Luego de perder más dinero del que quisieras confesar en Facebook ads y de decepcionarte una y otra vez con pretendidas «fórmulas mágicas», entiendo que te cuestiones si aprender storytelling es otra de estas promesas milagrosas que no conducen a ninguna parte.

El objetivo de este artículo es contarte:

  • Por qué aprender storytelling puede transformar tu proceso de venta, creando en torno a tu marca una comunidad receptiva y comprometida que confíe en tu propuesta.
  • Una técnica simple de escritura que es posible poner en práctica sin experiencia previa en storytelling de marca..
  • Un ejercicio desmesurado para que despiertes tu espíritu narrativo.

¿Comenzamos?

¿Por qué aprender storytelling para impulsar mi marca?

La gran pregunta de quien emprende se siente a la deriva entre decenas de propuestas milagrosas: ¿por qué dedicar mi tiempo a una nueva técnica? ¿Cuáles son los beneficios de aprender storytelling cuando lo que quiero es vender mis productos o servicios?

Dejame contarte.

El storytelling es el arte de contar para… ¡son tantas las posibilidades! La finalidad tendrás a bien seleccionarla entre múltiples opciones que van desde la expresión de tu diferencial, hasta vender tus productos y servicios con naturalidad.

Entiendo. Te interesa aprender storytelling para vender sin sentir que estás presionando a tu audiencia con técnicas manipuladoras con las cuales nunca terminaste de sentirte cómoda. Dicen que son efectivas. Quizás tuviste la oportunidad de comprobar su efectividad. Pero, ¡qué querés que te cuente! Algunos espíritus desmesurados aspiramos a conectar con las emociones antes que con la billetera.

Te interesa aprender storytelling para vender porque significa reconocer la inexcusable humanidad de tu audiencia, respetar sus procesos y además, conducirla de forma natural y simple hacia la compra de un producto que ame o un servicio que transforme su vida.

Nada más lejano de la manipulación emocional que tanto te incomoda.

¿Cuáles son los beneficios de aprender storytelling para vender?

Definir tu identidad verbal y contar historias tiene múltiples beneficios para impulsar tu marca hacia la visibilidad y vender -más y mejor- tus productos y servicios. Algunos de ellos son:

  • Consolidar tu identidad de marca.
  • Crear comunidad, garantizando la fidelidad de la audiencia.
  • Generar confianza con la selección de historias narradas.
  • Diseñar procesos de venta más amables y conducidos por las emociones.
  • Transformar clientes en verdaderos embajadores de marca.

Nadie se te parece y nadie me quiere como vos… Que no vuele tu imaginación. Estamos hablando de esa mirada amorosa con la que te recompensa tu audiencia cuando se siente identificada y contenida con tus palabras. Como comprenderás, los beneficios de aprender storytelling justifican que dediques diez minutos de tu vida a escuchar el siguiente video:

La atención de una audiencia es el bien más precioso del marketing digital. Te doy mi palabra: no existe mejor forma de atraer la atención de un público frío que contar una buena historia.

¿Te cuento una?

Aprender storytelling: el ejemplo como técnica.

Si te interesa aprender storytelling, la analogía es un recurso preciso y efectivo que quiero compartir contigo. ¿De qué otra forma? ¡Contándote una historia!

Los dos hombres de mi familia, padre e hijo, tienen serias dificultades para tomar comprimidos. Cualquier madre del planeta comprenderá que, si hacerle tomar un antifebril a un niño es ya una tarea que requiere maña, cuando el niño en cuestión cierra su glotis ante la más mínima insinuación de comprimido, estamos hablando de una epopeya.

El padre, que entiende por experiencia esta dificultad, es el encargado de envolver pacientemente todo comprimido medicinal en dulce de leche. Así, dulcemente cubierto, logramos que un Camilo intenso y desconfiado tome la medicina que necesita.

En este momento, en el cual tu imaginación reclama la conexión entre este artículo y mi muy cotidiana historia, quiero que en el storytelling como en ese dulce que envuelve el comprimido difícil de tragar.

¿Por qué derrochaste tanto dinero en publicidad sin resultados tangibles? Porque estabas ofreciendo la medicina a una audiencia que cierra su glotis frente a la más mínima insinuación de comprimido. ¿Qué mejor forma de ofrecerle lo que necesita que envolverlo en dulce de leche?

Este es el poder de aprender storytelling. Este es el poder de la analogía.

¿Cómo funciona la analogía?

La clave para atrapar la atención de un lector distraído es concentrar la idea central en un «cómo se ve». Ponete a prueba. Si vas a hablar del bienestar que produce el orden en las finanzas, no me cuentes la teoría sino cómo luce quien disfruta de sus beneficios.

¿Vendés productos? Esta es tu comprimido anti-cansancio textual: tomale una fotografía imaginaria a quien recibe tu producto. O a quien disfruta del cambio que produce tu servicio. Retratá con palabras sus gestos, su forma de sostenerlo, el lugar que elige para él en su hogar y en su rutina cotidiana. ¿Cómo lo usa? ¿Qué hace con él cuando nadie lo mira?

El secreto de una buena analogía es elegir una imagen mental reconocible y coherente para quien lee, transformando en tangible, lo intangible.

Entiendo tus dudas: ¿Cuál es la relación entre la venta de mis productos físicos y contar historias para emocionar? No desistas, en este momento estás cerca de llegar a la esencia del asunto. Sin embargo, aún podemos dar un paso más para entenderlo mejor. Dejame ilustrarte cómo funciona el storytelling y la analogía con un ejemplo:

¿Por qué es efectiva la publicidad de Ikea?

En la publicidad anterior, el objetivo es exponer la variedad de muebles para terraza que pueden encontrarse en la reconocida casa sueca. Por supuesto que un catálogo con buenas fotografías es una posibilidad obvia y por lo pronto, efectiva. Sin embargo, esta historia en la cual los muebles forman parte del escenario de la narración, añade valor emocional a la presentación. ¿Por qué?

  • Que no te confundan las primeras impresiones. Lo importante en esta historia no es el pato ni el hombre sino el vínculo entre ambos. Un vínculo que inicia el viaje de transformación emocional que se proyecta en el espacio que habitan.
  • El cambio progresivo de la terraza avanza en paralelo con una forma nueva de disfrutar, ya sea en en soledad o compartiendo con amigos.
  • El vínculo, en el que la posibilidad del desapego siempre está presente, deja al personaje rodeado de belleza y con una vida nueva.

En este contexto y con un desenlace optimista, los muebles son parte de la escenografía de una felicidad conquistada. El relato es efectivo porque convoca nuestros sentimientos y anhelos y al hacerlo, nos apropiamos de la historia.

¿Sabés lo que sucede cuando la audiencia se apropia de tus historias? ¡Las cuenta! Y de esa forma un espectador se transforma en un embajador de marca. Sin saberlo. Y con placer.

¿Aún tenés dudas sobre por qué es importante aprender storytelling? ¿No? Entonces es momento de aprender a escribirlo.

Ejercicios: aprender storytelling para vender.

¿Estás dispuesta a dedicar los próximos minutos a aprender storytelling para vender? Los siguientes ejercicios tiene como objetivo que pongas los músculos del relato en funcionamiento. No voy a prometerte que diseñar una estrategia de storytelling es simple. Si voy a prometerte que es la única estrategia que realmente funciona para consolidar tu marca y hacerla crecer.

Contar historias no está reservado a algunos iniciados en el arte de narrar. Contamos historias todos los días, casi con la misma naturalidad con la cual respiramos. ¿Por qué entonces te hace sentir tanta tensión escribirlas? Dejame ensayar una respuesta posible.

Lo que nos resulta desconcertante es definir el tono para escribirlas. Por eso, esta desmesurada te propone que olvides tus prejuicios y te sientes a jugar. O a escribir, que puede ser lo mismo si tu actitud es lúdica. Aprender storytelling puede ser divertido, además de ser la mejor inversión que realices en mucho tiempo.

Vamos a darle forma a tus relatos para que descubras el tono de tu voz de marca. Luego, me contarás en los comentarios los resultados que obtuviste.

 

Aprender storytelling.

¿Por qué escribir una narración ficcional para aprender storytelling? Porque es una forma lúdica de soltar el lápiz -o el teclado como prefieras. La escritura de ficciones pone en juego tus habilidades cognoscitivas. Imaginar, adaptar, contextualizar… escribir ficción desarrolla tu vena de storyteller.

Ahora, ¿cuánta ficción puedo incluir en mi storytelling de marca? No todas las historias de una marca son representaciones de la realidad. Por supuesto que aquellas que escribas relatando el origen de tu proyecto deberían serlo. Pero otras, expresan tus aspiraciones y se proyectan hacia el futuro. Aunque son creíbles y tienen un fundamento en la realidad, no dejan de ser especulaciones sobre el porvenir.

Este último tipo de historias se pueden utilizar en diferentes contextos. Ya sea para generar entre el personal de una empresa sentido de pertenencia a una institución en crecimiento como para involucrar a tu audiencia, llevándola a imaginar un escenario futuro en el que se encuentran su deseo y tu marca. Dicho esto, veamos tres ejercicios desmesurados.

La rebelión de los objetos.

Nos observan con su silenciosa mansedumbre de esclavos eficientes. Los objetos que nos rodean son personajes secundarios en nuestra vida cotidiana y, únicamente descubrimos cuánto los necesitamos cuando fallan o se descomponen. Quiero que pienses en ellos preguntándote: ¿qué pasaría si los objetos de mi casa se rebelaran?

Algún día tengo que contarles el periplo de mi computadora rota en la víspera de mi primera campaña de de lanzamiento. Por un momento, llegué a pensar que esa caja negra albergaba oscuros sentimientos hacia mí.  Aunque sos una persona sensata que comprende que una computadora no es la antagonista cruel de tu telenovela personal, vas a escribir una historia de pasión y rebelión con tu objeto preferido. El más necesario de la casa.

¿Qué sería de nosotras sin heladera? ¿Cuál sería nuestra esclavitud sin lavarropas? Antes de llegar a una visión apocalíptica quiero que comiences a escribir pensando en las siguientes preguntas:

  1. ¿Qué pasaría si «tu objeto» dejara de funcionar indignado por el abuso al que es sometido?
  2.  ¿Qué consecuencias tendría en tu vida?
  3.  ¿Cuáles son las denuncias de «tu objeto»?
  4.  ¿Cuáles serían sus reclamos para ponerle fin a la rebelión?

Respondidas estas cuatro preguntas, tu tarea es escribir la carta de protesta con la cual «tu objeto» renuncia a su funcionalidad, exigiendo nuevas condiciones de vida. Siguiendo tres pautas fundamentales:

  1. Aplicar el formato de carta.
  2. Usar al objeto como narrador.
  3. Pintar detalles siguiendo los 4 principios de las historias de éxito.

¿Querés añadirle imagen y movimiento a tu relato? Para narrar una historia poderosa en formato audiovisual, podés experimentar con Pow Toon. Atención: no me responsabilizo de las horas que dediques a esta herramienta procrastinando tareas urgentes e importantes. Estás sobre aviso.

Sin prejuicios para contar.

Puede leerse simple y poco trascendente este ejercicio de personificación. Sin embargo, en el proceso de aprender storytelling para comunicar tus valores de marca, los ejercicios de personificación o prosopopeya tienen un rol esencial: nos obligan a desautomatizar el pensamiento y observar la realidad con una mirada diferente.

Si luego de escribir querés compartir conmigo tu historia, para mí va a ser un placer leerla. Pero antes de irte, contame en los comentarios cuál es tu mayor desafío en el momento de contar para conectar emocionalmente con tu audiencia.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.