Este es un artículo dedicado a quienes tienen objeciones. Sí. A quienes no ven por qué habrían de tener un blog para su marca comercial o personal o a quienes piensan: quiero un blog pero no sé cómo escribirlo. 

Claramente, no es un problema de hedonistas. El hedonista escribe porque lo siente como un placer y una necesidad de comunicación. Le tiene sin cuidado aumentar el tráfico porque lo que verdaderamente disfruta es crear, escribir y compartir. También quiere visitas y comentarios -lo único que evidencia que no escribimos al vacío- pero cuando logra una pequeña comunidad de lectores fieles y afines a su pasión, vive feliz y en paz con su blog.

¿Es tu caso? Entonces te sugiero seguir a tu aire, escribiendo de la mejor forma que puedas para comunicar tus ideas. Distinto es cuando tu blog tiene como objetivo hacer más visible tu marca de productos o tus servicios profesionales. En ese caso, escribir un blog es parte de tu estrategia de marketing y dejame confirmarte que una de las buenas. ¿Te cuento por qué lo sé? Como todo lo que escribo, por experiencia.

 

Quiero un blog pero no sé cómo escribirlo: aprendé en este post 3 estrategias de storytelling para iniciar tu primer blog sin miedo de escribir sobre lo que te apasiona.

 

Quiero un blog pero no sé cómo escribirlo.

 

Voy a suponer por un segundo que ésta es tu mayor preocupación. Que te abruma la idea de asumir un compromiso semanal de publicación  en tu, ya de por sí, complicada agenda de tareas rutinarias. O que te faltan referencias sobre cuál tiene que ser el tono, la extensión de los post, cuándo publicar y en dónde promocionar.

De pronto ya estás escribiendo un blog, pero descubriste que una cosa era crear artículos por placer y otra muy distinta esto de tener aspiraciones y un propósito profesional por cumplir. Entonces, te presento cuáles son tus dos opciones:

 

  • Contratar un profesional que, de acuerdo a tus objetivos, establezca un calendario de publicaciones y responda a él con la frecuencia que decidan.
  • Embarrarte las manos de palabras y escribir para tu audiencia.

 

Contratar un redactor profesional es una posibilidad válida. Existen páginas de contratación como Workana en las cuales los profesionales, luego de leer tu propuesta y enviarte una oferta, se comprometen a escribir en determinado lapso de tiempo. Este arreglo puede incluir post en el blog y los medios sociales para que cumplas con tu calendario editorial.

Personalmente, prefiero la segunda opción. No porque considere que tiene menos valor informativo un blog escrito por un profesional sino porque el profesional puede amar la escritura pero no necesariamente el tema que se le propone. Quien tiene un proyecto personal que compromete su pasión y su habilidad, deja en la escritura mucho más que palabras. Y eso, los lectores lo sienten.

 

Quiero un blog pero no sé cómo escribirlo o promoverlo

Que se entienda bien: lo anterior no es un alegato para que lo hagas todo por tu cuenta. En ocasiones es más que necesario contratar un profesional. Para el diseño de marca, tanto en la estética visual como en la identidad verbal, contar con la ayuda de un experto es un alivio. Si al iniciar mi proyecto hubiera comprendido la importancia contar con la ayuda de alguien con más experiencia, sin duda todo habría sido más sencillo. Esta experiencia ya la compartí en: ¿Necesito un mentor de negocios?

Si estás pensando: quiero un blog pero no sé cómo escribirlo, antes deberías considerar lo siguiente: un blog es tu forma directa de contacto con una lectora que puede interesarse por tu trabajo. ¿No vale la pena esforzarse por darle tu sello personal? Bien podrías dedicar una hora diaria a tu plan de contenidos, hacer un ejercicio de escritura y programar tus post.

Claro que es posible. Es una hora menos de televisión. 60 minutos en ese limbo hogareño previo a irse a dormir. La hora del almuerzo en la oficina. Yo no trabajaba precisamente en una oficina pero tengo claro el valor de estos minutos y cómo aprovecharlos. O la alarma del despertador sonando con anticipación.

 

Necesitarías algo de silencio porque escribir requiere de cierta tranquilidad y si te están reclamando el informe o la cena, complicado. Sin embargo, vale la pena. ¿Te animás a intentarlo?

 

Si no tenés interés, si no te cuestiona  esta formulación: Quiero un blog pero no sé cómo escribirlo. Acaba de terminar este artículo para vos.

 

 

Invitaciones finales.

 

Me imagino. Querés más detalles. Ya entendiste que escribir un blog es importante para tu marca, en el webinar anterior vas a encontrar el cómo. Cómo aplicar el storytelling para responder todas tus dudas. Estás solamente a un click, ¿qué estás esperando?

En el caso de que prefieras seguir leyendo, permitime una sugerencia: Cómo usar el storytelling para potenciar tu marca. O, en el caso de que prefieras tener la oportunidad de consultarme en tiempo real, te invito a mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí comparto información que no vas a encontrar en mis artículos. Te espero dentro.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.