Categoria

Escribir un blog

Categoria

Cuando pulsaste el botón de publicar, todavía queda un largo trecho por transitar para que tu texto cumpla su ciclo obteniendo visibilidad para tu blog.  Si tu blog es muy reciente, el tráfico que podés obtener orgánicamente es limitado. En este sentido, compartir tus publicaciones en redes sociales debería ser un ejercicio cotidiano en tu plan de marketing semanal.

En este artículo te cuento qué beneficios puede ofrecerte Google+ y cuáles son las precauciones que tendrías que tomar al compartir tus publicaciones en esta red.

 

Visibilidad para tu blog con Google Plus: ventajas y desventajas de esta red para aumentar el tráfico de tu blog.

 

Visibilidad para tu blog con Google+.

 

El uso social de las redes mueve millones de personas diariamente. Podemos detestar las cadenas, los mensajes  y los  chistes vulgares en Facebook. Pueden enervarte los mensajes irrelevantes en Twitter o quienes usan Google+ para compartir cientos frases inspiradoras adornadas con brillos y cascadas que fluyen. Tenés todo el derecho.

Pero, cuando tu objetivo es obtener visibilidad para tu blog, las redes sociales son necesarias.  En este post, miramos de cerca a la niña mimada de Google: Google+. Una red social ambiciosa y nutrida artificialmente de usuarios. ¿Por qué digo esto? Durante mucho tiempo, el solo hecho de tener una cuenta de gmail te obligaba a crear un usuario en Google+. Lo cual generaba  usuarios fantasma que accedieron a crear su perfil sin otro interés que acceder a la cuenta de correo.

Independientemente de este hecho es un espacio que puede ser muy beneficioso para tu blog si aprendés cómo usarlo porque tiene tantas ventajas como desventajas.

 

Ventajas de Google+

 

  1. La primera de sus ventajas y la más notoria es que pertenece a Google y los post compartidos adquieren con rapidez visibilidad en este buscador. Una ventaja simple de comprender para quienes no tenemos grandes conocimientos de SEO y buscamos posicionar nuestro blog de forma orgánica.
  2. A su vez es un espacio que te ofrece la posibilidad de sumarte a comunidades de intereses. Participando en estas comunidades, se consolida con rapidez un grupo de lectores para tu blog de la misma forma que una serie de vínculos con quienes tienen las mismas inclinaciones y gustos.

 

Cinco consejos básicos para usar Google+:

 

¿Qué consejos puedo ofrecer respecto a esta red social? Como siempre, voy a escribir anclada en mi experiencia. O dicho de otra forma, lo que escribo a continuación es tanto una opinión como el fruto de la experiencia de uso. Hecho el descargo anterior, entro en materia.

 

1 – Tener un perfil activo sea cual sea el tema de tu blog.

 

Sea cual sea el tema de tu blog te conviene estar en Google+ ya que es una de las fuentes más generosas de tráfico inicial. Pero tampoco te lances a ciegas. Quiero que comprendas que personalizar tu perfil con un poco de esmero es esencial. Como ejemplo, te dejo el enlace a mi perfil.

No olvides usar una foto personal y completar el apartado de información con datos y detalles que se vinculen con tu blog, tu formación y tus intereses. No se trata de exponer tu biografía completa y al pormenor para Google. Claro que no.  Quiero que pienses de forma práctica: muchos de los comentarios que realices en otros perfiles e incluso en otros blogs, quedan asociados directamente con tu perfil de Google+. En consecuencia, la probabilidad de que un lector llegue primero a este perfil que a tu blog, es sumamente alta.

 

¿Cuál sería tu reacción si te recibe un perfil sin personalizar?

 

No es necesario hacer un esfuerzo extremo de imaginación para visualizar el efecto que produce esa figura celeste y siniestra como foto de identificación y la imagen de portada de origen. ¿Es la primera impresión que te interesa proyectar? Pensá en lo siguiente:

  • Es más sencillo retener una foto personal que un logo llamativo.
  • El hecho de ser «reconocido» por tu imagen implica mayor confianza en tu perfil e interés por tus publicaciones.

Por este motivo quiero que reflexiones al respecto y definas una postura. Cada decisión respecto a tu perfil comunica: si elegís usar tu foto o tu logo,  si seleccionás un avatar o la imagen de tus hijos, tus mascotas o tu familia en pleno. Sin olvidar el texto de presentación que puede ser un imán o un repelente, como prefieras.

 

2- Buscar comunidades afines y seleccionarlas con esmero. 

 

Google+ te ofrece la posibilidad de sumarte a Comunidades. Las comunidades son grupos de usuarios nucleados por intereses y publicar en ellas es una forma de obtener visibilidad para tu blog. Por si no tenés experiencia previa con Google+, te aclaro que unirte a una comunidad es un gesto voluntario. Podés rechazar las invitaciones que te lleguen y no te interesan como en cualquier otra red social.

Te sugiero que investigues la comunidad antes de entrar, no solo el número de miembros sino las fechas de publicación y el nivel de interacción entre los usuarios. También te aconsejo que observes en qué comunidades publican tus referentes. Lo cual, me lleva necesariamente, el próximo punto.

 

3- ¿las comunidades con más usuarios son las más activas?

 

Ni son necesariamente las más activas, ni las que más te convienen. Elemental mi querido Watson. Otro error que cometí y que quisiera que te ahorres en la búsqueda de visibilidad para tu blog. Aunque el número de usuarios pueda resultar tentador, no significa que sean comunidades activas, en las cuales recibas comentarios o +1.

 

Si nunca usaste esta red social, un +1 es el gesto de aprobación de un usuario hacia tu post. No significa que lo haya leído sino que le gusta el tema o el título.

 

Este tipo de aprobación, tiene incidencia en el posicionamiento del post en Google porque es considerado un índice de popularidad del mismo. De todos modos, desde que existen comunidades únicamente dedicadas a dar y recibir +1, su importancia ha decaído para el buscador de los buscadores.

 

4 – Google+ es una red para establecer vínculos.

 

En general, quienes participan activamente de esta red social van a seguirte si consideran tu perfil atractivo. No tiene secreto en este sentido: si te interesa una publicación, realizás un +1 y un comentario. El comentario no es negociable. Por simple curiosidad, los usuarios queremos conocer a quienes nos comentan. Y si descubrimos alguien con quien compartimos intereses, lo añadimos a nuestra red de contactos. Así de simple.

Aunque no es una regla infalible, la experiencia me confirma que funciona bajo estos principios. Como estrategia de inicio, proponete conectar con cinco usuarios por día, seguir sus publicaciones y añadirlos a tus círculos. Cuando comiences a recibir seguidores, te recomiendo realizar una segmentación por círculos. Suena muy técnico pero es tan simple como categorizar a los usuarios por intereses. Es una recomendación especialmente útil para comunicarte con ellos luego.

 

5 – El lado oscuro…

 

Nada aterroriza más a Google que el Spam. Por lo tanto, en Google+ no se puede compartir un post indiscriminadamente porque el riesgo de recibir una sanción de Google. Nada menos.

Cuando recién comenzaba a usar la red, publicaba mi nuevo post en muchas comunidades a la vez, entre diez y quince.  Lo hacía luego de publicar, siguiendo un patrón de publicación constante y reiterativo. ¿Consecuencia? Alguien tuvo la amabilidad de anunciarme que mi publicación había llegado a su comunidad como spam.  Entonces investigué sobre el tema y descubrí que:

 

  • No conviene publicar en más de dos o tres comunidades al mismo tiempo.
  • Lo ideal es dejar pasar un lapso prudencial entre la publicación en una comunidad y otra.
  • Conviene escribir un texto introductorio acompañando tu post y no incluir el enlace en él.
  • Existe un apartado específico para el enlace de tu post.
  • Lo ideal sería cambiar este texto de una comunidad a otra.

 

Nada te avisa formalmente que te excediste hasta que es demasiado tarde. Entonces, te llega un mail de Google anunciando por qué bloqueó tu cuenta. Si querés obtener visibilidad para tu blog sin consecuencias funestas, mi sugerencia es que publiques en cinco comunidades. No más. A su vez, lo deseable es que interactues en ellas activamente. O lo más activamente que puedas.

Espero que este panorama te anime a participar en Google+ ya que te ofrece una estrategia complementaria a creación de tu comunidad en Facebook. También me encantaría que me cuentes en los comentarios tu experiencia con ella y si te resulta de utilidad para obtener visibilidad para tu blog.

Si te dicen escribir un blog y te sudan las manos, estás necesitando una guía paso a paso para transitar los primeros artículos sin sufrir. Por aquí vas a encontrar mucha información sobre cómo escribir un blog y en este artículo  en particular, comparto contigo algunas dudas frecuentes:

 

  • ¿Cuál es la extensión ideal para un post?
  • ¿Cuántos post tengo que escribir mensualmente?
  • ¿Qué contenidos son los mejores para aumentar mi visibilidad?
  • ¿Cuáles son las mejores sugerencias para escribir un blog?

 

Si las palabras te intimidan, contar con un patrón de redacción puede significar un alivio, un problema menos en el cual pensar. También estarán quienes experimentan una inexplicable sensación de ahogo frente a las estructuras y necesiten romperlas.  En este último caso, explorar las tangentes y todas las posibilidades expresivas que te ofrece tu blog es un desafío que del que vas a salir airosa, escribiendo.

 

Escribir un blog: qué escribir, cuántas palabras, cuándo y mis mejores sugerencias desmesuradas para comenzar tu blog hoy mismo.

 

Escribir un blog: tu blog.

 

Encontrar tu propia voz para escribir un blog no es necesariamente seguir un patrón establecido. Claramente hay una estructura que funciona para garantizar la exposición de contenido en los buscadores, pero en ese afán, en ocasiones se pierde la identidad que tiene valor en sí misma. Por favor, no cambies identidad por visibilidad cuando decidas escribir un blog.

 Vas a leer miles de veces que los lectores escanean contenidos y es verdad. Como es verdad que sin un título con gancho, los visitantes no clickean para entrar en tu blog. Sin embargo, esas realidades no deberían limitarte. Tu curva de crecimiento puede ser más lenta pero tarde o temprano, la recompensa a la persistencia llega en forma de lectores.
¿Vemos los puntos fundamentales para escribir un blog?

 

1- ¿Cuál es La extensión ideal de un post?

 

Pero Paula, ¿cuánto tengo que escribir? Me parece que te escucho. Algunos dicen que el post ideal tiene 800 palabras. Por allí vas a leer que para ser indexadas por las arañas de Google tus entradas deberían tener más allá de las 2000 palabras e incluir videos. Con un rastreo mínimo sobre el tema, te van a saturar de información respecto a las cualidades necesarias para escribir un post perfecto.

Vayamos con calma. Existe una tendencia generalizada a recomendar escribir entre 800 y 1000 palabras. La razón está vinculada al tiempo de lectura. Un lector digital no concentra su atención más de cinco minutos en la lectura de un artículo. Salvo que esté altamente motivado por lo que lee. En este sentido, la selección de temas que realices y la estructura de tus artículos son más relevantes que la extensión de los mismos.

 

La clave no está en el número de palabras sino en la experiencia de lectura.

 

En el área de tu experticia sin duda podés identificar cuáles son los temas para un desarrollo extenso y cuáles pueden resolverse con tres breves párrafos de explicación. ¿En base a qué tomo la decisión de usar uno u otro?

 

  • Experimentando para conocer a tu audiencia.
  • Leyendo otros post y los comentarios sobre el tema.
  • Siguiendo las preguntas que hacen tus lectores.

 

Comenzar a recibir comentarios es importante para quien recién comienza a escribir un blog. Para ello, te sugiero buscar espacios en los cuales compartir tu blog activamente. También participar en fiestas de enlaces y unirte a tres comunidades de Google+ y la misma cantidad de grupos en Facebook. De esa forma obtenés tus primeras visitas y podés calibrar qué contenidos interesan y cuáles no.

En conclusión: importa más  qué escribir en un blog y  con quién compartirlo que cuántas palabras tiene un post. Sin embargo, para que te lleves cinco sugerencias básicas,  estas son mis recomendaciones finales.

 

Recomendaciones:

 

  1. Textos de entre 800 y 1000 palabras.
  2. Ilustrar con un promedio de 3 imágenes
  3. Con una estructura clásica: introducción, desarrollo y resolución.
  4. Destacar el beneficio de ser leídos en la introducción.
  5. El tema no se agota en un post, éste cubre apenas sus características fundamentales.

 

Cuando encuentres un beneficio para ofrecer, encontraste un lector . En este sentido, no dudes en experimentar con la escritura de artículos más extensos (entre 1500-2500 palabras) para resolver dudas que requieren más desarrollo. Estos post suelen ser los que guardamos en «Favoritos», aunque no tengamos el tiempo de leerlos inmediatamente.

 

2- ¿Cuántos post tengo que escribir mensualmente?

 

Cuento en mi haber con diez años de bloguera y, en este tiempo, experimenté con todas las posibilidades que te puedas imaginar. Escribí una vez a la semana, tres artículos semanales y también me atreví -en ocasiones puntuales- con la escritura diaria. ¿Qué puedo decirte al respecto?

Como supondrás, escribir un blog diariamente es una experiencia intensa. Independientemente de tu pasión por el tema del cual estás escribiendo o la fluidez de tu discurso, la creación de contenidos relevantes exige tiempo. Tiempo de concentración que pocas veces se cumple al escribir todos los días. Si bien es cierto que Google recompensa la constancia posicionando mejor tu blog, vale la pena puntualizar que las generalizaciones son poco efectivas. Veamos tres casos diferentes:

 

Blog de estilo de vida, maternidad, moda y VIAJES.

 

Si tu blog trata sobre moda, maternidad, viajes o estilo de vida, la publicación diaria es un acierto indiscutible. Tu comunidad, ávida de contenidos (en la mayoría de los casos visuales) obtiene renovación cotidiana y esto fomenta la interacción constante y el compromiso. Es el escenario ideal para crear una tríada de plataformas nutridas del mismo contenido pero con diferentes formatos: blog-Youtube-Instagram.

Ahora, debemos contemplar que las circunstancias no siempre acompañan a la voluntad de escribir un blog todos los días. Si estás de viaje contar con una conexión estable dependerá de la zona en la que te encuentres. Y para lograr una secuencia cotidiana de publicaciones con diferentes conjuntos de ropa se requiere de organización y dinero. O una cantidad generosa de patrocinantes, lo cual también tiene sus ventajas y desventajas.

 

Blog de cocina o DIY.

 

Por otra parte, para quienes escriben un blog de cocina o DIY, la publicación diaria es una aspiración que sin duda termina afectando seriamente los contenidos. ¿Cuántos tutoriales o recetas -de los que tu audiencia espera- es posible publicar semanalmente?  Aún en tus episodios de productividad extrema, sostener el ritmo diario de publicaciones relevantes puede terminar por quemarte.

Es cierto que en cualquiera de los casos podrías balancear artículos que necesitan de mucha producción con otros más livianos, como reseñas de productos o incluso el storytelling de tu experiencia como artesana. Pero a largo plazo y observando tus métricas quizás llegues a realizarte la siguiente pregunta: ¿por qué no me concentro en escribir un único post semanal que sorprenda a mi comunidad?

 

Blog de Servicios Profesionales.

 

Quienes escribimos reflexionando sobre temas «teoricos» sin duda podríamos encontrar temas para compartir cada uno de los días del año con nuestros lectores. Sin embargo, nuevamente: ¿cuánto tiempo es posible sostener este ritmo frenético sin comprometer tu salud? Ya no mencionemos tu vida social.

Al punto anterior, se añade la perspectiva del lector. Escribir artículos teóricos diariamente puede resultar contraproducente. Tu comunidad va a sentirse agobiada por la cantidad de contenido que no logra consumir en el momento de su publicación. Esta sensación, sostenida en el tiempo, termina con tu blog olvidado en un rincón. Es lo que sucede con la exasperación de cualquier estímulo por más placentero que sea: se evita.

 

3- ¿Qué contenidos son los mejores para aumentar mi visibilidad?

 

Tomar decisiones sobre las preguntas anteriores, tiene repercusiones en los formatos de post que elegimos para escribir un blog. A continuación, te cuento siete formatos que funcionan:

 

  1. Guías: especialmente si son la «guía definitiva» de un tema. Cubrir todos los aspectos posibles de un tema e incluso invitar a otros expertos a opinar, es un formato que funciona.
  2. Tópicos controversiales: quien domina su tema, conoce cuáles son las afirmaciones que despiertan controversia. Sin forzar tu opinión, podrías analizar una o varias de ellas en tu blog.
  3. Todo lo necesario para: las listas en las cuales se compendian herramientas, recursos o incluso información son siempre bienvenidas por los buscadores y por los lectores.
  4. Entrevistas: obvio pero aún funcional. Obtener la visión de un experto y compartirla sigue siendo un formato de post con validez de lectura.
  5. Casos de estudio o perfiles profesionales: en este tipo de artículos, se desarrolla de forma analítica el origen del éxito de una marca, empresa o persona. Tienen amplia aceptación de lectura.
  6. Resolución de un problema: si tu post responde de forma práctica a un problema frecuente en tu sector, entonces deberías escribirlo a la brevedad. Estos suelen ser artículos «pilar» en tu blog: contenido de referencia atemporal.
  7. Historias: ¡no podían faltar! Las historias inspiran, informan y conectan con las emociones de tu audiencia. Cada uno de los formatos anteriores es susceptible de ser contado apelando a las técnicas de storytelling. Sin embargo, también es saludable dedicarle un espacio a las historias con valor en sí mismas.

 

Aunque no estén mencionados en la lista anterior, existen muchos otros formatos que podrían ser los adecuados para escribir un blog. Desde referencias a novedades de tu sector y eventos por realizarse hasta anécdotas simpáticas con un aprendizaje. También debates, preguntas frecuentes, reseñas y, en definitiva, aquello que el sentido común te dicte como apropiado para compartir con tu audiencia.

 

4- ¿Cuáles son las mejores sugerencias para escribir un blog?

 

Como comprenderás, este apartado es puramente subjetivo. En función de mi experiencia personal, comparto contigo cuáles son los cinco grandes principios que deberías conocer antes de escribir un blog.

 

  1. Que el deseo de contar sea la matriz de todos tus artículos. Aunque el objetivo del texto sea compartir datos y métricas es posible contar una historia en torno a ellos. Tu storytelling no debería componerse de piezas aisladas sino formar parte de la estrategia de promoción de tu marca.
  2. No te sobre-exijas. Seamos realistas. Si estás comenzando y aún no te sigue una comunidad de lectura, tu contenido tiene que revelar conocimiento y expresar tu estilo sin quemar todos los cartuchos. Hay temas e incluso abordajes que llegarán luego, cuando cuentes con tu propia audiencia.
  3. Foco en contenido pilar y perenne. Escribir sobre novedades o noticias impactantes puede generar tracción inmediata en redes sociales. Sin embargo, estos post tienen un ciclo de vida muy breve. En este sentido, te sugiero escribir artículos sobre temas que tienen validez para tu sector más allá del momento en el que fue escrito.
  4. Siempre desde tu perspectiva. Especialmente cuando estamos comenzando a escribir un blog, la tentación de imitar una voz reconocida y respetada se hace sentir. ¿Quién puede negar la influencia de un blogger que adora leer? Sin embargo, el proceso de escritura debería enfocarte en descubrir tu propia voz y forma de contar los temas de interés para tu audiencia.
  5. La originalidad está sobrevaluada. Si existe un modelo que funciona, no lo ignores. Re-interpretalo desde tu perspectiva. Ya tendrás tiempo cuando tu blog prospere de experimentar con ideas y formatos. Tu comienzo es la oportunidad de aplicar aquello que tiene garantía de éxito.

 

Ser memorable para una audiencia, supone entregarle una cantidad desmesurada de valor. O dicho de otra forma, resolver esos problemas que la preocupan. Ofrecerle la inspiración que estaba buscando. Sistematizar la información que se encuentra dispersa por todo internet.

 

Sugerencia desmesurada: construye marca personal respetada e influyente. Cuando tu opinión tenga espesor, entonces conseguir volumen de tráfico -y ventas- es más simple.

 

Finalmente, para escribir un blog…

 

Las dudas sobre escribir un blog persisten durante un tiempo.  Equivocarse es siempre una posibilidad, sea cual sea tu experiencia. Al igual que rectificar tus errores y encontrar nuevos caminos sin perder de vista tu propósito. Por supuesto que diseñar un mensaje fuerte es un gran punto de partida. Y tener algo único y relevante para decir es una aspiración que todos tenemos. Sin embargo, lo único indispensable es que comiences a escribir un blog. Punto. Con el paso de las semanas, cada artículo que escribas será mejor que el anterior.

Si te interesa aprender de forma dinámica y en comunidad cómo escribir un blog, te invito a mi grupo en Facebook: Escribe y Vende. Es un placer darte la bienvenida.

En el proceso de crear tu presencia online, diseñar tu web es una tarea puntual. Eventualmente tendremos que realizar ajustes en algunas herramientas necesarias, pero luego del vértigo inicial,  llega un período de sana amnesia sobre el tema. Otras tareas van a formar parte de tu rutina emprendedora, con placer o a tu pesar. Escribir contenido de valor es la actividad más significativa de tu proyecto online. Y puede transformarse en la más demandante.

En este artículo, vamos a analizar el tan mentado contenido de valor: qué es, por qué es necesario, cómo se crea y cuáles son las sugerencias desmesuradas para escribir textos que convoquen, emocionen y vendan.

 

Contenido de valor: qué es y cómo escribirlo en 7 pasos.

 

Qué es el contenido de valor.

 

Los primeros tres meses de tu emprendimiento online son un juego de ensayo y error. Vas a escribir mucho, trabajar como nunca sin obtener -al menos inmediatamente- los resultados que compensen este esfuerzo. En un blog el 95% de los visitantes nuevos no vuelven a tu web. Comprender a los lectores (o para crear una necesidad que ni sabían que tenían)  pone en juego todos tus recursos. Aún ese despliegue, no es garantía de visibilidad a corto plazo.

 

Ser constante y flexible a las necesidades del lector te va a proteger de las tormentas emocionales que impulsan a abandonar un blog antes de que cumpla sus primeros doce meses de vida.

 

La forma más amable y generosa de mantener esta flexibilidad de criterio frente a las aspiraciones del lector es contar historias. Contar historias desde una perspectiva personal transforma los conceptos técnicos menos seductores en verdadero contenido de valor. Esto no significa que, a partir de este momento, cómo te curaste de las verrugas plantares es uno de los temas para tu blog de marketing. No tenés que escribir nada que no intuyas inspirador o  te provoque incomodidad. Pero sí es necesario imprimir tu sello personal en cada texto:

 

  • Ofrecer información auténtica.
  • Escribir anécdotas e ideas propias.
  • Expresar tu opinión sin ofender.

 

Contar historias no debería ser una impostura. Ni un ejercicio de imitación de tendencias. Honestamente, después del décimo artículo sobre la libertad de trabajar descalza y con vista a la playa gracias a la decisión de emprender online, el motivo del relato tiende a agotarse. Sin duda, estás subestimando al lector, que rápidamente pierde interés en tus publicaciones. 

 

El contenido de valor para tu audiencia es aquel cuyo mensaje es relevante para quien lee o escucha y en consecuencia, te ayuda a acercarte a tus objetivos empresariales.

 

La llave secreta del contenido de valor.

 

Para crear textos significativos para tu audiencia, mi primera sugerencia es que sostengas en el mundo online tus rasgos más relevantes. Una identidad ficticia diseñada con absoluta intencionalidad para captar clientes, se hace evidente antes de lo que puedas imaginarte. Por dos motivos:

 

  • Porque la escritura transparenta los propósito a pesar de tu voluntad.
  • Porque sostener una imagen es un esfuerzo tan agotador que vas a claudicar aún antes de recibir reclamos.

 

La autenticidad es piedra angular sea cual sea el contenido que diseñes. Aún cuando tu tema sea técnico y poco amigable para expresiones personales, te sugiero cultivar de forma consciente la naturalidad de la expresión, el trato llano y la respuesta amable.  Por sobre todas las cosas, nunca deberías subestimar a tu lector.

 

7 claves desmesuradas para crear contenido de valor.

 

Expresar tu opinión con sinceridad no significa ofender a diestra y siniestra. El mundo virtual es complejo en muchos sentidos y quien lee, no conoce tus virtudes ni cuánto te quieren tus amigos. Su comprensión no tiene la asistencia de tus gestos ni ningún otro elemento de interpretación. Y las palabras pueden malentenderse.

Las palabras en cada uno de tus post son susceptibles de muchas lecturas posibles. Aunque pienses «yo escribo sobre software, no hay posibilidad de malinterpretar eso» , no te confíes. La posibilidad de la interpretación siempre existe. Una disculpa, no borra la impresión original que produce la prepotencia, el ego o la mala fe. En este sentido, mi sugerencia para crear contenido de valor es:

 

1- Iniciar con los puntos de acuerdo.

La relevancia de un contenido se establece en función de lo que tu audiencia cree antes de conocerte. Aún en el caso de que quieras demostrar lo contrario a esta creencia, la mejor estrategia para mantener a un lector receptivo es sostener los acuerdos para luego señalar los matices y las diferencias.

 

2- Trabajar sobre forma y contenido.

Para escribir un contenido de valor no solo es relevante lo que quieras decir sino también cómo lo digas. La forma de tu texto y las expresiones que utilices tienen que ser funcionales al mensaje para llegar a la audiencia adecuada. También para repeler a la que no te interesa. Cada palabra, cuenta.

 

3- Ideas implementables.

El contenido de valor es aquel que el lector puede aplicar a su realidad inmediatamente después de leer tu artículo. Más allá de cuán teórico sea el texto, enfocate en compartir, por lo menos, una idea que sea implementable en el contexto inmediato de tu lector.

 

4- No sobrevalores la originalidad.

Si tu plan es escribir sobre aquello de lo cual aún no se ha escrito… anticipo tu decepción. Me cuesta imaginar temas de los cuales no exista información en internet. Que tu pretensión no sea la originalidad sino el sentido que aporta tu visión personal.

 

5- No cerrar todos los frentes.

Un contenido de valor no tiene por qué responder a todas las preguntas del lector. De hecho, dejar preguntas abiertas y dudas sin responder es necesario. Tu artículo tiene que cumplir con las expectativas que el título crea, pero eso no significa que sea la guía última de un tema.

 

6- Desafiar el pensamiento complejo.

Si bien una de las claves de la escritura online es la simplicidad, que la expresión sea simple no significa que las ideas lo sean. El trabajo del redactor es transformar un tema complejo en un material accesible que desafíe a quien lee. Este tipo de textos también desafían a quien escribe y por supuesto, con la práctica, afinan su habilidad de comunicar un mensaje.

 

7- Enlazar el objetivo del texto con una emoción.

¿Realmente querés escribir un artículo que tus lectores consideren contenido de valor? Entonces que las ideas y las emociones vayan de la mano. Existe una forma de lograr tan delicada unión: a través del storytelling. Cuando nuestro objetivo se expone como historia y tiene además una perspectiva muy personal, el post no solo es relevante sino que es memorable.

 

¿Te emocionaste con la lectura y querés saber más? Te invito a seguir leyendo 40 tipos de post para tu blog . Si además querés aprender storytelling de primera mano, te invito a mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Pero antes de irte, contame en los comentarios cuál va a ser el título de tu próximo contenido de valor.

Acomodate en la silla. Tenés para entretenerte un rato. Hoy comparto contigo 40 tipos de post para tu blog.  Pero antes de comenzar, quiero que pienses en lo siguiente, tan importante como el formato de un post es que su contenido sea relevante para la audiencia que te interesa atraer. Este contenido significativo para tus lectores cubre tres «necesidades», entretener, educar e informar. 

Un visitante llega a un blog buscando información concreta, un proceso de aprendizaje o simplemente pasar un buen rato de ocio. Si no respondemos a alguna de estas búsquedas, pronto nos encontraremos escribiendo para la infinidad de los pixeles.

 

40 Tipos de post para tu blog.

 

Vamos a considerar los 40 tipos de post  para tu blog en función de la necesidad que satisfacen. Más allá de la lista, quiero que pienses que  no todo lo que escribas tiene que ser «puro», con un objetivo u otro.  Como en la vida, los contenidos tienden a mestizarse y los metizajes enriquecen la escritura. Dicho esto, a lo nuestro.

 

40 tipos de post para tu blog: cómo formar, informar, inspirar y entretener a tu audiencia.

 

Entretener:

 

1- Post especulativos: «Qué pasaría si…». 

 

Si te descubriste especulando sobre temas relevantes para tu audiencia, tenés la oportunidad de transformarlos en una serie de post. La especulación imaginativa es el principio de la Ciencia Ficción y el procedimiento que utilizan muchas marcas al presentar «lo que vendrá» en su temática. Con este procedimiento, podés lograr un post entretenido o una aguda crítica social. La elección es tuya.

 

2-  Sabías qué…

 

Contale a tus lectores datos curiosos o conmemorá una fecha importante asociada a una anécdota atractiva y poco conocida de tu sector. También podrías presentar anécdotas de la vida de un personaje influyente con el fin de inspirar o educar. Tu imaginación es el límite cuando la formulación es tan abierta.

 

3- Entrevistas informales.

 

Si te gusta realizar entrevistas, diseña un cuestionario sin formalidades  y elige un grupo de personas representativas de tu sector para responderlo por escrito. Luego, las entrevistas pueden presentarse recopiladas en un post o que cada una de ellas sea un post en sí mismo. El tono de la entrevista dependerá de tu voluntad de entretener, informar o educar.

 

4- Recopilación de citas.

 

¿Te gustan las citas inspiradoras? Entonces ésta es una sugerencia tentadora. ¿Pensaste en elegir citas de motivación y presentarlas asociadas al relato de momentos específicos de tu vida? Acompañado de fotos ilustrativas y reflexiones personales, el resultado final puede ser interesante y encerrar una «moraleja» o mensaje para los lectores.

 

5- Galería de imágenes.

 

Incluir imágenes en esta lista de 40 tipos de post para tu blog es controversial. ¿Por qué? Porque la imagen sin el apoyo del texto, no cuenta con el favor de Google. Sin embargo, podrías compartir una galería de imágenes asociadas por color, textura, tema o autor. O escribir un post sobre series fotográficas de artistas e incluso un concurso de imágenes con los criterios que dispongas.  Mi sugerencia es que siempre contextualices lo gráfico con un relato. ¿Querés saber cómo? Te lo cuento en estrategias de storytelling para emocionar lectores.

 

6- Recopilación de tips o trucos.

 

Hacé una lista de esos tips indispensables que mejoran la experiencia con tu producto o servicio. Desde como remojar los porotos, destapar caños, organizar un bolso de viaje o mejorar tu perfil de Linkedin. Este formato te permite una amplia variedad de posibilidades. Si  no estás de humor para el entretenimiento o tu blog no lo permite, el secreto es adecuar el tono para que sea concreto e informativo.

 

7- Reflexiones.

 

Escribí detallada y concienzudamente sobre un tema que te preocupe, te entusiasme o genere controversia. Los lectores disfrutamos de leer la opinión de profesionales y expertos en una temática. Lo importante es conservar el tono coloquial más allá de la densidad del pensamiento o del tema presentado. Nada impide que reflexiones sobre temas trascendentes si tu forma de presentarlos no provoca deseos de huir o dormir.

 

8- Historias ficcionales.

 

¿En algún momento pensaste en crear un personaje ficcional como hilo conductor de una sección del blog?  Independientemente de la seriedad de tu tema, puede ser un acierto diseñar un alter ego caricaturizado para contar experiencias y aprendizajes de forma creativa. Además, te ofrece un plus interesante: la posibilidad de calendarizar una serie de post organizados de acuerdo a las situaciones que irá viviendo tu personaje.

 

9- Anécdotas personales.

 

Contar tu vida puede ser más interesante de lo que imagines. Los post que expresan tu costado personal son una excelente opción para generar confianza y consolidar el vínculo con tus lectores. Incluso podés proteger estos post con una contraseña para que solo ingreses determinados lectores, por ejemplo, tus suscriptores. Por otra parte, en función de lo que cuentes podés formar o inspirar en igual medida.

 

10- Series de caricaturas.

 

Si sos buena dibujando llegaste a la opción que más se ajusta para vos en esta serie de 40 tipos de post para tu blog. ¿Pensaste en crear una serie de caricaturas para tus lectores? Conozco varias en español, de muy diversos temas y me divierten mucho. Si sos mujer  y tenés ganas de reír un rato, en algún momento tenés que leer «Diario de una volátil»

 

– Educar.

 

11- Tutoriales.

 

Contá lo que sabés hacer con detalle. Explicanos paso a paso a tus lectores cómo rizar el rizo y nosotros felices de leerlo ilustrado con tus propias imágenes.  El tutorial es el vehículo privilegiado del aprendizaje y es uno de los tipos de post más populares porque se adapta a diversos temas y estilos de blog. Sí, incluso al tuyo.

 

12- Encuestas.

 

Publicar una encuesta interesante -propia o ajena- y sus resultados, no es precisamente original o estimulante. Sin embargo, tu aporte radicaría en ofrecer un contexto de situación que la explique y transforme los datos fríos en una historia. También, podés hacer de la encuesta parte de una historia y que tenga una conclusión para tus lectores.

 

13- Entrevistas «formales» o dirigidas a un fin.

 

Con «entrevistas formales»  me refiero a entrevistas temáticas y específicas para un sector, en las que el entrevistado es un experto en su materia. La riqueza y el éxito de una entrevista reside más en las preguntas que en las respuestas, así que, si vas a aventurarte entrevistando colegas e influecers varios, dedicá un tiempo prudencial a pensar qué vas a preguntar.

 

14- Relato de casos.

 

Contá casos, historias de personas -mucho mejor si son clientes satisfechos- que lograron sus sueños y vencieron sus limitaciones para alcanzar el éxito que anhelaban. O por el contrario,  podrías presentar a tus lectores la historia de personas muy equivocadas que eligieron caminos destructivos sin saber cómo salir de ellos. Todo depende de tus lectores y tus objetivos.

 

15- Guías educativas (guías de uso o de proceso)

 

Una guía es un texto extenso y detallado paso a paso en el cual desarrollamos cómo se usa un producto o servicio. Quizás no sea el tipo de post que va a generar un vínculo emocional con tus lectores pero, sin duda es el tipo de post que nutre tu imagen de autoridad en una materia. Son textos informativos y analíticos en los cuales se evidencia tu dominio de un proceso y por lo tanto se transforman en material de referencia para quienes se interesan en tu tema.

 

16- Análisis profundos sobre un tema.

 

De los 40 tipos de post para tu blog, éste es el que te permite abusar de la interpretación. Sentarte a pensar en un tema de interés para tus lectores y diseccionarlo sin miedo para después volverlo a armar con otra perspectiva. Es una muy buena alternativa cuando querés ofrecer a tu audiencia una mirada distinta, en este caso, la tuya.

 

17- Listas (de herramientas, de recursos, de blogs, de tips, etc)

 

Hacé una lista de servicios, recursos o herramientas de utilidad para tu lector y compartila generosamente. ¿Secreto? Hay números que tienen poderes mágicos, como el 10, el 50 y el 100. Así que si descubrís 10 formas de lograr que un hijo ordene su dormitorio co una app o de 50 herramientas para generar ingresos pasivos que realmente sean «pasivas», entonces por favor escribime un mail incluso antes de escribir el post.

 

18- Textos funcionales (reportes, informes, estadísticas)

 

La gracia de este tipo de textos, más allá de las cifras en sí mismas, radica en la interpretación que realices de ella.  En ocasiones, los números son lo más importante. Sin embargo, quien acceda a tu reporte, tendrá la oportunidad de conocer qué visión del tema estás compartiendo y podrá valorar la relevancia de tu forma de entender los datos.

 

19- Respuestas extensas a preguntas específicas.

 

Ofrecé respuesta a un problema específico propio de la temática de tu blog.  Seguramente conocés por experiencia personal los obstáculos y los atajos del tema que seleccionaste. Compartir este conocimiento con los lectores puede ser uno de los mayores aciertos que encuentres en esta lista de 40 tipos de post para tu blog.

 

Informar:

 

20- Definiciones.

 

Post breve, esquemático y técnico para explicar un término. En ocasiones este tipo de textos se combinan con otros para generar un post más extenso y nutritivo pero, como todo depende del tema de tu blog de marca, asumo que en tu campo, algunas definiciones pueden merecer un post individual.

 

21- Artículos de actualidad.  

 

Las noticias de la semana también tienen un espacio en tu blog si lo considerás oportuno.  Es un contenido circunstancial y oportunista que tiene ventajas y desventajas. Por una parte, permite traccionar rápidamente tráfico interesado en el tema del momento en las redes sociales.  Por otra parte, salvo que escribas un blog periodístico o de opinión, el post puede sentirse forzado y poco pertinente.

 

22- Resúmenes semanales.

 

La idea de este tipo de post es que puedas ofrecer a tus lectores un panorama general de situación, por supuesto, recortado desde tu subjetividad. Te cuento las posibilidades: enumerar sintéticamente las grandes ocasiones del mes para un sector o las noticias más relevantes de los últimos siete días. Realizar una síntesis de los contenidos más relevantes en tu nicho con tu opinión sobre cada uno de ellos. O reunir en un post las novedades más curiosas sobre un tema en particular. ¿Cuál vas a probar primero?

 

23- Post de novedades o tendencias.

 

Sumate al auge de los «trending topics». Investigalos a través de Twitter para estar al tanto de los temas que son tendencia. En la columna lateral derecha de esta red social, podés encontrar el título: ‘Temas del momento’. Éstos son los «trending topics» a nivel mundial que podrías utilizar como referencia para escribir tus contenidos.  Clickeando sobre cada uno de ellos, además, vas a tener acceso a los últimos tweets escritos al respecto.

 

24- Difusión de datos o estudios recientes.

 

Este es el apartado «serio» de los 40 tipos de post para tu blog.  Te propongo que escribas sobre una novedad científica o un nuevo estudio, de esos que justifican los sueldos de los catedráticos en las universidades que cuentan con presupuesto para investigar. El secreto de esta experiencia es seleccionar un tema relevante y novedoso que puedas compartir desde tu punto de vista. Voilá, escribiste un post de divulgación científica.

 

25- Ranking (con detalle explicativo) 

 

Puede ser un ranking de contenidos que te gustan, de herramientas útiles, de productos necesarios para el hogar (especialmente si recoge uno de los productos que tenés en venta) o de todas tus manías organizadas por categoría. Tu imaginación es el límite pero la prudencia tiene que guiarte para elegir una serie ordenada que sea afín a tus objetivos como marca.

 

26- Reseña de un recurso, herramienta o servicio online.

 

Ofrecele a tus lectores una opinión personal argumentada sobre un servicio de uso frecuente. Con extremo cuidado de ser exacta en el detalle técnico, no te limites a la descripción de la oferta. Ofrecé también tu punto de vista como usuario citando ventajas y desventajas del producto o servicio. Este tipo de post son los que se utilizan en el caso de patrocinios para monetizar tu escritura.

 

27- Opinión de un experto.

 

Pedí la opinión de un profesional en tu área o de una área afín al interés de tus lectores, hacele preguntas o pedile que publique sobre determinado tópico en tu blog.

 

28- Post comparativos (de productos, servicios, actitudes, conceptos)

 

Otro tipo de post propicio para los patrocinios si la comparación concluye en las ventajas competitivas de un producto. Haré un único comentario al respecto: las comparaciones no necesariamente implican «similitudes». Se puede comparar en el sentido positivo de la semejanza o buscando las diferencias. Todo depende de tu objetivo y de los elementos a comparar.

 

29- Consejos y sugerencias generales.

 

Cuando tu opinión tiene valor para una comunidad de lectores tus sugerencias son relevantes para ellos. Los post con sugerencias o consejos pueden ser una forma de consolidar los lazos de empatía pero también de obtener patrocinio de tus contenidos en el caso de que lo consideres oportuno en tu estrategia de marketing.

 

30- Infografías. 

Las infografías se convirtieron en elementos indispensables para ilustrar un post dada la facilidad de recursos que tenemos para crearlas. Es el caso de Canva o Piktochart. Son además, contenido de valor en sí mismas, dentro de estos 40 tipos de post para tu blog,  potencian el poder de comunicación de tus textos.

 

40 tipos de post para tu blog y bonus:

 

31- Concursos. 

 

Crear concursos que involucren a los lectores y los incentiven a participar activamente en el proceso. Proponé acciones simples y atractivas para el tipo de lectores que frecuentan tu blog. Proponeles experimentar, desafiá su creatividad o permitiles que luzcan sus habilidades o talentos. Todo depende del tipo de blog que escribas y del objetivo con el cual crees este tipo de campaña.

 

32- Biográficos (reseña de la vida de algún personaje)

 

Siempre existe la posibilidad de dedicar una serie de post a la vida de un personaje inspirador. O uno nefasto para la historia uiversal, ¿quién sabe?  También es válido que experimentes con la micro-historia, contando la vida de esos personajes anónimos para el universo que, cuando los mirás de cerca, llenan de riqueza con sus experiencias y visión de la vida.

 

33- Post estacionales.

 

Escribí textos especiales por Navidad o Año Nuevo (son típicas las listas de propósitos) También para el día del niño, de la madre, del padre y de Acción de gracias si es pertinente en tu estrategia de marketing. Aunque esta desmesurada en su vida tuvo cerca un pavo y mucho menos, asado.

 

34- Post de vacaciones.

 

No te prives de mostrar las fotos de tus viajes y contar anécdotas relativas a los lugares que conociste y sus particularidades culturales. En ocasiones un relato anecdótico puede ilustrar tu estilo de vida y ser de interés para los lectores más allá del contenido de valor que les aportes semanalmente.

 

35- Post promocionales.

 

Como habíamos mencionado anteriormente, existe la posibilidad de monetizar tu escritura promocionando un producto, un servicio, una herramienta. Las condiciones básicas son: usar el servicio del cual estamos escribiendo y expresar tu opinión sincera del mismo. También es enriquecedor para quien lee si compartís la forma en la cual utilizás este servicio o herramienta para tu propio negocio o en tu vida familiar.

 

36- Post invitados.

 

Abrí tu blog al mundo y aceptá invitaciones.  No tengo duda: colaborar es la mejor forma de crecer. Hoy mismo podés comenzar la búsqueda activa de blogs que tengan características y audiencias similares para establecer con sus escritores un diálogo fluido, que eventualmente,  se transforme en una colaboración.

 

37- Post colaborativos.

 

Los post colaborativos son recopilaciones de la opinión de diferentes profesionales que publican sobre un mismo tema.  Es una forma de expandir tu contenido consultando a expertos -con una o dos preguntas, nada más- sobre un tópico en particular. Tu objetivo no es entrevistarlos sino recopilar opiniones, ofrecer variedad y contenido relevante para quienes te leen.

 

38- Síntesis de un libro (reseña bibliográfica). 

Si disfrutás de leer podés compartirlo. Es una de mis sugerencias preferidas de estos 40 tipos de post para tu blog. Recomendar libros o realizar una reseña que involucre tu opinión y además, ofrezca un panorama de lectura puede ser de suma utilidad para otro lector en busca de orientación.

 

39- Club de lectura.

Es una variante de la recomendación de lectura pero se propone en serie. Luego de hacer una sugerencia de lectura, se establece un tiempo para que la comunidad adquiera y lea el libro. Luego se realiza una reseña biliográfica para que comenten los participantes.  Podrías  transformarlo incluso en un Grupo de Facebook.

 

40- Cobertura de encuentros y eventos.

 

¿Cómo te sentirías actuando como un periodista de sociales? Convertite en la figurita repetida de todo lanzamiento presencial que se precie de tal en tu sector. O visitá lugares interesantes y escribí sobre tu experiencia. O hacé la crítica que honestamente te merezcan los eventos del momento. Es una forma de crear contenido y hacer networking.

 

41- recursos para imprimir . 

 

Desde kits de cumpleaños infantiles a calendarios de marketing, tenés una gran variedad de recursos para ofrecer gratuitamente a tus lectores. Los imprimibles o los «descargables» suelen ser material codiciado para el lector que, generalmente colapsa la memoria de su computadora descargando PDFs que jamás leyó y quizás nunca leerá.

 

42- Ilustraciones. 

 

Una selección de tus obras o o una curaduría de creaciones de otros artistas puede ser un gran post para amantes de la ilustración. Acompañá cada imagen con un breve párrafo de presentación o hilvanalas en una historia coherente que les de sentido. No olvides que el texto es muy importante para Google y que deberías escribir por lo menos, 800 palabras.

 

43- Síntesis del mes.

 

En ocasiones, realizar una mirada retrospectiva sobre los hechos sucedidos en un determinado período de tiempo (puede ser un mes o una temporada) es una buena excusa para articular un post con los contenidos más relevantes de tu propio blog o para curar contenidos creados por otros profesionales.

 

44- Lista de deseos. 

 

Otra mención controversial para esta lista de 40 tipos de post para tu blog. Te sugiero hacer una lista de tus objetos de deseo para tu negocio o para tu formación. Con un tono más liviano podrías enumerar tus deseos de cumpleaños, navidad,  o simplemente por que cambió la temporada y te cambiaron los deseos. Todo vale.  Si podés contar que significado tienen para vos, mejor aún.

 

45- Historias de «éxitos» o «fracasos». 

 

Podés escribir un post inspiracional contando las circunstancias de vida que llevaron a determinadas personas o a vos misma a obtener tus propósitos. Igualmente inspirador es relatar errores y procesos truncos. Recordá que se aprende más de los momentos en los cuales hacemos carne del error que en los momentos de gloria. ¿Terminamos con los 40 tipos de post para tu blog?

 

46- Post Un día en la vida de…

 

Animate a contar 24hs en la vida de alguien que admires y explorá todas las posibilidades de estos 40 tipos de post para tu blog. O seguí tu propia rutina por 24hs si no te agobia el solo pensar en esta experiencia. No creas que no es interesante para nadie. El solo hecho de enfocar la atención en el relato, va a hacer tu día más divertido.

 

40 tipos de post para tu blog y despedida.

 

Si ya leíste los 40 tipos de post para tu blog, ¿qué estás esperando?¡Sentate a escribir! Pero antes contame en los comentarios cuál es tu estilo de contenido preferido. Y si te interesa profundizar en el tema, te invito a mi comunidad de aprendizaje, Escribe y Vende. Es un placer darte la bienvenida.

¿Te interesa saber cómo puedo ayudarte a escribir un blog de éxito?  Pueden llamarme una convencida de las razones por las cuales es necesario escribir un blog de marca para obtener visibilidad, reconocimiento e ingresos.  En este post, voy a compartir contigo un  sistema y tres trucos de storytelling para que expreses el valor de tus  productos y servicios con el poder del relato.

 

Un blog de éxito con el sistema RAM y tres estrategias de storytelling.

 

Sistema RAM para escribir un blog de éxito.

 

Si estás pensando que me lo inventé, no voy a contradecirte.  Inventé este sistema para escribir un blog desmesurado, usando tres bellas palabras del español: resiliencia, ataraxia y mondo. Respirá profundo. No voy a desarrollar un tratado de filosofía. Relajate que es solo un post sobre cómo escribir un blog de éxito. De esos que tu cliente ideal lee mientras tomá el café del desayuno, en sus diez minutos de descanso en el trabajo o antes de sentarse a cenar.

Te cuento por qué tu blog tiene que seguir los tres pasos del método RAM.

 

Primer paso: escribir un blog resiliente.

 

Un blog a prueba de autosabotaje. Escribir un blog de éxito para tu marca no es un proceso llano, limpio y  siempre placentero. ¡Para nada! Especialmente si empezás dando tumbos entre fragmentos de información. Por eso es necesario diseñar un blog resiliente: capaz de adaptarse a las circunstancias con la flexibilidad de un junco.  ¿Estás dispuesta a diseñar un blog que se doble sin quebrarse? Entonces,  te sugiero grabar a fuego las siguientes tres nociones básicas:

 

  • Tu blog nunca va a ser perfecto.
  • Podés crear tus patrones de éxito.
  • Desenchufá el ruido del entorno.

 

¿Cómo es un blog resiliente?

 

Un blog resiliente es un blog escrito por una marca dispuesta a dialogar, escuchando la voz de la audiencia.

 

Puede ser que aún no tengas lectores, pero seguramente sabés quiénes son. Porque están allí, en esos blogs que te gustan, comentan,  preguntan, proponen. Practicar la resiliencia es también comprender que las fórmulas en ocasiones se enriquecen con ingredientes inesperados y es tan genial tener un plan como la posibilidad de ignorarlo cuando sea necesario.

 

Segundo paso: un blog ataráxico.

 

Si te interesa conocer el sentido de esta palabra tan poco frecuente en nuestro vocabulario, te sugiero leer esta definición. Ahora, en honor al mensaje de los estoicos, te cuento que escribir un blog de éxito es ejercitar la capacidad de adaptación  y el criterio para seleccionar qué modas seguir y cuáles no.

Ese día en el que empezás a tirar manotones de ahogado copiando post de la competencia  y ajustándote a modelos de escritura que te quedan incómodos solo porque dicen por ahí que son el secreto del éxito, perdiste la serenidad.  De ahí en más, o intentás volver a tu centro o desde ya le ponemos fecha de caducidad a tu blog.

 

¿Cómo es un blog ataráxico?

 

La ataraxia es la ausencia de deseo y temor. Entendámonos. No está mal que tengas deseos. Lo que no debería pasar es que tu deseo de emular otros blogs de éxito te provoque a escribir desde la ansiedad y el miedo. Miedo de «no gustar», de perder el espacio que poco a poco te vas a ir ganando en la vida cotidiana de tus lectores.

 

Un blog ataráxico es un blog que nutre tu negocio, no uno que te esclaviza con mil y una coacciones.

 

3 pasos hacia la ataraxia.

 

  • Encontrá tu estilo:  No solo porque es lo que corresponde sino porque te conviene para posicionarte en la mente de tus lectores.
  • Escribí lo que te quede cómodo:  no te pongas ni máscaras ni disfraces.  Si el Pepe grillo mental te cuestiona si se puede escribir un blog de éxito  para vender tus productos o servicios, la respuesta es sí. Se puede.  Pero una página de servicios abandonada en tu barra superior, no asegura nada.
  • No midas insensatamente el éxito: las métricas tienen que ser funcionales a tus objetivos. Si tu objetivo es obtener ingresos con tu blog, tener 100 o 10000 visitas por día  es irrelevante salvo que condicione tus resultados.

 

Tercer paso: Mondo blog (A puro storytellling).

 

Vas a escribir un blog que se adapte a tus cambios y que no te llena de deseos contradictorios. ¿Por qué tanta certeza? Porque al final de este post tenés una hoja de ruta clara que te impulsa a la acción de compartir tu propósito y ayuda a quienes leen a cumplir con el suyo.

 

El blog mondo es aquel que no tiene nada accesorio o superfluo.

 

Ni estéticamente ni en el contenido tiene factores que distraigan la atención del lector del objetivo de cada página. La experiencia me dice que ser simple tiene sus desafíos y sus recompensas. Cada vez que quieras añadir algo a tu blog te vas a preguntar seriamente si es funcional  o no a tus objetivos como marca.  Si luego de este tiempo no obtuviste un  rotundo: ¡Sí, es funcional a mi objetivo!, entonces andá pensando en un plan b.

 

¿Cómo se escribe un blog RAM?

 

Respuesta simple: concentrándote en las estrategias que funcionan para conectar emocionalmente con el lector. No te pierdas por camino rebuscados, conservalo simple.  Para escribir un blog de éxito,  te sugiero tres simples trucos de storytelling.

 

3 trucos de storytelling para escribir un blog de éxito.

 

  • Comprender a tu lector (y cliente):  quiero que entiendas que un «lector» o «cliente ideal» no es un esquema inmóvil sino un ser que tiene aspiraciones. Si querés hacerle un favor a tu marca, no le escribas al esquema sino a lo que el ser aspira.
  • Compartí tu propósito en una historia: nunca serán demasiadas las veces en las cuales cuentes tu propósito. Si querés que la historia se expanda y proyecte, entonces transformá tu historia en su historia. Que el lector se lea en tus palabras. Que tenga espacio para identificarse con tu causa. Un día, vas a descubrir que tus post cruzan fronteras que no te habías imaginado porque un lector, se sintió parte de tu propósito. Y fue tan simple como contarle cómo podía ayudarte.
  • Ofrecé conocimiento o inspiración: diseñar historias  (serie de acciones secuenciadas en el tiempo) que conecten con los lectores de tu blog tiene que ser el motor que da fuerza a la escritura. Pero ofrecerles conocimiento o inspiración que solucione sus verdaderos problemas, esos que no te cuentan en voz alta, es el secreto de escribir un blog de éxito.

 

Si querés seguir aprendiendo sobre cómo aplicar el storytelling a tu blog de marca, te sugiero leer 5 trucos de storytelling para tu negocio. ¿No te estás tardando para aplicar el sistema RAM a tu blog?

Si te interesa la escritura, habrás leído más de una vez sobre el miedo a la página en blanco.  ¿Sentiste alguna vez la incómoda sensación de enfrentarte al vacío de la página?  Si sos una  apasionada de tu tema pero no necesariamente una profesional de las letras, este temor puede paralizarte. Para que no sufras el pánico de escribir, en este post comparto contigo cómo escribir un blog: 10 de mis mejores sugerencias.

Si querés aprender a conjurar la ansiedad de escribir con consejos simples -que podés aplicar sin ser una letrada- y absolutamente aplicables, entonces, te invito a seguir leyendo.  Ya me contarás tu opinión al respecto en los comentarios.

 

Cómo escribir un blog: 10 sugerencias desmesuradas.

 

Cómo escribir un blog.

 

El tema de tu blog es una de tus pasiones vitales y aunque te da pudor reconocerte como una «especialista», lo cierto es que tenés un fluido dominio de los detalles. Desde esta perspectiva, no tendría que ser una dificultad para vos escribir artículo tras artículo expresando tu entusiasmo, compartiendo tu conocimiento, facilitando a tus lectores trucos y consejos.  Cualquiera diría que estás más que preparada para crear contenido de valor para enriquecernos con dosis XL de inspiración.

Sin embargo, te invade un desasosiego inexplicable cuando tenés que redactar el primer párrafo de un post. Escribís y borrás consecutivamente -decenas de veces- las mismas palabras sin encontrar la forma en que quisieras expresarte.

 

¿Dedicás demasiado tiempo a escribir el primer párrafo?  Luego de un rato escribiendo y borrando, asumís que tenés un problema de productividad. De hecho, ya lo pensaste ¿verdad?

 

Te acusás de no saber organizarte por tu naturaleza poco disciplinada y éste, es solo el principio del rosario de desvalorizaciones que ya describí anteriormente en las trampas de la productividad.  Esta actitud es una de las formas de limitar tu capacidad creativa.

Quiero que comiences por reflexionar cuáles son tus términos de comparación. Si tu modelo de producción escrita está determinado por el trabajo de los profesionales de la escritura, no vas a superar nunca la sensación de insatisfacción. No porque no seas capaz de crear al mismo nivel sino porque estos profesionales dedican sus horas a escribir. Aún así experimentan la ansiedad de un bloqueo en una que otra ocasión. En consecuencia no solo se preocupan sino que se ocupan de la escritura.

 

Primero aprendo, luego escribo.

 

El talento natural es un factor significativo pero no determinante en la ecuación de la escritura creativa. Más peso tienen:

 

  1. Las herramientas adecuadas para la edición y corrección.
  2. La disciplina.
  3. La aceptación del estilo personal.

 

Como tengo la firme convicción de que todo ser humano con voluntad de escribir para comunicarse puede hacerlo, quiero ayudarte a perder el terror a la página en blanco. También a que aprendas cómo escribir un blog que exprese tu conocimiento. Por eso, quiero compartir contigo estos 10 trucos simples.

 

Cómo escribir un blog: 10 trucos simples.

 

1- La libretita.

 

Podrías pensar que es un consejo que te subestima. Todo lo contrario. Aunque te habrás cansado de leer sobre cómo organizarte con agendas, planificadores y demás bártulos del imperio papelero, nunca está demás recordarte que la forma más simple de conjurar la ansiedad que produce escribir es tener a mano una libreta  de papel. Un espacio para escribir las que se te ocurren en las situaciones más insólitas, esbozos de temas para futuros post, reflexiones personales, etc.

Si extás viviendo una relación tóxica pero apasionada con tu teléfono celular, entonces podés probar con Evernote, una aplicación que te permite escribir notas y organizarlas por tema y fecha desde ese objeto móvil adosado a tu mano. Cuando tengas ánimo y tiempo para experimentar, te sugiero conocer Hemingway App.

 

2- El calendario.

 

¿Consideraste crear un calendario de publicaciones?  La forma más simple de calendarizar es asociando las categorías de tu blog con días – o semanas- específicos de publicación. Mejor aún si es posible seleccionar doce temas correspondientes a cada mes del año y encontrar para cada uno de ellos los matices que se ajusten a tus categorías y a la cantidad de publicaciones por mes. Por ejemplo, agosto es  «mes de la organización». Entonces, cada una de las  publicaciones  de este mes es un derivado de este tema.

¿Aún en duda respecto a cómo escribir un blog organizando tu propio calendario? Te invito a profundizar en el tema leyendo: Cómo organizar los contenidos de tu blog.

 

3- Sentarse a escribir.

 

El mejor consejo para escribir tu blog es: «sentate a escribir». No lo pienses demasiado, ni te llenes de lo intrascendente para postergar el momento de enfrentarte a la pantalla en blanco. Escribí lo que te surja espontáneamente, siguiendo las pautas mínimas de tu calendario.

 

  1. No te detengas.
  2. La gramática se controla más tarde.
  3. Sin vueltas: directo a lo que importa.
  4. Olvidate de quién va a juzgarte.

 

Ya vas a tener tiempo de corregir y añadir detalles de estilo. No te cohibas de expresar tu opinión o emociones de forma natural y con las palabras que broten espontáneamente porque si es necesario vas a editar lo que no corresponda o te haga sentir incómoda. Tenés todo el derecho del mundo de escribir una porquería y re-escribirla.

 

4- Preparar el primer párrafo.

 

El inicio de un texto tiene una mística especial para todo escritor. Pero creéme, si buscás la mística de la escritura en tu blog no vas a lograr ni medio post. Si querés un truco sencillo para favorecer el impulso de la escritura, prepará en tu libretita de anotaciones el párrafo inicial de tu próximo post. Podés aplicar un truco simple, recurrí a una cita de autoridad o lo que es lo mismo, usá una frase inspiradora, un refrán o un lugar común como disparador de las primeras palabras. Con el primer párrafo escrito, es más sencillo continuar enlazando ideas.

 

5- Ser específica.

 

Cuando te atemoriza escribir, seguir pautas específicas de estructura es un aliciente para mitigar los nervios. Por ejemplo, podés decidir que todos tus post comiencen con una introducción en la cual explicás objetivos y alcances, expresando en las primeras líneas qué puede esperar el lector del texto que va a leer. Puede ser una apreciación mecanicista que anula la creatividad propia de la escritura, pero tu objetivo es escribir un post, después verás de que forma te podés poner creativa cuando ya esté escrita la estructura básica.

 

6- Apelar al relato.

 

A todos nos gusta leer historias y todos tenemos historias para contar. No comiences a buscar objeciones mentales porque, la única forma de que no tengas una acción personal para contar es que seas un androide. Los gestos más simples de la vida cotidiana son relatos y los lectores disfrutamos de conectarnos con ese costado íntimo y humano de un escritor. Así me estés explicando la caída del PBI, si podés hacerlo con una experiencia personal, seguramente te entiendo mejor, me resulta más atractiva la lectura y más ganas voy a sentir de compartirla con otros lectores.

¿Querés aprender más sobre cómo escribir un blog irresistible utilizando las técnicas del storytelling? Entonces te invito a leer este post: Estrategias de storytelling para emocionar lectores.

 

7- Seguir un modelo.

 

Si te sentís particularmente cómodo con la lectura de algunos blog, la próxima vez que los visites, observá con atención su estilo. La mejor forma de aprender cómo escribir un blog es observar la forma en que otros profesionales de tu sector encaran los temas que tratan, qué ideas son recurrentes, si usan «disparadores» (como las frases inspiradoras) y si tienen una técnica o modelo de escritura que podés percibir intuitivamente.

Lejos de lo que podrías imaginarte para despertar la creatividad es de ayuda seguir un modelo. Apropiarte de él y transformarlo. Quiero que consideres el riesgo anular tu expresión personal en el afán de emular el modelo admirado pero es un buen punto de partida y era la forma en la cual escribían los autores clásicos de la literatura.

 

8- Responder preguntas.

 

¿Vas a escribir un tutorial? ¿Contar una experiencia personal? ¿Compartir un concepto? Entonces, respondé las preguntas que se puede hacer tu lector. Una buena forma de planificar el desarrollo de tu post es responder a cinco pilares básicos: qué pasa, a quién, cuándo, dónde y por qué. Cuando tengas más experiencia, añadí a esta lista de preguntas el cómo y el quién cuenta. Cuando estés en posición de escribir desde «quien cuenta» vas a comenzar a desarrollar tu estilo propio.

 

9- Ser el turco.

 

Esto no tiene nada que ver con telenovelas. Ser el turco significa intentar ponerte en la piel del otro: alguien que no comparte ni tu pasión ni tu conocimiento sobre el tema que vas desarrollar en el post. Para el turco no hay ideas obvias, ni conceptos que se den por sobre-entendidos porque si no sos clara, básica y descriptiva, no entiende ni jota de lo que estás escribiendo. La próxima vez que no sepas qué mirada asumir o desde dónde comenzar a escribir, sé el turco y amigate con la idea de escribir enunciados simples, cortos y separados por puntos.

 

10- Involucrar a tu lector.

 

¿Querés aprender cómo escribir un blog? Primero decidí para quién estás escribiendo. Sabér a quién está dirigido tu texto, conocer a tu lector ideal y dirigirte a él te ayuda a darle forma al texto que quieras escribir. Interpelá, hacé preguntas retóricas y respondelas como para que las entienda un turco.

Pensá en las emociones que despierta el texto que estás escribiendo. ¿Querés que se identifiquen contigo o querés provocar? Tanto la identificación positiva como la búsqueda de la confrontación son disparadoras de la creatividad al escribir. Hacé el ejercicio de desarrollar el tema que te propusiste con la mirada refutadora, la que contradice todo lo que pensás. En menos tiempo del que te imaginás, terminaste el post y ya podés corregirlo y darle sentido.

 

Escribir es un ejercicio antes que un arte.

 

No te voy a negar que hay personas que nacen más dotadas que otras para escribir con soltura. Escribir es un arte. Sin embargo, también es una aptitud técnica.  Las técnicas mejoran con el ejercicio. De pronto, nunca vas a lograr la metáfora que conduzca a tu lectora al pasmo pero… ¿a quién le importa?  Tu propósito es aprender cómo escribir un blog con suficiencia para luego, comenzar a desarrollar la creatividad en tu estilo personal.

Ahora que leíste, seguramente tenés tus propios trucos de escritura, dejalos entre los comentarios y colaborá a construir la inspiración colectiva. Entre todos, es mejor.

Probablemente no sea la dueña de la verdad revelada sobre blogging, pero de mis idas y venidas, ensayos y errores, obtuve algunas conclusiones respecto cuándo publicar en tu blog para aumentar el tráfico y la visibilidad de tu marca.  Antes de compartir contigo lo aprendido, te recuerdo que existe un paso previo insoslayable: definir los objetivos de tu blog.

Mientras ciertos objetivos reclaman actualización constante, otros pueden permitirse un ritmo más lento, publicando una vez por semana. Sin olvidar un aspecto que no es menor: ¿cuál es tu ritmo de comodidad para escribir? En la intersección entre ambas respuestas, se encuentra el punto dulce de tu blog.

 

Cuándo publicar en tu blog para obtener más tráfico y visibilidad para tu emprendimiento.

 

Cuándo publicar en tu blog.

 

Una de las principales inquietudes de quienes inician un blog de marca es la frecuencia de publicación. ¿Cuánto artículos debería publicar mensualmente? ¿Tengo que publicar todos los días? La proyección de la tarea descorazona. Es probable que pienses que no hay forma humana de dedicar dos horas diarias a la escritura y luego a crear, producir y entregar productos en tiempo y forma. O cumplir con tu agenda de servicios. O quizás sí, la hay. Pero requiere de un equipo de trabajo con el que aún, no es posible contar.

Si estás en esa situación, quiero confirmarte que los blogs que se actualizan con mayor frecuencia obtienen más visitas orgánicas (4 o 5 veces por semana). Publicar todos los días tiene sus ventajas:

 

  • Tanto Google como los lectores encuentran contenido fresco y esto favorece el posicionamiento.
  • Se engrosan los archivos del blog y son mayores las posibilidades de tener un post bien posicionado.
  • La práctica de la escritura refina tus habilidades para comunicar de forma clara y directa.

 

No voy a discutir las ventajas. Sin embargo, no deberíamos ignorar las desventajas más evidentes.

 

¿Cuáles son las desventajas de publicar diariamente?

 

Como te imaginarás es un desafío personal asumir un ritmo diario de publicación manteniendo la calidad del contenido. Sos un ser humano. Salvo que optes por el formato de «blog colaborativo» -en el que participan varios autores- es poco probable que puedas sostener a largo plazo la escritura:

 

  • Respetando las necesidades y las aspiraciones de tus lectores.
  • Conservando la identidad de tu blog.
  • Cumpliendo simultáneamente con otras tareas impostergables para tu marca.

 

Después del tercer post irrelevante, tu audiencia va a pensar seriamente si se mantiene al tanto de tus actualizaciones. Esto, considerando que un post «irrelevante» es aquel  que no está escrito con el objetivo de aportar verdadero valor a quien lee, respondiendo sus dudas o necesidades. Como tu propósito es escribir contenido que comprometa a tus lectores y consolide con ellos un vínculo a largo plazo, te sugiero leer: Crear contenido de valor en 7 pasos desmesurados.

Todos los lectores tenemos expectativas diversas pero todos coincidimos en no perder nuestro tiempo en una insólita selección de tips que no conducen a nada.  O en una selección de imágenes de tus pies en el mar. Ponele que admiramos tu estilo de vida, pero ¿en serio? ¿Es necesario ese culto fetichista a la podología?

También existe otro aspecto importante a tomar en cuenta. Al publicar diariamente, no le ofrecemos a nuestros post el espacio para obtener la suficiente tracción en redes sociales. ¿Qué quiero decir con esto? Que si tus post se reemplazan todos los días, no tienen el tiempo suficiente de alcanzar su máxima difusión. En este sentido es mucho más sabio escribir más espaciadamente y dedicar tus esfuerzos -o contratar una plataforma de automatización- a promocionar.

Publicar diariamente puede ser para vos una estrategia temporal para generar un grupo de lectores recurrentes y posicionar en Google con mayor rapidez. En este sentido, si decidís probar por vos misma cómo te sentís escribiendo diariamente, hacelo por un lapso de tiempo determinado y previsto con antelación. Que tus lectores estén al tanto de que es un «experimento» o una etapa de prueba y por tu bien, no lo prolongues demasiado.

 

El mejor horario para tus post.

 

Empecemos por lo más simple: tener un horario regular de publicaciones genera un ritmo fluido de lectura. El lector sabe que si entra en tu blog en determinado horario, va a encontrar novedades. En este momento, vamos a especular en el terreno de lo «ideal» con la conciencia de que no siempre cumplimos con exactitud las reglas. Ser consistente es una virtud. Aprender a no castigarte cuando los ideales no se ajustan a tu realidad es una mejor forma de vivir.

Dicho lo anterior querrás saber mi opinión respecto a cuándo publicar en tu blog. No voy a negártela: es mejor publicar considerando la ubicación geográfica de tu lector-cliente ideal.  La mañana es un buen momento. En lo posible antes del horario del desayuno. Antes de que el lector se prepare para iniciar las tareas del día. Ofrecele una rutina a quien se toma un café leyendo los nuevos contenidos en su feed.

 

Tomá en cuenta a qué zona geográfica pertenece el grueso de tus visitantes y publicá en horarios propicios para ellos.

 

Cuándo publicar en tu blog: la versión estadística.

 

Los datos relevantes respecto a tu audiencia y su conducta podés consultarlo en tus estadísticas. Ahora, si te interesa una referencia previa, te puedo decir que:

 

  • La tercera parte de las visitas de los blogs de estilo de vida, moda, maternidad y cocina, se produce antes de las 10 am.
  • Sin duda el horario de menos movimiento es el lapso entre el mediodía y las tres de la tarde.
  • Observé que ciertos expertos publican muy tarde por la noche. Supongo que de esta forma buscan un determinado efecto en las estadísticas o porque tienen muy estudiada la conducta de sus lectores.

 

En lo que a los días de publicación respecta, estamos discutidos.  ¿Quién tiene el valor de afirmar que determinado día es el mejor para publicar?  Por lo pronto, no esta desmesurada. La experiencia personal luego de diez años de escribir online me dice que el lunes y el viernes son días complejos para atraer la atención de tus lectores. Pero, la respuesta final respecto a la conducta de la audiencia que te sigue solo la tienen tus estadísticas.

 

Cuándo publicar en tu blog: la herramienta científica.

 

Si realmente te interesa tener esta certeza,  podés hacer un «mapa de calo de tus métricas. Es una forma de planificación científica para que no vayas especulando. Es una herramienta útil, aunque tengo que ser honesta contigo: en ciertas cosas, prefiero mantener el pensamiento mágico.  No será genial para el negocio, pero lo hace bien a mi alma.

Finalmente,  te ofrezco la sugerencia más sensata que se me ocurre: experimentar por tu cuenta cuándo publicar en tu blog. Sin intermediarios, con o sin «mapa de calor». Hacé tus propias pruebas. Comete errores y aprendé cómo solucionarlos que en eso, está la sal de escribir un blog.

Como siempre, tu opinión es valiosa para mí.  Contame en los comentarios cuál es tu experiencia publicando en diferentes días y con diferentes horarios. ¿Quién te dice y juntas encontramos la mejor respuesta?

Este post tiene un objetivo: conoce el CSS de tu blog.  Es un texto orientado a ofrecerte información útil de aproximación a los códigos inverosímiles que observamos -entre el estupor y el pánico- cuando nos proponemos modificar la plantilla de nuestro blog.  

Con este fin, tengo el placer de contar con el apoyo de Yudy. Los colombianos no solo crearon la única telenovela que miré en mi vida sino que nos regalan a una mujer que puede hablar de código CSS  sin someternos al colapso.

Te dejo con sus palabras. Leé con calma y sin abrumarte. De esa forma, la próxima vez que intentes modificar la plantilla de tu blog en Blogger, no vas a ver únicamente un río danzante de palabras -no sé vos, pero yo, después de cinco minutos veo cositas que bailan en la pantalla…

 

Conoce el CSS de tu blog…

 

Primero decir que es un honor hacer un colaborativo para La Desmesurada, es un blog que siempre me ha encantado. Paula tiene literatura que corre en sus venas loca por salir, no más leer un post suyo ya se sabe que esta mujer no es cualquier cosa, no no, sabe un montón y perdonará ella todos los errores lingüísticos que pueda cometer en este post.

Segundo agradecerle a Paula que me haya acompañado desde que empecé a darle forma a mi blog ha sido un aliciente tenerla junto con otros blogger que solo con dar su opinión sobre algún tema le da a uno ganas de seguir con más y más.

Pero hablemos de lo que realmente nos importa hoy, hablaremos de CSS, ¿te suena a chino verdad? ¿o lo has escuchado o leído, pero ni enterad@? ¿O eres igual de inquiet@ a mí y toqueteas todo? Bueno, si acertaste a alguna de estas preguntas este post te ayudará. Te enseñaré lo básico, tal cual como me gusta aprenderlo a mí, fácil y como niño de 5 años.

 

¿Qué es el CSS?

 

CSS es un acrónimo de Cascading Style Sheets

 

Es el medio por el cual le damos forma a un documento, en nuestro caso a nuestro blog. ¿Qué queremos decir con forma? Pues si te pones a mirar cada línea, cada distancia que hay entre línea y línea, los títulos, todooo lo que estás viendo y leyendo en este momento tiene CSS. Es como la sangre de nuestro blog. El CSS cubre el estilo de los colores, fuentes, alturas, etc. Si ponemos un ejemplo rápido, es igual a cuando te compras una casa y empiezas a decorarla y darle forma, el CSS es lo mismo pero digitalmente.

 

¿HTML y CSS son la misma cosa?

 

No, el HTML es la estructura de un formato, poniéndolo más fácil son las vigas de una casa. ¿Recuerdan hace mucho años (suponiendo que tengas más de 30 años) cuando los computadores eran blancos, panzones, de pantalla negra y que salía una pequeña raya blanca parpadeando? Pues en esos años no existía el CSS por eso todo lo que veíamos era tan plano sin formas ni na. Pero como todo en el mundo de la evolución los seres humanos teníamos la necesidad de crear aún más y verlo de tal forma que fuera tal y como nuestros ojos miran. Fue así como nació el CSS, porque necesitábamos sofisticar el mundo digital y darle forma a los contenidos planos que en su momento existían. “Gracias al universo se inventaron esto porque no me imagino yo siendo bloguera y tener una pantalla negra con un formato sin sentido y una rayando parpadeando esperando a dar información” Bueno esto es un rollo largo que tiene muchas vertientes y hoy no nos vamos a alargar en este tema.

 

Empecemos a conocer el CSS , es muy fácil.

 

Cuando estamos dentro del diseño HTML de nuestro blog, nos encontramos con unos párrafos que se llaman:

 

/* Variable definitions.

 

Toda esta parte quiere decir que las variables nos ayudan a modificar los colores, las fuentes y otros estilos de nuestro blog desde otras partes en su mayoría sin entrar al diseño HTML. Si no sabes de que va esto, te recomiendo que corras a abrir tu plantilla en HTML y mires si tienes o no Variables, si tienes una plantilla que viene por defecto con Blogger, fijo fijo la tendrás. En su defecto si te has descargado una plantilla gratuita seguramente no tienes variables y son gratuitas por el mismo motivo que los creadores no quieren que nosotros trasformemos sus inventos. Vete a Diseño y entra en Personalizar, si tienes una plantilla que viene por defecto en blogger podrás modificar todo lo que quieras, si tienes una plantilla pre-diseñada gratuita no podrás modificar nada.

Luego de todos esos párrafos de Variables nos encontramos con los Estilos CSS, como un ejemplo son estos dos. CSS limpio, o sea que está sin ninguna modificación, Blogger nos lo entrega así tal cual, de nosotros depende que le demos forma o no. Si notamos Blogger mismo nos avisa que está sin modificar, nos lo da virgen para que nosotros lo toqueteemos. Lo sabremos porque aparece el signo que para mí son Pesos Colombianos «$» (esto ya tiene buena pinta ja!) es la S con un palito atravesado y unas palabras en paréntesis al lado. Eso es así, no hay nada más obvio que eso. La próxima vez que entres a tu plantilla al menos ya sabrás que si encuentras algo así es porque nunca lo has tocado.

/* Content
———————————————– */
body {
font: $(body.font);
color: $(body.text.color);
background: $(body.background);
padding: 0 $(content.shadow.spread) $(content.shadow.spread) $(content.shadow.spread);
$(body.background.override)
}

Ahora miremos un CSS que ya está modificado:

 

No hay que fijarse bien para darse cuenta del cambio. Aquí le hemos dado forma al cuerpo del blog, le dijimos a la plantilla por medio del CSS que le cambiáremos el tipo de fuente, el color, el espacio entre línea y línea y además dejamos una posibilidad de ponerle una imagen.

/* Content
———————————————– */
body {
font: 15px Raleway;
color: #000;
background: #fff;
padding: 0px;
background-image: url(«#»);
background-repeat: repeat-x;
}

Ahora miremos para que sirve esto:

/* Content
———————————————– */

 

Este puede ser un título cualquiera de un código, le podemos llamar como queramos, la palabra “Content” no es necesaria podemos cambiarla por una palabra que nos ayude a descifrar en donde esta este código si lo miro en el blog. Se le puede llamar como queramos porque el “/*” hace que no se muestre como un código si no como indicación sobre algo. Podemos hacer lo siguiente siempre respetando el “/*” al empezar y terminar. Además ayuda a tener ordenada la plantilla separando todos los códigos con este fragmento y dándoles en nombre que más nos ayude.

 

/* Contenido del cuerpo del blog
———————————————– */

 

Ya teniendo esto claro haré un glosario con palabras básicas del CSS. No hay que tener un máster en Inglés para saber la traducción de algunas palabras pero, como dijimos al principio, otras nos suenan a chino.

 

GLOSARIO CSS

 

{ } : Cuando encontramos esta llave o corchete quiere decir que está abriendo o cerrando un código, si miramos el código anterior tiene un corchete abierto después de body y otro que cierra al final

Padding: Quiere decir el relleno de algo, empieza desde 0px hasta infinitos px
Background: Es el fondo, se puede definir por color o por imagen que sería

background-image: url(«URLdelaimagen»)

Color: debe tener siempre un código de color Ej: #000000 negro #ffffff blanco

Border: Es una línea o un radio, se define el Pixeles 0px al infinito.

font: El tipo de letra y muchas veces con el tamaño incluido.

Font-size: El tamaño de la letra.

Font-style: darle estilo a la letra, puede ser; Normal, Italic, Oblique etc.

Font-weight: El grosor de la letra; Bold-gruesa o normal, también puedes graduarle en números de 100 en 100.

Margin: La distancia que hay entre un elemento y otro.

letter-spacing: El espacio que hay entre letra y letra.

position: La posición de un elemento.­

text-align: Alienación del texto, podemos ajustarlo por medio de señales; Left-Derecha, center-Centro, rigth-izquierda.

Bueno hasta aquí una pequeña lección del CSS pero todavía hay mucha tela que cortar, lo importante es que no te de miedo tocar lo básico de la plantilla, solo tienes que respetar las comas, los punto y comas, los corchetes, una sola letra puede des-configurar una parte de un código pero nada del otro mundo, siempre hay formar de arreglarlo. Poco a poco si le vas modificando te vas a costumbrando a las palabras, llegas a un momento en que te dices mentalmente ¿Yo por qué se esto? lo importante es que lo sepas.

No olvides aprender algo cada día. Hasta pronto

 

No era tan terrible…

 

Ahora, cuando mires la plantilla de código HTML vas a comprender los términos básicos del lenguaje de programación. Ciertamente es un aporte sustancial para no proceder a ciegas cuando pretendés seguir un tutorial de diseño.

Gracias Yudy por tu aporte. Una cosa puedo decirte: mi plantilla no tiene pesos de ninguna nacionalidad. Hace mucho que el símbolo $ la abandonó irrespetuosamente. La muy impúdica es la más toqueteada del Uruguay. Pero lo llevamos con dignidad desmesurada.

Yo soy visible.  Tu eres visible.  Nosotros somos visibles. ¿Querés visibilidad?  Silencia esos pensamientos que te nublan el juicio y por un momento aguzá la fe. No es imposible: voy a contarte cómo trazar un plan de visibilidad infalible para impulsar tu blog.  Si sos consistente practicándolo, en seis meses conversamos tus resultados.

 

Cómo diseñar un plan de visibilidad infalible para impulsar tu blog.

 

un plan de visibilidad infalible.

 

¿Te escondés detrás de tu imagen de marca? ¿Evitás toda forma de exposición? Exponerse es difícil y despierta inseguridades que nos cuidamos bien de disimular: ¿Me van a leer mis compañeros de trabajo? ¿Qué pensarán mis colegas si descubren que tengo un canal de Youtube?

Esa ambigua necesidad de ser visible. Por una parte,  reconocemos la necesidad de compartir contenidos para consolidar nuestra marca personal. Pero nos supera el pasmo pensando en que nos reconozcan. Quizás ya superaste esa etapa. Ahora,  ¿nunca sentiste el pudor de reclamar tu parcela de reconocimiento en internet?

El ego es una de las malas palabras de la educación latina. Reclamar un espacio para tu opinión supone un gesto de posicionamiento del ego que se mira con desdén. Aunque no sería raro que comiencen mirándote con desdén para terminar sintiendo una secreta admiración que se traduce en un comentario pronunciado al azar: Yo jamás me animaría.

De alguna forma, el posicionamiento online se confunde con vanidad. Como si escribir y compartir tu conocimiento fuese un gesto vergonzoso de orgullo. Por eso, la mayoría no le cuenta que escribe un blog ni a la madre y confía en que un milagro las haga visibles. Y si no, no pasa nada. Nadie se enteró. No sea cosa que fracases, te canses y lo abandones o te aburras y decidas dejarlo para empezar otra cosa. El primer paso de la visibilidad es un firme compromiso con un mensaje que quiero expresar y compartir: ser visible es una decisión.

 

Tu plan de visibilidad empieza frente al espejo.

 

Porque para que comiences a trazar tu plan de visibilidad, tenés que aceptar dejar a un costado el caparazón. Si hoy empezás un blog para hacer visible tu negocio, que lo sepa todo el mundo. Si mañana te aburre, que sea porque encontraste algo mejor. Y esa decisión te concierne única y exclusivamente a vos. A nadie más que a vos. No es un fracaso sino un paso hacia el auto-conocimiento que es una forma genuina y valiosa de saber.

 

La única diferencia entre un blog que funciona y uno que no, es la persona que lo escribe. Hacé que tu blog funcione: asumí que tener un blog visible, significa ser visible.

 

Pero, si ya te decidiste, ¿cómo? Cómo trazar un plan de visibilidad infalible. A eso vamos.

 

Paso a paso a la visibilidad.

 

Todo empieza con una idea. Un proyecto personal que te mantiene despierta durante las noches y te invita a soñar despierta. ¿Ya tuviste esa idea?  ¿Ya pasaste alguna nochecita en blanco? Entonces sabés de lo que te hablo. De darle vueltas y vueltas a un plan que desconocés cómo materializar pero que necesitás hacer visible para que funcione y genere ingresos. Para que recuperes el sueño, comparto contigo un plan de visibilidad en seis pasos:

 

Primer paso: En el principio era el blog.

 

En este momento, estás escribiendo entre tus pendientes: crear un blog preparado para la visibilidad. Independiente de que plataforma selecciones (este blog está creado en WordPress.org) lo esencial es que consideres la necesidad de escribir en un gestor de contenidos para atraer y seducir la audiencia para tus productos o servicios.

 

Segundo paso: A mover el bote.

 

Cuando terminás de escribir un post, solo hiciste la mitad de tu trabajo. Después del tiempo dedicado a escribir y editar, llegó el momento de promocionar.  Nunca te estás moviendo demasiado.

 

Tercer paso: Comunicarte.

 

Si no te gusta interactuar, comunicarte, leer otros blogs y comentarlos, tengo una sugerencia para vos. Elegí otra forma de hacer visible tu idea. Si sos anónima y además, muda, dudo que sobrevivas en el mundo online.

 

Cuarto paso: Hacer lo que te incomoda.

 

¿Por qué? Porque es precisamente lo que menos personas se animan a hacer. Por lo tanto, lo que te ofrece más posibilidades de ser visible.  Si un retrato en el header te causa escalofríos no lo dudes: subila.  Si te pone de los nervios pensar en un video, tomate unas semanas para procesarlo y después largate a crear videos.

 

Quinto paso: Pensar en experiencias para tus lectores.

 

En las redes están tus lectores. A las redes vas a ir a buscarlos. ¿Cómo? ¿Pensabas quedarte sentadita esperando que llegaran?  Si esa era tu intención, esperá sentada. Porque salvo que pagues por la visibilidad, «esperando sentada» lo único que se consigue es unos glúteos achatados.

¿Te decidiste? ¿Vas a ir a buscarlos?

Ya sabés cómo trazar un plan de visibilidad infalible. Ahora, viene el lado B: cuando los encuentres ¿qué les vas a proponer? No me digas nada: que lean tu post. Cuando estés desesperada preguntándote por qué nadie entra en tus publicaciones, no me digas que no te avisé: la audiencia de las redes sociales no quiere lectura, quiere experiencias.

 

Sexto paso: No es contenido. es conocimiento.

 

Dejá de pensar un publicar por cumplir, publicar al azar o publicar sin un objetivo. El blog es para disfrutarlo pero si estás creando tu plan de visibilidad tenés que escuchar lo que dicen los lectores y escribir sobre esos temas. Con tu estilo personal, con tu onda y sin perder la naturalidad porque un post zombie no es lo que te interesa compartir con la comunidad.

Así como quien no quiere la cosa te conté cómo trazar un plan de visibilidad infalible. Siguiendo un esquema ordenado, en seis meses podés conseguir formar tu propia comunidad (si querés leer sobre el tema te invito a visitar este enlace: Crear una comunidad para mi blog) La que te permite seguir teniendo lectores aunque tu blog sea devorado por el buscador de los buscadores… (conozco a quien le pasó eso… ¡ah! Era yo)