Quizás, en este preciso momento, el storytelling te resulte un anglicismo desconcertante, pero es más que una moda pasajera que promete alcanzar el umbral dorado del éxito online.  El storytelling en el marketing es una de las estrategias más efectivas para comunicarte con tu audiencia. Veamos por qué.

Ser humano es construir sentido. De hecho, somos el único animal que diseña historias para sostener sus redes de significado. Vivir en un mundo articulado en torno a una trama de ideas que podemos defender o denostar no solo es más sencillo sino que es más reconfortante. ¿Por qué? Porque lo que puede contarse -aquello que se reduce a palabras- nos produce sensación de seguridad.

 

Todo lo que puede decirse con palabras y articularse en un relato no es otra cosa que storytelling: una historia que contamos una y otra vez para darle sentido a lo que nos rodea.

 

4 principios del storytelling en el marketing para diseñar historias exitosas y ganar un espacio en la memoria -y el corazón- de tus clientes.

 

Storytelling en el marketing.

 

Contar historias no solo está codificado en nuestro genoma. Estamos preparados para escucharlas. Detrás del anglicismo de moda, hay una actitud vital: contar para dotar de sentido al mundo que nos rodea. Escuchar relatos para entenderlo mejor. Aunque en ocasiones, los relatos incomodan.

Esa incomodidad creada por el storytelling abre cuestionamientos que permanecían escondidos. Te deja en la posición fascinada del niño que escucha su cuento antes de dormir. Leyendo un relato, te habitan simultáneamente el desconcierto y la sospecha.  Leer o escuchar una historia, te llena de emociones. Las suficientes como para querer saber más.

 

El poder del storytelling es habitarte de tantas emociones como para que necesites -casi físicamente- conocer el desenlace de la historia.

 

Contar es una de las habilidades necesarias para entretener, convencer, enamorar.  Aún hay más.  Quiero que pienses en todo este poder de la narrativa, enfocado en:

 

  1. Consolidar tu marca personal.
  2. Crear de confianza en tu audiencia.
  3. Persuadir de los beneficios de tus productos y servicios.

 

¿Pueden las estrategias narrativas aplicarse al mundo profesional y ayudarnos a tener más éxito comunicando más y mejor? Por supuesto. Imaginate disponer de todas las herramientas del relato para diseñar la trama más apasionante: tu experiencia de marca. Este, es el objetivo del storytelling en el marketing.

 

Explorando el storytelling en el marketing.

 

A partir de hoy, tu propósito es transformarte en guionista de tu propia marca profesional para:

 

  1. El trabajo de hormiga: contenido puro y duro para expresar y exponer tu conocimiento frente a los ojos de quien lo necesita para transformar su realidad.
  2. El trabajo de león: enfrentar con la valentía de un caballero andante los episodios de lanzamiento y crecimiento de tu marca a puro storytelling.

 

Para ello es de rigor que comiences diseñando la historia más importante de tu marca: la tuya. Antes de comprarte lo que sea que quieras vender, van a comprar tu historia La subjetividad es el eje de la persuasión, aunque te produzca una pereza infinita pensar en ser protagonista de tu relato de marca. ¿Listo? ¿Empezamos a contar?

 

4 principios de storytelling en el marketing.

 

¿Por qué alguien dedicaría su tiempo a escucharte? La respuesta es simple: las personas te conceden su atención tus palabras van a resolver una incomodidad. Con los siguientes 4 principios del storytelling en el marketing vas a despertar la necesidad de escuchar.

 

Primer principio: Conocer a quién le hablo.

 

Lo sabés mejor que yo, definir a tu lector-cliente ideal es el primer paso en el proceso de diseño de cualquier texto que quieras escribir. Comunicar es conocer: conocer a quien me escucha, sus necesidades y deseos.  Si aún no diseñaste el retrato de tu lector-cliente ideal, te sugiero leer: 5 pasos para definir a tu cliente ideal.

 

Segundo principio: Conocer a mi oponente.

 

El eje de toda narración es el conflicto: la oposición entre dos fuerzas reales o imaginarias. Por supuesto, también puede comprenderse como la oposición entre personajes antagónicos. Cuando quieras contar tu propia historia, tenés que tener muy claro quiénes son tus oponentes. Para realizar este análisis, vas a cuestionarte:

 

¿Cuáles son las fuerzas que impiden que tu lector-cliente resuelva su problema?

 

Un ejemplo concreto: querés promover tu franquicia de gimnasios o tu servicio de «Personal trainer».  En este caso, tus oponentes no solo son otros gimnasios o entrenadores locales sino esa fuerza que nos mantiene pegados a un sillón ingiriendo grasas saturadas mientras hacemos zapping o chequeamos Facebook.

Tu oponente es el sedentarismo favorecido por el ritmo vertiginoso e irreflexivo de la vida contemporánea en las grandes ciudades. En ese sentido, la construcción de tu relato comienza con una potente carga inspiracional porque antes de endurecer los glúteos de alguien, tenés que despegarlos de su sillón.

 

Tercer principio: transformar hechos en detalles.

 

Para levantar un culete del sillón vas a necesitar algo más que buenas intenciones, mi pequeño saltamontes. Jamás me escucharás negar que los hechos y los datos numéricos son argumentos con fuerza persuasiva pero… la fuerza centrípeta del sillón está por encima de la fuerza de los porcentajes.

¿Qué podés hacer para «ganarle» a tu oponente? Contar detalles. O, si querés verlo de forma artística: pintar escenas. Pensá lo siguiente, vos no vendés ejercicio para «gorditas culposas» estás ofreciendo la satisfacción de caminar relajada hacia la orilla en un bikini metalizado (¿flaccidez? ¿Qué es eso?).

 

Cuarto principio: Moraleja time.

 

Quien tiene una historia, tiene una moraleja. Es el cuatro principio del storytelling en el marketing. Atención, este aspecto es sumamente importante: no es que «érase una vez la historia y en ella introduje una moraleja». Todo lo contrario, primero se construye el mensaje para compartir -una moraleja- y en torno a este mensaje se construye la historia. El centro es el mensaje y el relato es tu estilo personal para contarla.

 

Tu historia puede contar errores y fracasos. Podés sostener el alma de tu lector en un hilo de angustia por un segundo, pero tu mensaje final siempre será de superación personal.

 

Tu moraleja siempre es un mensaje positivo de los que alientan a sentir esperanza. ¿Quéres ver en acción los principios del storytelling en el marketing? Este video es mucho más que una invitación a tomar cerveza.

 

Y ahora ¿cómo sigo?

 

¡A escribir! Es momento de diseñar el texto base de tu storytelling en el marketing y luego, aprender a usarlo de 7 formas diferentes con el siguiente artículo:  Antes de despedirte de este espacio de desmesura, te invito a formar parte de mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí vas a encontrar muchos más trucos para aprender cómo escribir tu propio relato.

Además, me encantaría que me contaras los comentarios cuál de los cuatro principios del storytelling en el marketing vas a aplicar hoy mismo en tus historias para conectar emocionalmente con tu audiencia. Tu comentario siempre es bien recibido porque dialogar, también es una de las formas de construir historia.

Autor

Escribir un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.