Organizar, secuenciar, poner en orden ideas y proyectos. Sí. Crear contenido para tu blog de marca es un desafío constante. Se siente como un “éramos pocos y parió la abuela”. Pero no desesperes. Tengo para vos una noticia buena y 12 técnicas infalibles para que encuentres inspiración y temas para compartir con tu audiencia.

 

Crear contenido para tu blog de marca puede ser un desafío que te desanime a tal punto, que desistas de la escritura. En este artículo, te cuento 12 técnicas infalibles para inspirarte y encontrar los temas que seduzcan a tu audiencia.

 

Contenido para tu blog de marca.

 

Soy de esas personas que aman las agendas, los planificadores y además productos de papelería aunque hasta el momento, soy incapaz de darles un uso constante por más de dos semanas. Al iniciar un negocio online no hace falta la lucidez empresarial de Richard Branson para descubrir que  planificar es una necesidad. En etapas anteriores de mi proyecto era una opción. Acertada y prudente sin duda, pero seguía siendo una opción. Desde el preciso instante en el que tu blog tiene un objetivo comercial,  planificar contenido a corto, mediano y largo plazo es una responsabilidad. Sin excusas. Sin protestas.

Planificar es una de esas acciones rutinarias y demandantes que cuestionan tu voluntad de sostener un proyecto online. Sin embargo, tengo una buena noticia. Realizar crear contenido para tu blog no tiene por qué ser una tortura de horas sentada frente a la hoja en blanco.

Crear contenido para tu blog tiene que ser simple y posible. De lo contrario, no tiene sentido. Claro. No puedo prometerte que se resuelve mientras hacemos las compras en el supermercado. Sí puedo prometerte que si seguís estás doce técnicas, se allana el camino y la perspectiva es menos abrumadora.

 

encontrar contenido para tu blog de marca: 12 técnicas.

 

Si todavía estás buscando los doce temas propuestos en  Por qué necesitás un plan de contenidos para tu blog.  Respirá hondo. No es grave. En este terreno existen algunas obviedades:

 

  • Los temas que elijas tienen que hacerte sentir lo suficientemente cómoda como para que no renuncies frente a la primera dificultad de redacción. Es una elección en la que conocimiento, habilidad y pasión tienen que ponerse de acuerdo. Es natural que encuentres dificultades para concretar una lista de temas.
  • También los es que no es necesario tener un posgrado en ninguna especialidad para realizar un buen plan de contenidos. Ofrecer información e inspiración a tu audiencia no requiere que dejes la vida investigando un tema. El formato de un blog es conversacional, tiene el sabor de la experiencia personal. Si tu audiencia quisiera encontrar un artículo científico, lo buscaría en otra parte.

 

Si la inspiración afloja en estos meses, te propongo recurrir a alguna de las siguientes doce técnicas para que crear contenido para tu blog de marca no sea una idea que te amarga el día.

 

1- Sondeo de los post escritos hasta el momento.

 

Verificar cuáles fueron los más leídos y cuáles los menos transitados por los lectores. Quizás sea la oportunidad para darle un nuevo enfoque a los tópicos menos populares. Probá con re-elaborar y transformar temas insípidos para ser más atractivos, interesantes y útiles para quienes te visitan. ¿Qué herramienta va a ayudarte a encontrar estos post? Sin duda: Google Search Console.

 

2-  Encuesta a suscriptores.

 

Si ya tenés tu sistema de suscriptores, una buena idea es preguntarles qué les gustaría leer en el blog con una pequeña encuesta. Estos resultados sin duda van a ser más útiles ofreciendo una guía a tus lectores. Pensá en lo siguiente: frente a la inmensidad de posibilidades es probable que el lector se anule y pierda interés en escribir su opinión. Sin embargo,  cuando tiene tres o cuatro opciones muy acotadas,  no solo responde con más soltura sino que te ofrece soluciones creativas en las que no habías pensado.

 

3- Consulta en otros blogs.

 

No se trata de plagiar sino de buscar de qué forma podés complementar esos temas o escribirlos desde tu propio punto de vista. Luego, sería amable que citaras la fuente de inspiración al escribir tu propio post.

 

4- Consulta biliográfica.

 

Si tu blog tiene un tema general que requiere de cierto conocimiento técnico, es una buena idea explorar los índices de los libros de texto al respecto. Las guías y manuales de un conocimiento en particular, pueden darte el punto de partida para muchos post que podés abordar desde tu perspectiva y con el conocimiento que te da la experiencia.

 

5- Consulta de publicaciones específicas.

 

Siguiendo el razonamiento anterior, seguir los contenidos en tus libros de texto está muy bien.  ¿Qué te parece visitar una librería? Si te decidís, dirigite a la sección que más te interesa por la vinculación temática con tu blog y comenzá hojeando en las publicaciones disponibles y sus índices. La inspiración puede estar en el menos esperado de los temas que veas escrito por allí.

 

6- ¿Pensaste en hibridar?

 

Se escucha complicado pero no lo es: se trata de fusionar dos temas en principio diferentes y conseguir de la unión una temática interesante y funcional de contenido para tu blog de marca. Por ejemplo, si uno de los temas que quiero abordar es el de las emprendedoras creativas y mi fortaleza es la literatura, ¿por qué no ofrecer las lecciones sobre emprender que se encuentran en algunas obras clásicas?

 

7- Atomizar contenidos.

 

Para algunos blogs en particular, como los de decoración, moda, cosmética o gastronomía, es una buena idea atomizar. O lo que es lo mismo: secuenciar con un criterio. Por ejemplo, pensar por épocas: estaciones del año, fiestas tradicionales, fechas especiales en tu país o región. También puede ser por colores, texturas u otra característica que establezcas como parámetro.

 

8- Contenido evergreen.

 

Puede ser un buen momento para que establezcas una serie de  artículos pilar. Lo cual significa crear contenido valioso que contiene las pautas básicas sobre el área de conocimiento de tu blog. Para quienes tienen un blog vinculado a la repostería, encontrar diez recetas o técnicas básicas y contarlas sin omitir todos sus secretos es un esfuerzo que va a ser recompensado con muchas visitas tarde o temprano.

 

9- Consultar al turco.

 

En general, cuando me bloqueo, me sirve hablar con un persona que no tenga la más mínima idea de lo que hago o cómo debe hacerse. Este tipo de mirada no viciada por la práctica, suele ser muy esclarecedora al momento de crear contenido para tu blog de marca. Quienes son nuevos en un tema suelen realizar preguntas que desconciertan al más experto. Y  te orientan hacia dónde deberías dirigir tus post  evergreen. Porque nada suele ser más básico que los temas que cuestionan a quienes tienen el conocimiento y la experiencia en tu campo.

 

10- asociación libre.

 

Es una estrategia simple: en tu hoja en blanco, escribirías todas las que llegan a tu cabeza al pensar en el tema principal de tu blog. Si tu blog es de cocina, entre tus anotaciones podría estar desde la palabra “cuchara” hasta la noción de “grillar”. Cada una de estas palabras podría ser el origen de un contenido para tu blog de marca y tus redes sociales. Por ejemplo: utensilios necesarios para cocinar … y usted complete la secuencia porque si en algo no tengo ni voz ni voto es en la cocina.

 

11-  Juego de roles.

 

Tengo plena conciencia de que lo que voy a escribir puede parecerte raro, sin embargo, suele ser efectivo. Te propongo que uses un “juego de roles”. Por un momento, tenés que elegir un personaje o una personalidad atractiva para vos -ya sea por admiración o por oposición- y preguntarte qué haría si tuviera que encontrar 12 temas sobre los cuales escribir en su blog. También podés ir un paso más allá y cuestionarte ¿cuáles serían estos temas? Practicalo. Te podés sorprender de la experiencia creativa. Además, seguramente surgen ideas que tienen mucho sentido y planteadas de una forma innovadora.

 

12- ¿Pensaste en usar el dibujo como fuente de inspiración?

 

Permitirte expresar gráficamente ideas “afloja” tu costado creativo y te permite proyectarte más allá de lo obvio: los conceptos concebidos como palabras. No descartes la posibilidad de usar un disparador y luego, dejarte llevar por las formas. Cuando termines, dejás estos dibujos a un lado. Tienen que reposar y vos tenés que olvidarte las motivaciones que te llevaron a realizar ese garabato. En un par de días intentás interpretarlos y contextualizarlos. Sin duda, obtenés muchas ideas de este ejercicio.

 

Contenido para tu blog de marca: Aprender en colectivo.

 

Ahora es tu turno. Tomate un par de días para encontrar los 12 temas que van a ser el eje vertebral de tu próxima planificación de contenidos.  También es el momento de que me cuentes cuál de las técnicas anteriores te resultó más interesante y si olvidé mencionar alguna forma de encontrar contenido para tu blog de marca, soy toda oídos.

Si además, te gustaría encontrar un espacio en el cual plantear tus dudas, establecer un diálogo ameno con otros emprendedores y recibir cotidianamente tips de escritura, te invito a mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. Te espero dentro, es un placer darte la bienvenida.

Autor

4 Comentarios

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.