato.

 

A todos nos gusta leer historias y todos tenemos historias para contar. No comiences a buscar objeciones mentales porque, la única forma de que no tengas una acción personal para contar es que seas un androide. Los gestos más simples de la vida cotidiana son relatos y los lectores disfrutamos de conectarnos con ese costado íntimo y humano de un escritor. Así me estés explicando la caída del PBI, si podés hacerlo con una experiencia personal, seguramente te entiendo mejor, me resulta más atractiva la lectura y más ganas voy a sentir de compartirla con otros lectores.

¿Querés aprender más sobre cómo escribir un blog irresistible utilizando las técnicas del storytelling? Entonces te invito a leer este post: Estrategias de storytelling para emocionar lectores.

 

7- Seguir un modelo.

 

Si te sentís particularmente cómodo con la lectura de algunos blog, la próxima vez que los visites, observá con atención su estilo. La mejor forma de aprender cómo escribir un blog es observar la forma en que otros profesionales de tu sector encaran los temas que tratan, qué ideas son recurrentes, si usan «disparadores» (como las frases inspiradoras) y si tienen una técnica o modelo de escritura que podés percibir intuitivamente.

Lejos de lo que podrías imaginarte para despertar la creatividad es de ayuda seguir un modelo. Apropiarte de él y transformarlo. Quiero que consideres el riesgo anular tu expresión personal en el afán de emular el modelo admirado pero es un buen punto de partida y era la forma en la cual escribían los autores clásicos de la literatura.

 

8- Responder preguntas.

 

¿Vas a escribir un tutorial? ¿Contar una experiencia personal? ¿Compartir un concepto? Entonces, respondé las preguntas que se puede hacer tu lector. Una buena forma de planificar el desarrollo de tu post es responder a cinco pilares básicos: qué pasa, a quién, cuándo, dónde y por qué. Cuando tengas más experiencia, añadí a esta lista de preguntas el cómo y el quién cuenta. Cuando estés en posición de escribir desde «quien cuenta» vas a comenzar a desarrollar tu estilo propio.

 

9- Ser el turco.

 

Esto no tiene nada que ver con telenovelas. Ser el turco significa intentar ponerte en la piel del otro: alguien que no comparte ni tu pasión ni tu conocimiento sobre el tema que vas desarrollar en el post. Para el turco no hay ideas obvias, ni conceptos que se den por sobre-entendidos porque si no sos clara, básica y descriptiva, no entiende ni jota de lo que estás escribiendo. La próxima vez que no sepas qué mirada asumir o desde dónde comenzar a escribir, sé el turco y amigate con la idea de escribir enunciados simples, cortos y separados por puntos.

 

10- Involucrar a tu lector.

 

¿Querés aprender cómo escribir un blog? Primero decidí para quién estás escribiendo. Sabér a quién está dirigido tu texto, conocer a tu lector ideal y dirigirte a él te ayuda a darle forma al texto que quieras escribir. Interpelá, hacé preguntas retóricas y respondelas como para que las entienda un turco.

Pensá en las emociones que despierta el texto que estás escribiendo. ¿Querés que se identifiquen contigo o querés provocar? Tanto la identificación positiva como la búsqueda de la confrontación son disparadoras de la creatividad al escribir. Hacé el ejercicio de desarrollar el tema que te propusiste con la mirada refutadora, la que contradice todo lo que pensás. En menos tiempo del que te imaginás, terminaste el post y ya podés corregirlo y darle sentido.

 

Escribir es un ejercicio antes que un arte.

 

No te voy a negar que hay personas que nacen más dotadas que otras para escribir con soltura. Escribir es un arte. Sin embargo, también es una aptitud técnica.  Las técnicas mejoran con el ejercicio. De pronto, nunca vas a lograr la metáfora que conduzca a tu lectora al pasmo pero… ¿a quién le importa?  Tu propósito es aprender cómo escribir un blog con suficiencia para luego, comenzar a desarrollar la creatividad en tu estilo personal.

Ahora que leíste, seguramente tenés tus propios trucos de escritura, dejalos entre los comentarios y colaborá a construir la inspiración colectiva. Entre todos, es mejor.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.