Si  descubriste la disposición a ser constante para obtener el reconocimiento de tu marca, en este artículo te cuento 10 estrategias para hacer crecer tus visitas. Pero antes,  ¿leíste Cómo crear una comunidad para tu blog? Dedicale cinco minutos de tu tiempo y comenzá a diseñar la única estrategia que preserva tu blog de marca de los caprichos algorítmicos de las redes sociales.

Ahora sí: ¿Cómo Paula? ¿Cómo voy a aumentar mi tráfico?

De lejos, me parece que te oigo. No quiero que tengas ese tono de ansiedad en la voz. Así que ni corta ni perezosa te ofrezco estas sugerencias para hacer crecer tus visitas. Son viejas conocidas, pero vale la pena refrescarlas para quienes están empezando en el mundo del blogging.

 

Hacer crecer tus visitas: 10 estrategias para aumentar el tráfico en tu blog.

 

10 Estrategias para hacer crecer tus visitas.

 

Veamos… tengo como objetivo que visualices un panorama de acciones para crecer orgánicamente. Son recomendaciones basadas en mi experiencia escribiendo un blog y en ningún momento pretendo que se entiendan como la verdad revelada.  En este sentido, algunas de las estrategias para hacer crecer tus visitas puede que sean la bomba, otras ni te favorecen ni te perjudican y algunas van a pasar sin pena ni gloria para vos. Así de simple.

Las soluciones estandarizadas tienden a ser engañosas. Por eso, te animo a experimentar, separando la paja del trigo, para descubrir en este proceso qué es lo mejor para hacer crecer tus visitas en el blog.  Dicho esto, vamos a desarrollar algunas estrategias simples que te acerquen a tus objetivos.

 

El primer paso hacia la visibilidad.

 

Me decidí a crear mi blog. Tengo una emoción loca. Y ahora… ¿qué?

Respirá profundo: te cuento 10 estrategias para hacer crecer tus visitas, todas ellas tienen que ver con las palabras. Antes de que te preguntes cómo las palabras van a hacer crecer tus visitas, te respondo cortito y al pie: preparando tu blog para la visibilidad. Son pequeños detalles que conspiran a tu favor y te ayudan a obtener el reconocimiento de tu audiencia.

 

1- Elegir un nombre fácil de recordar.

 

No le compliques la vida al lector. Ni uses apóstrofes, letras complejas, palabras en otro idioma difíciles de pronunciar (y más difíciles de escribir). Huí de los guiones bajos, los números de tres cifras y todas esas ideas locas que nos vienen a la cabeza cuando nos da el humor metafórico. Tememos ser demasiado simples. ¡Temele a que no te encuentren porque no recuerdan el nombre de tu blog!

 

2- Nombre y URL.

 

Tampoco te estoy pidiendo mucho. Simplemente que hagas todo el esfuerzo posible para que tu dirección virtual sea lo más parecida posible al nombre de tu blog. ¿Por qué?  Porque es más probable que un lector que llegó de paso, encontró algo que le gustó -y luego quiere volver-, recuerde el nombre del blog -o un aproximado- que la dirección URL. Y va a ser lo primero que busque, seguro.

¿Nunca te pasó algo así? Encontrar un blog divino, enamorarte de su contenido y perderle el rastro… Entonces, entendés cuál es el punto. Si te van a perder el rastro que no sea porque es complicado encontrarte.

 

3- Elegir tus palabras clave.

 

Si estás pensando que voy a recomendar una plataforma de análisis técnico, alucinaste en colores. Mi sugerencia es más práctica. Vas a crear una red de palabras relacionadas con el tema de tu blog.  De todas ellas vas a elegir las cinco más estrechamente vinculadas. Estas son tus palabras clave. Punto. Obvio que hay formas más prolijas y geniales de hacerlo. Pero, ¿de verdad te querés complicar con eso en este momento? Si en el proceso es necesario buscar ayuda, te sugiero visitar: Answer the Public.

 

4- Bautizar imágenes.

 

Aún antes de que comiences a escribir tu blog quiero que te mentalices: las imágenes necesitan nombre. Todas tus imágenes necesitan un nombre de archivo y luego, su atributo ALT en el blog. Sé que ahora te suena a chino mandarín, así que empecemos por lo básico:

 

  • Que todas tus imágenes sin excepción, incluyan en su nombre una de tus palabras clave. No archives tus imágenes con el número de serie por defecto. Querelas un poco más, bautizalas en tu archivo y subilas con nombre propio a tu blog.
  • Antes de publicar tu artículo, recordá completar los datos de la imagen principal, entre ellos, el atributo ALT, que es el nombre con el cual va a indexarse en los buscadores.

 

Te sorprendería cuántas personas te encuentran antes por tus imágenes que por tus artículos. Si tu blog de marca es el espacio de comunicación de tu tienda online, este recurso es imprescindible.

 

5- pensar en títulos descriptivos.

 

Si como a mí te puede la analogía, podés darte el lujo de escribir títulos poéticos mientras Google se da el lujo de ignorarte. ¿Cuánto nos importa que Google nos ignore? Hablemos con honestidad: si me permito la poesía en mis títulos, un artículo que me llevó horas de trabajo puede perderse para siempre en el infinito agujero negro de Google. Y la verdad sea dicha, me incomoda un poco esa sensación.

 

Seguí una regla simple: usá un máximo de seis palabras que describan claramente el contenido del post. Si incluyen una de tus palabras clave, mejor aún.

 

Después ya tendrás tiempo de pulir tu técnica, pero ahora, se trata de empezar a escribir no de aspirar a un premio de escritura.

 

6- Sí a los sinónimos.

 

Que tengas palabras clave no significa que sean estáticas. En tus artículos, te sugiero utlizar todos los sinónimos que se te ocurran o los que te ayude La Real Academia a encontrar. A nivel de «posicionamiento» son tan valiosas tus palabras clave como sus sinónimos.

De lo que se trata es de que las arañitas de Google entiendan cuál es el tema de tu blog. De la misma forma que es elemental que uses estos términos de forma coherente, para que te lean los seres humanos, no los robots. No creas que por llenar un post de palabras clave cumpliste con la patria. Tu prioridad son los lectores, porque cuando crees tu comunidad, pasamos de Google.

 

7- Usar tus palabras claves en el sidebar.

 

Usar tus palabras clave en los títulos y los subtítulos de tus post es una verdad inapelable, pero ¿alguna vez pensaste en tu barra lateral?  ¿Qué títulos tenés por allí? Ahora que lo pensaste, es el momento para que le dediques un poco de amor y atención a este espacio de tu blog:

  • Borrando todo lo que no sea necesario (un premio del 98, ya fue)
  • Organizando cada elemento para que los más importantes se vean primero.
  • Pensando en títulos que colaboren en la tarea de hacer crecer tus visitas.

 

8- Pensar en cadena.

 

Pensar en «palabras clave» tiene poco de natural. Ningún lector conceptualiza en palabras atomizadas, aisladas de su contexto.  Pensamos en cadena y por lo tanto, realizamos búsquedas de contenidos en buscadores con cadenas de palabras. En ese sentido, cuando pienses en la url de tu post (o la dirección virtual que tendrá finalmente) quiero que pienses como un lector: en una cadena de hasta cinco palabras. O como le dicen por allí «palabras clave de cola larga».

 

9- Optimizar tus perfiles en redes sociales.

 

Ya que te tomaste tanto trabajo en pensar todas estas palabras, no olvides que tus redes sociales también son parte del proyecto que estás creando.

  1. ¿Ya usaste alguna palabra clave en tus perfiles?
  2. ¿Está el enlace de tu blog en tu perfil personal de Facebook?
  3. ¿Y en el de Google+?
  4. ¿Actualizaste tu perfil en Linkedin?
  5. ¿Tu perfil en Pinterest incluye palabras clave?
  6. ¿Cómo te estás presentando en Instagram?

 

Un apunte respecto a Linkedin.  Muchos de tus lectores te van a buscar allí. Especialmente si tu blog desarrolla tu marca personal y  tiene un perfil técnico o si estás escribiendo sobre temas que requieren de formación universitaria, como medicina, psicología, leyes, etc.

Lo sé. Vos escribís desde la experiencia y es igual de valioso. Además, lo dejás muy claro y no pretendés engañar a nadie. Doy esta actitud por descontada. Pero, si el caso fuera que escribís sobre un tema en el cual un perfil profesional suma y enriquece tu imagen, Linkedin es un espacio a tener en cuenta.

 

10- ¿Ya pensaste en tus lectores?

 

Para que estas estrategias para hacer crecer tus visitas funcionen es prioridad definir quiénes te leen. ¿Es un perfil de lector uniforme? ¿Estás considerando entre tus estrategias para aumentar las visitas a tu blog la diversidad de tu audiencia?

Algunos serán lectores y amarán leer tus textos. Otros, pueden disfrutar de oírte y para ellos, podés grabar tu voz en un podcast. O son visuales y van a preferir que realices videos. Lo cierto es que existen diversas formas de compartir el mismo contenido. De tus inclinaciones y posibilidades dependerá cuáles utilizar para tu proyecto online. Además, te sugiero alternarlas para no aburrirte y no aburrir.

Más allá de las modas o los mandatos, lo prioritario es comenzar con el formato que resulte más atractivo para tu audiencia y con el tiempo quizás te aventures a nuevos retos. O no. No hagas videos solo porque es una de las estrategias para aumentar las visitas a tu blog. Ni escribas post de 3000 palabras únicamente porque lo escribió un experto en el tema.

 

Tu blog. Tu mundo. Respetá a tus lectores. Escuchalos y siempre vas a estar por buen camino.

 

Más estrategias para hacer crecer tus visitas.

 

Si te quedan ganas de conocer más estrategias para hacer crecer tus visitas porque todo lo anterior lo procesaste a la velocidad de la luz, voy a ofrecerte algunas sugerencias que preparan tu blog para ser bien recibido por los lectores.

 

– Elegir una identidad visual que te diferencie.

 

El simple hecho de tener una estética singular, te posiciona entre tus lectores y le da a tu contenido en el blog y en redes sociales un aspecto diferencial que hace que las personas te recuerden tanto por lo que escribís como por las imágenes, las formas y los colores que te representan. Para trabajar tus imágenes con cierta coherencia visual, te recomiendo Fotojet.

 

– Comprar una plantilla responsiva.

 

O dicho en cristiano: que tu plantilla se adapte a distintos dispositivos móviles. Cada vez son más los lectores que leen artículos desde su celular.  Por lo tanto, verificá cómo se ve tu blog desde el móvil y si apenas se lee, es necesario cambiar la plantilla o modificarla para mejorar este aspecto. Un blog accesible y legible aumenta tus visitas, Si aún no elegiste plantilla, cuando la selecciones, verificá que sea «responsive» y que te ofrezca como beneficio la optimización SEO.

 

– Personalizar tu firma en el email.

 

¿Qué significa? Que haciendo algo tan simple como añadir la dirección de tu blog  o tu grupo de Facebook en tu firma de mail, estás implementando una estrategia para aumentar las visitas de tu blog. Para que lo hagas de forma simple y gratuita, te recomiendo Wise Stamp.

 

– Pensar en contenido no caduco.

 

Lo cual se traduce de esta forma: lo ideal es escribir artículos enfocados en la información que un lector puede consultar a largo plazo. Independientemente de la fecha del año o del año en el cual encuentre tu post. Te diría que no temas la sencille en la elección de estos tópicos. Pero también, que intentes darles un toque personal, una variante muy tuya. La idea es construir una base de contenidos permanente -evergreen- que no esté sujeta a la contingencia y que puedas refrescar secuencialmente en redes sociales.

 

Hacer crecer tus visitas y algo más.

 

Escribir un blog es un compromiso.  Lleva horas y con suerte, la mayoría de las tareas que vas a tener que realizar te divierten y te motivan. También están las otras, las que no motivan tanto pero hay que cumplir de todas formas.  Espero que estas estrategias para hacer crecer tus visitas sean útiles y te ayuden a lograr tus objetivos de marca. Para seguir aprendiendo te invito a mi comunidad de aprendizaje en Facebook: Escribe y Vende. Solicitá tu acceso, es un placer recibirte.

Autor

2 Comentarios

  1. Hola Paulita. …Amo tus escritos , tu forma tan natural y la didáctica de tus conocimientos y enseñanzas.
    Amo…aprender contigo. ..GRACIAS. Un fuerte abrazo.

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.