Tu tienda online necesita cariño. Si dedicaste tanto tiempo a pensar tu logo, ¿por qué dejarías al azar tus textos? En este artículo quiero contarte cinco sugerencias desmesuradas para que escribas descripciones de productos que venden. Y seducen a tu audiencia con la magia de las palabras. Sí, lo sé. Desmesuré.

Sin embargo, más allá de mi desmesura se esconde una verdad indiscutible: los textos de tu tienda online no pueden ser escritos al azar.¿Te suena la palabra branding?  El branding es la construcción de tu imagen de marca y no se limita a los colores y las formas de tu web o tu tienda online. Estás haciendo «branding» con tus textos incluso sin tener conciencia de ello. ¿Y si empezás a pensar tus textos con más amor? ¿Sí? Entonces te propongo seguir leyendo.

 

Te cuento 5 estrategias desmesuradas para que escribas hoy mismo descripciones de productos que venden en tu tienda online.

 

Escribir descripciones de productos que venden.

 

Seguramente, hay sugerencias que ya estás poniendo en acción. ¿Ya pensaste en quién es tu cliente ideal? Si no lo hiciste aún es la primera deuda para con tu negocio. Hasta que no definas el retrato de tu cliente, tus descripciones van a tener muy poco salero. Si es necesario, antes de escribir descripciones de productos que venden, repitamos este mantra:

 

Escribir para todos es escribir para nadie.

 

Cuando en tu mente bailan cientos de imágenes de posibles clientes, las palabras se te escapan. Tu prosa suena imprecisa, confusa. Cuando sabés a quién le estás escribiendo tus textos son un láser.  Con esta información muy clara, vas a hacerte las siguientes preguntas:

 

1- ¿Por qué mi cliente ideal compraría este producto? ¿Es un producto funcional o un «objeto de deseo»?
2- ¿De qué forma mi cliente usaría este producto?
3- ¿Cómo se siente mi cliente antes de comprar? ¿Y después de tener en su poder este producto?

 

Ilustrar con el ejemplo.

 

Para ilustrar el último punto, veamos un ejemplo simple pero muy verosímil. No sería extraño que una madre que aún compra pañales sienta ciertos reparos de invertir mucho dinero en una pieza de joyería o una cartera bordada a mano. A fin de cuentas, en su vida prevalecen prioridades que hacen que la cartera luzca como un capricho.

Tampoco sería extraño que, luego de acceder a ese objeto de deseo en un impulso (de esos que comienzan con un «yo me lo merezco») sienta culpa. Las 24hs posteriores a una compra por impulso son el tiempo en el cual existen más posibilidades de devolución por arrepentimiento. Una devolución que nada tiene que ver con la calidad o la funcionalidad del producto.

 

Tus textos tienen que estar preparados tanto para trabajar con las objeciones iniciales como para minimizar el riesgo de devolución de una madre culposa.

 

Dicho esto, seguimos adelante con los cinco tips para escribir descripciones de productos que venden.

 

5 tips para escribir descripciones de productos que venden.

 

El pilar de una presentación persuasiva es comprender que contando las características de tus productos no vas a llegar muy lejos. ¿Ya leíste antes que  las personas no compramos datos sino beneficios? Es totalmente cierto -si acaso te quedaban dudas. Por eso es tan importante que respondas reflexivamente las preguntas que te propuse antes. Para escribir descripciones de productos que venden, primero es vital definir cómo cambia la vida de tu cliente al comprar tu producto, en hechos concretos y en su satisfacción emocional.

Por supuesto, también es imprescindible que sepas expresar esta transformación en palabras o que cedas la voz a tus clientes satisfechos para que cuenten cómo se sintieron al acceder a tus productos o servicios.

 

1-  Qué no puede faltar en las descripciones de productos que venden.

 

Antes de perderte en detalles, acordemos cuál es la información que no puede faltar en la descripciones de tus productos:

 

  • Precio.
  • Garantía.
  • Protocolo de compra.

 

Sin duda no puede faltar el precio. ¿No? En el caso de que corresponda es necesario aclarar a qué cantidad de productos corresponde ese precio. Podría contarte decenas de historias que ilustran lo que cuesta hacerle entender a los compradores el precio «por banderín» en una guía de banderines.

Otros dos aspectos que no pueden faltar son la garantía  -en el caso de que la ofrezcas- y la descripción del protocolo de compra. Dicho de otra forma: contale a tu cliente qué va a pasar luego de que compre hasta que llegue el producto a casa. No ahorres detalles respecto al itinerario del producto y los lapsos de tiempo para que consolide su confianza en tu marca.

También deberías contarle a tu cliente qué puede esperar de vos y tu tienda en el caso de que se arrepienta, no se sienta conforme con lo que adquirió o no llegue en las condiciones adecuadas. Aunque te propongo un 100% de garantía para tus productos o servicios, entiendo que no siempre es posible. En ese caso, estudiando cuáles son tus posibilidades podrías establecer una garantía limitada en el tiempo, por ejemplo: 30, 60, 90 días.

 

2- Un producto, una descripción.

 

Este es el momento en el que se te caen las medias. Sí. Vas a tener que escribir tantas descripciones como productos tengas en tu tienda online. Pensá en los siguiente: si tus descripciones son idénticas, el lector pronto deja de leer y quizás se pierde información importante que corresponde a un producto y no a otro. Me entero que hacés «copy-paste» y te persigo en los sueños.

 

3- Descripciones de productos que venden bien simples.

 

Tu descripción puede tener distintos niveles:

 

  • Un nivel muy concreto en el que desarrollás las características fundamentales del producto.
  • Una descripción de las que dejan la huella de tu identidad verbal.

 

Incluso podrías plantearte ser más específica. ¿Cómo? Escribiendo una presentación muy visible con los datos fundamentales del producto (tamaño, color, textura) y en una «pestaña expandible» otros detalles que consideres importantes. Si todo esto está escrito con una fuente que «se ve» y además se entiende, mejor aún.

 

Dejar huella con tu identidad verbal significa elegir un campo semántico que identifique el estilo de tu marca y logre contar la historia detrás del producto.

 

Suena más complejo de lo que realmente es.  Tu campo semántico es la lista de palabras asociadas a tus valores de marca. Aquellas ideas o conceptos con los que quisieras que te asocie tu audiencia: atrevida, clásica, irreverente, conservadora. Cada marca tiene su personalidad y en torno a ella un conjunto de palabras que la definen y están en consonancia con las imágenes, los colores, la presentación, el envoltorio, etc.

 

4- Utilizar imágenes sensoriales.

 

Los adjetivos hay que usarlos con cuidado. Siempre inclinate por aquellos que describan sensaciones visuales, auditivas, olfativas o táctiles. ¿Qué tenés que evitar? Los juicios. «Hermoso», «elegante», «fino» son todos juicios subjetivos y si bien usarlos no es necesariamente un error siempre es un riesgo.

Con un cliente ideal muy definido y segmentado podrías confiar en una supuesta comunidad de valores representadas por las palabras. De todos modos mi sugerencia es reservar estas formas de valoración y preferir adjetivos calificativos menos comprometidos que hagan referencia al color, la textura, etc. Si una cartera es de  Eco cuero blanco, podemos discutir el matiz de blanco del material, pero no hay dudas de a qué color nos referimos.

¿Te cuento otro detalle? La posición de los adjetivos en un texto tampoco es inocente. Un adjetivo escrito antes del sustantivo suele ser explicativo y tener una intención descriptiva. Mientras tanto, un adjetivo pospuesto -o escrito luego del sustantivo- es una especificación, puesto allí para delimitar el alcance del sustantivo. En el ejemplo anterior, de todos los posibles tipos de cuero, el  de mi cartera imaginaria, es ecológico (descripción) y blanco (especificación).

 

5-  La llamada a la acción.

 

Tu llamada a la acción puede ser todo lo sofisticada que desees. ¿Qué te propongo con toda mi desmesura? Un botoncito bien visible y llamativo con la expresión «Comprar ahora». Divina tu tienda en colores pastel, pero: ¿se ve el botón de compra? No. No es un detalle menor. Si la descripción de tu producto es seductora, el lector va a buscar con la mirada dónde comprar.  ¿Te parece el momento para medias tintas o expresiones sugerentes?

 

Para tu botón de compra, elegí un color que contraste con el fondo de la tienda y dentro del botón escribí una orden directa. Nada de sugerencias porque te da pudor la palabra «comprar».

 

¿Ya estás pensando en cómo escribir para tu tienda? Si te interesa profundizar en el tema, te sugiero reservar 45 minutos de tu tiempo para escuchar la siguiente clase abierta:

 

O, si querés seguir leyendo sobre cómo las palabras pueden ayudarte a vender más y mejor, te invito a visitar: Mejorar tu estilo de escritura: 5 tips desmesurados.

Antes de irte, contame cuál de los tips anteriores vas a usar para escribir descripciones de productos que venden, consolidar tu imagen de marca y disfrutar de tu negocio online. Es un placer escucharte y continuar el diálogo en los comentarios.

Autor

7 Comentarios

  1. Hola Paula,

    Me gusta este nuevo enfoque de describir productos en una tienda online. Si lo pienso como consumidora, he visto auténticas catástrofes a la hora de describir un producto. De hecho, suelen ser asépticas, sin pizca de color, de sabor o de emoción. Parece que no sea importante, porque cuando las personas tenemos una necesidad, entramos, compramos y listo.

    Sin embargo, creo que dar una imagen distinta, con una descripción que ayude al consumidor que está por comprar, que le sorprenda, incluso le evoque alguna emoción es una diferenciación que no sólo puede llevar a una venta puntual, sino a que el cliente repita.

    Un saludo enorme.

  2. ¡Hola Paula!
    
De los puntos que nos detallas, me ha encantado el punto 4: utilizar imágenes sensoriales. Considero que hacerlo es dar en el clavo, recurrir a una referencia que, aunque subjetiva, siempre es más clara y va directa a las sensaciones.

    Un abrazo

  3. Me encanta las preguntas que planteas, porque si no conocemos las necesidades de nuestros nicho rara vez nuestros productos tendrán venta.
    Me encanta lo de aplicar la llamada de acción y describir los productos, sin duda alguna son puntos esenciales.
    Ay, que mal cuando nos creemos que nuestro servicio es para todo el mundo. Un placer leerte .
    Saludos.

  4. Estoy cual primer día en el Colé; estrenando cuaderno. Escribiendo los tips para que mi «Fuego lento» venda el servicio para eventos. Perniles y no como los del resto, los míos son ahumados y con salsas de distintas etnias. Todo gourmet. Quiero resaltar y por eso estoy acá. Anotando, reteniendo info, instruyendome, soñando y ya queriendo que de sus frutos para comprarme una camioneta ( soy soñadora nata y narcisista ja!) Amé eso de la descripción con mi identidad verbal. Es lo que voy a aplicar. Recién estoy en instagram, pero creo que se vendería mejor por face, o no sé. Decís que el cange de ig me llevará a la ruina(?) Todo eso y más tengo dando vueltas por la cabeza. Ah! Y necesito una desmesurada escritura para mi desmesurado emprendimiento. Quiero ser una de las mejores y pero que siempre elijan mis productos, mis sabores a madera.

    • Hola Andrea! Facebook es la opción más popular para compartir contenido. Pero tanto en Facebook como en Instagram, podés atraer a los clientes que te interesan compartiendo, por ejemplo, recetas que pueden hacerse con tus productos y salsas. En IG, es de rigor contar con fotos muy atractivas y en Facebook, videos muy cortos que muestren tus productos. En ambos casos, el texto termina de definir la identidad de marca.

    • Todo un mundo para comenzar Andrea: respirar profundo e ir haciendo tu propio camino sin dejarte llevar demasiado por trucos o tips infalibles. Creo que nada te evita el proceso de crecer a tu ritmo. Besos

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.