Cada marca es una historia. No importa si tu historia es el ejemplo mismo de la intrascendencia: no hay historias aburridas, hay historias mal contadas. Por eso, quiero compartir contigo estos 10 secretos de storytelling para consolidar tu marca personal.

 

Detrás de toda gran marca hay una gran historia. Aprendé a contar apelando a estos 10 secretos de storytelling para tu marca personal.

 

10 secretos de Storytelling.

 

Aprender a contar historias es una habilidad clave si tu deseo es conquistar el mundo. Lo admito: desmesuré. Empecemos con un objetivo más modesto: ¿conquistamos el corazón de tu audiencia? Tu propósito de ser el Cerebro de esta Pinky queda para otro momento.

Antes de desarrollar los 10 secretos de storytelling que conquistan los neurotrasmisores de tu público objetivo, necesito que leas atentamente lo siguiente: no todas tus anécdotas son de interés público. Así de simple. El hecho de que tengas una historia para contar no significa que a tus lectores les interese. Al menos no de forma «natural». Hay que trabajar con esa historia para que se transforme en un tema de interés para alguien del otro lado de la pantalla.

 

De lo contrario, tu historia es como las fotografías del viaje a Islandia de la mejor amiga de tu cuñada o como el chisme escandaloso sobre la hermana de la vecina del cuatro piso. ¿Qué le aportan a tu existencia? Eso mismo: nada.

 

Para transformar una historia en materia universal es necesario que quien escucha pueda proyectarse en ella, que la experiencia sea compartida aunque sea en diferentes dimensiones del tiempo y el espacio. Veamos cómo vas a lograrlo.

 

1- Registro Consciente:

 

El primer de los 10 secretos de storytelling es un clásico de la escritura. En el proceso de consolidación de tu marca personal es esencial definir el registro más pertinente de comunicación. Si bien es tendencia utilizar un registro informal y cercano -con muchas expresiones coloquiales- puede no ser el uso más adecuado para tu audiencia. Más allá de la decisión que tomes en función de tu retrato de cliente ideal, te sugiero:

 

  • No usar excesivas expresiones regionales.
  • Evitar complejidades innecesarias.

 

No es que lo anterior sea «incorrecto» sino que dificulta la tarea de interpretar el texto y si algo no queremos es desafiar la paciencia de nuestros lectores.

 

2- Apelación al lector:

 

Está en la tapa del libro:  la experiencia de marca es protagonizada por tu cliente potencial. Toda estrategia escrita entonces, está dirigida a provocar en él una reacción. No olvides que los pronombres, los vocativos y las preguntas retóricas pueden ser valiosos aliados expresivos. Si en este momento te estás peguntando qué es un vocativo, la respuesta llega en forma de enlace: Qué es un vocativo.

Una buena historia es como una excursión a la imaginación de tu audiencia. En este recorrido tu rol es el de quien guía o recuerda emociones y experiencias que el propio lector no recordaba que estaban por allí. Nunca es demasiado profundo el conocimiento de las aspiraciones y las frustraciones de tu cliente ideal. Si además, se parecen a las tuyas en algún momento de tu biografía, tenemos carta ganadora.

 

3- Vocabulario simple:

 

¿Te cuento tu nuevo mantra? Acá va: Escribir para la comprensión no para lucirte. No importa cuántos títulos académicos te adornen, no estás escribiendo para la academia, Ni para ser reconocido por tus colegas. Tus artículos están dirigidos a un lector que busca respuestas directas y simples de entender. Siempre teniendo en cuenta que simple no es lo mismo que simplista: se trata de ser comprendido no de banalizar.

 

4- Organización narrativa:

 

Cada post  de tu blog es una pieza única pero funciona como parte de un gran puzzle narrativo. Por lo tanto, si bien cada producción escrita tiene su propia lógica, tiene que tener sentido en el marco global de tu relato de marca. ¿Qué significa esto? Que siempre tengas presente tu «relato semilla» para enmarcar toda tu producción.

¿Cuál sería tu «relato semilla»? O bien es la historia de tu marca o bien es tu elevator pitch. Si te interesa aprender más sobre el tema te invito a leer el siguiente post: Elevator pitch: ¿A qué dijiste que te dedicabas?

 

5- Tono emotivo:

 

Escribir desde y para las emociones es el eje de estos 10 secretos de storytelling. Quiero hacer una aclaración puntual al respecto. Escribir para emocionar no significa buscar en todo momento la clave de la risa o el llanto. Significa tener presente que, aún a tu pesar,  toda escritura provoca emociones. En el peor de los escenarios aburre mortalmente a tus lectores -algo que vamos a evitar siempre que podamos- y en el mejor conmueve e invita a la empatía.

 

6- Atención al detalle:

 

No se emociona afirmando: «voy a contarte algo que va a provocarte lágrimas». Esta anticipación, suele producir el efecto contrario. Cuando quien cuenta se anticipa a lo que voy a sentir como lector, tiendo a duplicar la apuesta. En ese sentido, la sensación final tiende a ser «no me emocioné tanto como esperaba».

Lo que emociona es el gesto cotidiano. La primera vez que entendí que no-marido me amaba fue el día que lo vi limpiando el baño con un trapo de piso.  Así, supe que yo y mis toc estábamos presentes en su vida. En la narrativa se produce el mismo efecto revelador. La emoción está en el detalle: un hombre en toalla que seca el piso del baño para hacer feliz a su mujer.

 

7- Uso cauto de la digresión:

 

¿Qué quiero decir con esto? Que no te vayas por las ramas. Tus esfuerzos tienen que centrarse en uno, a lo sumo dos hechos por texto. De lo contrario la fuerza expresiva se diluye en la digresión y se pierde impacto. Pero ojo: a no confundir términos. Aprender a manejar la digresión no significa escribir un determinado número de palabras. En ocasiones, 800 palabras generan la sensación de «puro relleno». En otras, 3000 palabras son percibidas como esenciales en su totalidad porque existe una profunda conexión de ideas.

¿Te cuento un truco para mejorar la conexión entre tus ideas? Durante la edición del texto, vas a reparar en cuántas veces usaste el nexo «y».  Tomando consciencia de esto, vas a eliminar las que sean innecesarias (podrían sustituirse con un punto) y a sustitutir algunas «y» por «de modo que», «de hecho». El resultado es un texto con mejor cohesión que no deja la impresión de haber leído una larga lista de digresiones.

 

 

8- Seguir la cadena de empatía:

 

Generar empatía o reconocimiento emocional debería ser uno de tus objetivos como marca personal.  La empatía se produce cuando la historia resuena con nuestra propia experiencia vital y aún así, lo leemos -o lo escuchamos- como si fuera nuevo. Te cuento cómo es posible lograr esto:

 

a- Elegiendo símbolos culturales en común: objetos y lugares de pertenencia.
b- Creando un escenario y una atmósfera que puedan reconocerse.
c- Secuenciando acciones.
d- Enfocando en lo específico y en los detalles.
e- Creando contrastes de situaciones o personajes para resaltar la emoción.

 

¿Te interesa seguir aprendiendo cómo escribir para ser reconocido? Entonces, te sugiero leer las siguientes estrategias de storytelling para emocionar lectores.

 

9- Emotividad vs. intimidad:

 

Aspirar a la «conexión emocional», no significa desnudar tu intimidad frente a ninguna audiencia. El arte del storytelling radica en saber qué contar y cuál es el punto de fuga del relato. Hay un umbral que no debería cruzarse salvo, que el tema central de tu marca sea precisamente esa intimidad.

Dejame comentarte algo más. Algo que no incluí en estos 10 secretos de storytelling, pero debería estar en el centro de la discusión. La materia de un storyteller es su experiencia. En este sentido, los mejores narradores son quienes tienen una vida interesante y rica en posibilidades.

Esto no significa que para vender tus productos o servicios tengas, además, que transformarte en Beyoncé. ¡Bueno sería! Transformar tu vida cotidiana en materia de storytelling puede ser tan simple como desafiar tu zona de confort cada cierto tiempo. En el interambio con otras personas y la viviencia de nuevas está el germen del relato.

 

10- Impacto lúdico.

 

Final pero no por eso menos importante: ser disruptivo es divertido. Quizás te asombre el último de los 10 secretos de storytelling para tu marca personal. Sin embargo, es bueno que sepas que aprender a quebrar con las reglas establecidas puede ser el secreto por el cual tu marca tenga repercusión. Los seres humanos simpatizamos con quienes siguen las normas pero nos fascinan quienes las rompen para comprobar, felizmente, que el mundo no termina en la desobediencia.

 

Relajarte, disfrutar de escribir y pensar en el lector serían mis sugerencias para cuando superes la primera fase de aprendizaje.

10 secretos de storytelling infografía

 

Más allá de los 10 secretos de storytelling.

 

Si hasta el momento no utilizabas estratégicamente el storytelling, permitime una reflexión desmesurada para concluir este artículo. Conmover a tus lectores con historias que lleguen a su corazón es el secreto del éxito de las grandes marcas. El sotrytelling no es un detalle más en tu plan de comunicación. Donde están las emociones de tu cliente, están sus aspiraciones y, en consecuencia, sus impulsos de compra.

¿Te resultaron útiles los 10 secretos de storytelling?  Contar, es la camino más corto entre tu marca personal y tu lector. ¿Qué te parece si comenzás a acortar distancias hoy mismo?

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.