En este artículo, presento cuáles son los 3 pasos para diseñar tu identidad verbal como marca. Es un concepto sencillo de entender y aplicar.Pero antes de seguir adelante, te animo a responder las siguientes preguntas:

  • ¿Te atreverías a discutir la importancia de diseñar tu web para expresar tu identidad como marca?
  • ¿Considerarías irrelevante diferenciar tu propuesta de tantas otras para atraer a los clientes que mejor se adaptan a tus productos o servicios? 

La respuesta espontánea a los interrogantes anteriores, divide las aguas  entre quienes viven con satisfacción la construcción de su imagen -y de su agenda laboral- y quienes se preguntan cuándo y por qué, dejaron de ser efectivas las estrategias que utilizaba hasta el momento.

Si alguna lección nos ofrece la saturación de propuestas en todos los ámbitos, es la necesidad de destacar nuestra voz del ruido ambiente.

La noción de «marca» se extiende más allá de la elección de colores y fuentes para tu web. Sí,  el diseño visual es un aspecto a considerar, pero: ¿le dedicaste la misma atención a la redacción de los textos que componen tu web? ¿Dedicaste un mínimo de reflexión a tu forma de expresión verbal?

Durante el proceso de diseño de una marca, los esfuerzos se concentran en la identidad visual y ésta, es esencial. Tu marca está expuesta a la mirada de otras personas y tanto los matices como las formas, comunican rasgos relevantes.

Sin embargo, que te vean no garantiza te escuchen. Y vos querés que te escuchen.

El peso de la mirada es crucial en la construcción de tu marca personal, pero tu mensaje verbal requiere de otros canales para atraer a quienes se beneficiarían de tu propuesta.

En este juego, las palabras tienen un rol que conviene re-pensar. Al menos, cuando te encuentres en alguna de las siguientes situaciones:

  1. Obtengo reconocimiento, pero atraigo a las personas equivocadas, que consumen mi tiempo y me desgastan.
  2. Estoy observando que las estrategias con las cuales obtenía clientes ya no son efectivas. Sin embargo, no tengo idea de qué sucedió o cómo encarar una nueva forma de comunicación online.
  3. ¡Hay tantas personas «hablando» en las redes! ¿Qué tendría yo para decir? No soy lo suficientemente ocurrente para mantener la atención de la audiencia.

Sin palabras, no hay clientes. Así de simple. Tu web está pensada al detalle para convertir, pero sin textos, carece de valor. Veamos entonces, cómo es posible utilizar el poder de las palabras para consolidar tu marca personal.

Diseñar tu identidad verbal de marca: 3 pasos para transformar tu branding!

Diseñar tu identidad verbal de marca.

¿Añorando aquellos días en que los clientes llegaban solos a tocar tu puerta? Si «esos días»existieron para tu marca, el auge de las redes llegó para patearte el tablero. No te confundas. El problema no es tu servicio sino la forma en que lo estás comunicando.

Tu historia lidera la transformación que conduce a más clientes y mejores ingresos. ¿Quién quiere trabajar más y ganar menos?

Es momento de comenzar a pensar en qué historias estás contando.

3 pasos para diseñar tu identidad verbal.

Las redes son amplificadores. Y sabemos lo que sucede con los amplificadores: transforman los murmullos en estruendo. Este poder es interesante. Sin embargo, cuando el murmullo no es más que ruido, ¿quiero escucharlo más alto?

Para construir tu identidad verbal, el mensaje de marca tiene que ser claro y consistente. Un mensaje claro potencia tu presencia allí donde estés.

Los siguientes 3 pasos para diseñar tu identidad verbal son fundamentales:

Descubrir tu tono de voz. No. No se trata específicamente del volumen con el cual estás hablándole a tus clientes sino de la emoción que trasmite tu discurso. En la elección del tono, intervienen palabras y espacios en blanco. Signos de puntuación y ritmo de escritura. En la oralidad, tus gestos, silencios e inflexiones deberían ser revisados. Reflexionar sobre estos aspectos, es el primer paso hacia la claridad. Si te interesa seguir leyendo sobre este tema, te sugiero seguir con el siguiente artículo: El tono de voz en tu marca.

Renunciar a los estereotipos. Imitar una voz con el objetivo de «escucharte profesional» conduce al más rotundo de los fracasos de comunicación. Las personas reclaman autenticidad en todos los ámbitos y aceptar el estilo propio es tan importante como aprender a pulirlo. Permitime responder esa duda que te inquieta: sí, tenés un estilo propio. El tema no es «tener o no tener» sino cómo trabajar con él.

Elegir las historias para contar. Identificado tu tono, vamos a llenarlo de significado. Porque contenido no es lo mismo que significado. Crear contenidos es imprescindible en una estrategia de marketing. Crear significado es imprescindible para consolidar tu marca personal en un espacio como Linkedin. Y el significado, se construye con historias.

Para que puedas diseñar tu identidad verbal  desde los contenidos que publiques en tu blog, te invito a participar de la clase clásica en la que cuento cuáles son las piezas escritas que conducen a un lector a comprar tus productos o servicios.

Espero que estos 30 minutos de desmesura te ayuden a pensar en la importancia de diseñar tu identidad verbal. Por el momento, me despido. ¿Cuál de los 3 pasos para diseñar tu identidad verbal te pareció el más fácil de aplicar? Contámelo en los comentarios, para mí, siempre es un placer escucharte.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.