Inicialmente, La Desmesurada era un espacio anónimo, sin rostro ni rasgos de identidad.  No había una página «Sobre mí»  y nunca consideré utilizar una fotografía personal. Con este panorama, imaginarás que diseñar objetivos para el blog no estaba entre mis inquietudes.

Mi blog era un archivo de imágenes atractivas con textos breves y poca gracia. Mi primer post estuvo dedicado a una biblioteca con forma de árbol y el último -de aquella primera etapa- a un CD reciclado. Sin embargo, la decisión de escribir un blog de marca, para posicionarme profesionalmente, transformó aquel espacio sin objetivos en mi emprendimiento online. En este post, te cuento lo que deberías saber antes de diseñar objetivos para el blog de marca que estás escribiendo.

 

Objetivos para el blog

 

Antes de diseñar objetivos para el blog.

 

Si estás pensando en escribir un blog para aumentar la visibilidad online de tu marca, entonces, las siguientes ideas van a enfocar tu impulso inicial y pueden transformarse en el punto de partida de tu nueva estrategia de crecimiento.

 

1- Ganar dinero no es un objetivo.

 

Un proyecto personal con aspiraciones necesita una presencia online coherente. Determinar objetivos para el blog es tan personal como definir tu lista de deseos al final del año o encontrar un propósito vital. ¿Qué puedo sugerirte al respecto?  Puedo contarte lo que no debería ser el objetivo para el blog de tu marca.

 

El objetivo de un blog de marca nunca es «ganar dinero»  sino atraer una audiencia interesada en tus productos y servicios.

 

Vos decidís qué querés hacer con esa audiencia y a dónde querés dirigirla después de leerte. Ganar dinero con tu blog es una consecuencia. La consecuencia de dirigir a la audiencia adecuada a tu tienda online o página de servicios. El blog es para conectar, ofrecer información, inspiración y contar historias.

 

2- La tendencia crafter.

 

Ser autodidacta es un desafío atractivo. De hecho, considero necesaria una etapa inicial de experimentación con las herramientas, porque te ayuda a entender qué es necesario y qué no lo es.  Ahora, para obtener un diseño profesional, optimizar la visibilidad de tu marca o nutrirte de la experiencia de quienes ya recorrieron el camino, vas a necesitar ayuda. Es más un capricho o un lujo que no podés permitirte.

 

Recibir ayuda te ahorra tiempo, dinero y disgustos. Lo aprendí de la forma difícil.

 

Si querés crecer sostenidamente, confiá en otros profesionales para aquellas áreas en las que es imprescindible experiencia o un conocimiento específico. También para aquellas tareas que no están en tu zona de genio. Cuando tu blog es parte de la imagen de marca que te interesa proyectar, date el permiso de experimentar y aprender lo que es necesario. Pero luego,  que cada cual haga, lo que le sale mejor. Suena lógico ¿no?

 

3- El temita de la socialité.

 

Las redes sociales son más importantes de lo que imaginaste hasta el momento.  Son amplificadores de tu contenido y lo hacen circular entre un auditorio interesado en tus palabras.  Para ser honesta, no soy el tipo de persona de redes sociales. Pero reconozco su valor y te sugiero que consideres lo siguiente.

 

Para diseñar tus objetivos es más importante ser selectiva que abarcarlo todo.

 

¿Qué quiero decir con esto? Es primordial elegir cuáles son las redes sociales en las que te conviene tener presencia. No puedo afirmar de forma general cuáles son las redes sociales más convenientes. Sin embargo, de algo tengo certeza -aún desconociendo tu marca-, no es en todas. Elegí sabiamente, de lo contrario tus días se pueden transformar en una carrera sin sentido por aprender todos los secretos de cada plataforma.

 

4- Orden y progreso.

 

Si querés disfrutar de tu blog sin presiones ni corridas de último momento,  establecer un orden de temas y publicaciones te permite consolidar una rutina clara para  trabajar y ofrecer certeza quienes quieren leer lo que compartís. Esto no significa que calendarizar tus contenidos es imprescindible pero sin dudas, vas a pasar mucho menos estrés.

 

¿Sabés cuánto estrés te ahorra tener una lista de temas en los cuales basar tus contenidos? Ya te lo digo: mucho. Te ahorra mucho estrés.

 

¿Querés organizar tus contenidos en un calendario de publicaciones coherente?  Entonces, te sugiero leer este post: Cómo crear tu calendario de publicaciones.

 

¿Cómo diseñar objetivos para el blog?

 

Cuando por primera vez establecí un objetivo específico para el blog que estás leyendo, fue un proceso más complejo de lo que esperaba. La idea rondando en mi cabeza era ofrecer contenido diferencial y aunque le daba vueltas, no encontraba la respuesta.

Después de mucho pensar qué podía ofrecer, llegué a la más obvia de las conclusiones: aquello que forma parte de mi vida personal y profesional sin discusión es la escritura. Soy aficionada a muchos temas pero mi profesión son las letras.  Esta revelación tardía transformó mi vida.

No puedo asegurarte cuánto tiempo va a tomarte definir tu propósito. Tampoco cuál es la mejor forma de enfocar el contenido de acuerdo a tus productos. Sin embargo, sí puedo orientarte respecto a los objetivos que deberías perseguir con tu blog para que crezca sano desde sus fundamentos. Quizás ya escuchaste anteriormente hablar de objetivos SMART. Si aún no sabés a qué refiere esta sigla te recomiendo leer el siguiente artículo: Cómo definir objetivos SMART. Con esta guía como filtro de tus objetivos, permitime contarte algo más.

 

Tres sugerencias desmesuradas.

 

 

1- Acotar objetivos.

 

Es probable que uno de los primeros objetivos en los cuales pienses sea aumentar el tráfico en tu blog. ¿Me permitís ofrecerte una sugerencia? Una formulación de ese tipo es demasiado amplia.  Es necesario que la acotes al máximo. Determinar una cantidad de lectores y una fecha para obtenerlos es mucho más específico.

 

Aquí, viene mi observación: no importa a cuántos lectores quieras alcanzar. Los números no tienen sentido si no definiste qué vas a hacer con ellos y cómo te interesa que actúen en tu web.

 

2- Crear una comunidad fuerte.

 

Algo más importante aún:  también deberías considerar qué querés que sientan los lectores que lleguen a tu blog. Crear comunidad es más relevante que generar tráfico, ya sea orgánico o pago. Si volviera a empezar un blog desde cero, me enfocaría en transformar el tráfico que voy adquiriendo de las redes sociales en una comunidad. Existen diferentes formas, la más popular es construir una lista de suscriptores.  También podrías considerar:

 

  • Un grupo de Facebook, para enviar notificaciones diarias y anuncios de nuevos contenidos en tu blog.
  • Un espacio de trasmisión en vivo, para consolidar el compromiso de tu audiencia.

 

Este es un tema extenso y sobre el cual tengo una opinión poco convencional, así que te sugiero investigar y tomar tu propia decisión al respecto. De nada sirve que te propongas crear un grupo o trasmitir en directo si estas acciones no están orientadas a cumplir con tus objetivos, nutriendo tu blog.

 

3- Divertirte en el proceso.

 

No dejes de divertirte en el proceso de cumplir tus objetivos. Al definir metas, corremos el riesgo de obsesionarnos con los logros que tenemos pendientes. Ocasionalmente -con suerte solo «ocasionalmente»- olvidamos que esa tensión, se siente en cada texto que escribas. Si el blog no te divierte, dejalo de lado y enfocate en otra estrategia de promoción. No está escrito en ninguna tabla sagrada que un blog sea  una condición inapelable para hacer crecer tu marca.

Con las ideas anteriores, estás en condiciones de comenzar. Contame en los comentarios cómo diseñás vos misma objetivos para el blog de tu marca y cuáles son las estrategias que te resultan funcionales para cumplirlos. Soy toda oídos.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.