Escribir títulos persuasivos hace la diferencia en tu negocio online. Ya sea en un post, un correo electrónico, una página para captar suscriptores o una carta de ventas, el título que elijas es el umbral que separa a tu cliente potencial de tu producto o servicio.  Y de las horas y horas que dedicaste a expresar sus beneficios en un texto.

Para que tu negocio no sea el  Atacama del mundo online, el objetivo de este post es ayudarte a encontrar la forma de que tus lectores crucen ese umbral con 4 trucos para escribir títulos persuasivos.

 

Escribir títulos persuasivos es la diferencia entre un negocio online que funciona y un desierto de textos nunca leídos por tus potenciales clientes.

 

Escribir títulos persuasivos.

 

¿Conocés la delgada línea que separa a un lector de un cliente?  Es un hilo de palabras, una estructura del lenguaje. Porque, no sé si te diste cuenta pero la escritura es la única herramienta infalible para emocionar y persuadir.  Las plataformas sofisticadas y los cursos de marketing de cuatro ceros son meros adornos cuando las palabras no te asisten para llegar a la mente de las personas que te interesa convocar.

Vos, yo y tus lectores estamos rodeados de ruido. Todo distrae. Algunas cosas son valiosas y otras simplemente brillan. Aún esta desmesurada que no vive la competencia como un factor de estrés, entiende que la atención de sus lectores está competida. Muy competida.

En consecuencia,  tenemos que encontrar esos trucos simples que nos facilitan la vida. Tienen que ser trucos que se incorporen a tu forma de escribir naturalmente. Nadie te dice que de la noche a la mañana. Ponele que por algunos días los tenés escritos en la puerta de la heladera y les das una miradita cada vez que vas a buscar algo.

 

Esos trucos que abren correos.

 

Vas a encontrar disponibles en internet muchos trucos de escritura persuasiva. Incluso, se encuentran sin mayor dificultad plantillas con cientos de títulos que convierten lectores en suscriptores y suscriptores en potenciales clientes. Sin embargo, más allá de la cacofonía de voces,  todos ellos tienen cuatro aspectos en común.

¿Te los cuento?

 

1- La tierra prometida.

 

Del pueblo hebreo en adelante, todos vamos tras la «tierra prometida».  Hoy, ese espacio del deseo se encuentra cifrado en los grandes motivadores de compra.  Sin desesperaciones: con ese nombre tan técnico, los «motivadores de compra» son muy fáciles de entender. Al menos, para quien vive rodeado de seres humanos.

Solo tenés que preguntarte qué nos conmueve. Y la respuesta surge sola, porque pasan los siglos pero los grandes cuestionamientos del ser humano son la salud, el dinero y el amor. Todas las formas de la salud: tenerla, mantenerla y recuperarla. Claro que no solo se trata de bienestar físico porque un cuerpo sano con un espíritu atormentado, no garpa.

La misma historia con el dinero, nos lleva la vida pensar cómo obtenerlo, mantenerlo y disfrutarlo (eso incluye el ocio y todo objeto poco práctico pero bello que produzcas). Cualquier promesa de valor que incluya la posibilidad de ganar mucho dinero en poco tiempo y sin esfuerzo es tentadora para tu cerebro. Aunque en tu fuero interno reconozcas que no existe la remota posibilidad de que sea cierto. O legal.

El amor merece su párrafo aparte.   ¿Por qué? Porque no quiero que te limites a pensar en el amor romántico. Todas las formas de amor nos mueven como seres humanos. Salvo que tengas por resolver algún «temita» de esos por los cuales te dedican un capítulo en Criminal Minds. A la familia, a los amigos, a nuestras mascotas, a los alacranes dorados en peligro de extinción.

El amor se multiplica  cuando se proyecta en la búsqueda del bienestar y la seguridad de quienes queremos. ¡Imaginate si hay terreno por ahí para encontrar motivadores de compra!

 

Cuando escribas tu próximo titular hacelo expresando los beneficios de tu producto o servicio en relación con uno de los grandes motivadores de compra y el mundo cambia…

 

2-  El poder del instante.

 

Veamos, ya sabés que no tenés que hablar de características sino de beneficios. Te tienen el cuero curtido con este aspecto de la persuasión.  Ahora, animate a dar un paso más, ofreceles algo que tiene el poder de la inmediatez.  ¿Qué quiero decir con esto? Cualquier cosa que una persona pueda obtener, descargar o usar inmediatamente tiene una alta cuota de efectividad.

Si tenés corazón en el pecho sabés cómo se aceleran los latidos cuando nos sentimos cerca de obtener algo deseado por mucho tiempo. Algo para lo que trabajaste, peleaste, ahorraste o tuviste mucha paciencia.  Así es la vida. Sin embargo, el mundo online es el terreno de la urgencia: la glorificación de la gratificación inmediata. Todo lo que puedas ofrecer inmediatamente, aumenta tus conversiones.

 

Escribir titulares que anuncian un deseo satisfecho en el instante (por ejemplo con la promesa de una descarga inmediata) es una forma de usar a tu favor el poder de la inmediatez.

 

3-  Pintar escenas con una pincelada.

 

Podés dedicarle 48hs de tu vida sin dormir a un post especial, a un opt-in o a uno de tus correos de venta. Puede estar en ellos todo tu amor y además, la aplicación rigurosa de diez motivadores de compra y del sentido de urgencia. Que si nadie abre el correo o lee tu post es lo mismo que la nada.

Un mail más perdido en la inmensidad del buzón. Todo tu esfuerzo en una papelera virtual.  Por eso es tan importante que sepas capturar la atención en pocas palabras.  Pintando escenas enteras con solo una pincelada.  ¿Cómo se hace eso? No es tan complicado como te imaginás. Tenés que encontrar la situación de vida detrás del motivador de compra. Pero veamos un ejemplo concreto. 

¿Sos mamá?

 

Entonces sabés que encontrar el momento para darte un baño con un bebé recién nacido es más complicado que ganarle los cien metros a Usain Bolt.  Pero resulta que yo vendo unos preciosos móviles con música y luces que hipnotizan bebés intensos.  Y ¡qué curioso! Cada una de las canciones programadas están pensadas para disfrutes de cinco minutos de una ducha caliente.  Para que puedas lavarte el pelo sin tener que ir a ver qué está pasando en esa cuna. O sin romperte la nuca porque saliste corriendo empapada al escuchar un llanto.

En ese caso, no estoy vendiendo un móvil de luces fabricado en China. Te vendo un momento de paz con tu conciencia y un pelo sin olor a vómito. Sorry por la elocuencia pero si tenés un bebé sabés que no estoy desmesurando.

 

Tu próximo titular que no venda un producto o servicio sino una escena de vida con la que tu cliente ideal se siente interpelado.

 

Si te entusiasmaste y querés seguir aprendiendo, te invito a leer cómo escribir contenido persuasivo para atraer lectores y dejar el rincón oscuro de la invisibilidad.

 

4-  No sé lo que quiero pero lo quiero ya.

 

Para escribir títulos persuasivos tenés que imprimirles, de alguna forma, un sentido de urgencia que incite a tu lector a actuar. Vos elegí la forma que prefieras. Podés apelar a la escasez de unidades de un producto o al tiempo limitado de una oferta pero lo cierto es que algo, tiene que decirle a tu lector que no puede esperar.

¿Por qué ? Somos procrastinadores natos.  Dejamos para más tarde lo que no nos urge. Si no nos ponen los puntos, dilatamos toda acción posible. Solo por eso, deberías aplicar la urgencia a tus titulares.  Si además se adereza el texto con una pincelada de vida que les recuerde a tus lectores que pueden perder algo valioso -un «algo» que simplifica su vida y al que no van a acceder si no actúan con rapidez- estás haciendo un buen trabajo.

 

Un titular que apela a la urgencia, que te incita a actuar en el momento, ya sea por la escasez y por la limitación temporal es más efectivo que cualquier otro titular metafórico que se te ocurra.

 

La costumbre de escribir títulos persuasivos.

 

Dicho todo lo anterior, necesito escribir algo más. Tus lectores se sofistican con el tiempo.  Cuando aprendés a escribir títulos persuasivos cifrados en torno a la urgencia, ellos pronto comprenden que es un recurso para incitarlo a actuar. ¿Esto significa que ya no actúa?  No necesariamente. Esto significa que está al tanto de tus trucos y que, en consecuencia es necesario:

 

  1. Usar toda tu creatividad para presentar nuevas variantes de los motivadores de compra y escribir escenas que expresen la vida cotidiana de tus lectores.
  2. Cumplir estrictamente con tus promesas y tus limitaciones. Este punto es fundamental, si tus lectores comprenden que no se cumple tu palabra, entonces no van a responder a tus llamadas a la acción por más urgencia que pongas en ellas.

 

Conocer los trucos para escribir títulos persuasivos es el primer paso. Ponerlos a actuar en tus textos, el siguiente. Ahora, antes de irte dejame invitarte a mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. No te vayas sin saludar y sin contarme cuál de los trucos de escritura anteriores te resulta más útil.  Tu comentario, me hace feliz.

Autor

6 Comentarios

  1. Hola! Muy buen resumen! Es verdad que hay tanta información que un resumen conciso resulta más práctico para la memoria. Gracias por compartirlo. Vi tu post en pinterest y ya me pongo a chusmearte más tus post. Saludos!!

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.