Categoria

Persuadir y vender

Categoria

Cómo escribir descripciones de productos que venden.

Tu tienda online necesita cariño. Si dedicaste tanto tiempo a pensar tu logo, ¿por qué dejarías al azar tus textos? En este artículo quiero contarte cinco sugerencias desmesuradas para que escribas descripciones de productos que venden. Y seducen a tu audiencia con la magia de las palabras. Sí, lo sé. Desmesuré.

Sin embargo, más allá de mi desmesura se esconde una verdad indiscutible: los textos de tu tienda online no pueden ser escritos al azar.¿Te suena la palabra branding?  El branding es la construcción de tu imagen de marca y no se limita a los colores y las formas de tu web o tu tienda online. Estás haciendo “branding” con tus textos incluso sin tener conciencia de ello. ¿Y si empezás a pensar tus textos con más amor? ¿Sí? Entonces te propongo seguir leyendo.

 

Te cuento 5 estrategias desmesuradas para que escribas hoy mismo descripciones de productos que venden en tu tienda online.

 

Escribir descripciones de productos que venden.

 

Seguramente, hay sugerencias que ya estás poniendo en acción. ¿Ya pensaste en quién es tu cliente ideal? Si no lo hiciste aún es la primera deuda para con tu negocio. Hasta que no definas el retrato de tu cliente, tus descripciones van a tener muy poco salero. Si es necesario, antes de escribir descripciones de productos que venden, repitamos este mantra:

 

Escribir para todos es escribir para nadie.

 

Cuando en tu mente bailan cientos de imágenes de posibles clientes, las palabras se te escapan. Tu prosa suena imprecisa, confusa. Cuando sabés a quién le estás escribiendo tus textos son un láser.  Con esta información muy clara, vas a hacerte las siguientes preguntas:

 

1- ¿Por qué mi cliente ideal compraría este producto? ¿Es un producto funcional o un “objeto de deseo”?
2- ¿De qué forma mi cliente usaría este producto?
3- ¿Cómo se siente mi cliente antes de comprar? ¿Y después de tener en su poder este producto?

 

Ilustrar con el ejemplo.

 

Para ilustrar el último punto, veamos un ejemplo simple pero muy verosímil. No sería extraño que una madre que aún compra pañales sienta ciertos reparos de invertir mucho dinero en una pieza de joyería o una cartera bordada a mano. A fin de cuentas, en su vida prevalecen prioridades que hacen que la cartera luzca como un capricho.

Tampoco sería extraño que, luego de acceder a ese objeto de deseo en un impulso (de esos que comienzan con un “yo me lo merezco”) sienta culpa. Las 24hs posteriores a una compra por impulso son el tiempo en el cual existen más posibilidades de devolución por arrepentimiento. Una devolución que nada tiene que ver con la calidad o la funcionalidad del producto.

 

Tus textos tienen que estar preparados tanto para trabajar con las objeciones iniciales como para minimizar el riesgo de devolución de una madre culposa.

 

Dicho esto, seguimos adelante con los cinco tips para escribir descripciones de productos que venden.

 

5 tips para escribir descripciones de productos que venden.

 

El pilar de una presentación persuasiva es comprender que contando las características de tus productos no vas a llegar muy lejos. ¿Ya leíste antes que  las personas no compramos datos sino beneficios? Es totalmente cierto -si acaso te quedaban dudas. Por eso es tan importante que respondas reflexivamente las preguntas que te propuse antes. Para escribir descripciones de productos que venden, primero es vital definir cómo cambia la vida de tu cliente al comprar tu producto, en hechos concretos y en su satisfacción emocional.

Por supuesto, también es imprescindible que sepas expresar esta transformación en palabras o que cedas la voz a tus clientes satisfechos para que cuenten cómo se sintieron al acceder a tus productos o servicios.

 

1-  Qué no puede faltar en las descripciones de productos que venden.

 

Antes de perderte en detalles, acordemos cuál es la información que no puede faltar en la descripciones de tus productos:

 

  • Precio.
  • Garantía.
  • Protocolo de compra.

 

Sin duda no puede faltar el precio. ¿No? En el caso de que corresponda es necesario aclarar a qué cantidad de productos corresponde ese precio. Podría contarte decenas de historias que ilustran lo que cuesta hacerle entender a los compradores el precio “por banderín” en una guía de banderines.

Otros dos aspectos que no pueden faltar son la garantía  -en el caso de que la ofrezcas- y la descripción del protocolo de compra. Dicho de otra forma: contale a tu cliente qué va a pasar luego de que compre hasta que llegue el producto a casa. No ahorres detalles respecto al itinerario del producto y los lapsos de tiempo para que consolide su confianza en tu marca.

También deberías contarle a tu cliente qué puede esperar de vos y tu tienda en el caso de que se arrepienta, no se sienta conforme con lo que adquirió o no llegue en las condiciones adecuadas. Aunque te propongo un 100% de garantía para tus productos o servicios, entiendo que no siempre es posible. En ese caso, estudiando cuáles son tus posibilidades podrías establecer una garantía limitada en el tiempo, por ejemplo: 30, 60, 90 días.

 

2- Un producto, una descripción.

 

Este es el momento en el que se te caen las medias. Sí. Vas a tener que escribir tantas descripciones como productos tengas en tu tienda online. Pensá en los siguiente: si tus descripciones son idénticas, el lector pronto deja de leer y quizás se pierde información importante que corresponde a un producto y no a otro. Me entero que hacés “copy-paste” y te persigo en los sueños.

 

3- Descripciones de productos que venden bien simples.

 

Tu descripción puede tener distintos niveles:

 

  • Un nivel muy concreto en el que desarrollás las características fundamentales del producto.
  • Una descripción de las que dejan la huella de tu identidad verbal.

 

Incluso podrías plantearte ser más específica. ¿Cómo? Escribiendo una presentación muy visible con los datos fundamentales del producto (tamaño, color, textura) y en una “pestaña expandible” otros detalles que consideres importantes. Si todo esto está escrito con una fuente que “se ve” y además se entiende, mejor aún.

 

Dejar huella con tu identidad verbal significa elegir un campo semántico que identifique el estilo de tu marca y logre contar la historia detrás del producto.

 

Suena más complejo de lo que realmente es.  Tu campo semántico es la lista de palabras asociadas a tus valores de marca. Aquellas ideas o conceptos con los que quisieras que te asocie tu audiencia: atrevida, clásica, irreverente, conservadora. Cada marca tiene su personalidad y en torno a ella un conjunto de palabras que la definen y están en consonancia con las imágenes, los colores, la presentación, el envoltorio, etc.

 

4- Utilizar imágenes sensoriales.

 

Los adjetivos hay que usarlos con cuidado. Siempre inclinate por aquellos que describan sensaciones visuales, auditivas, olfativas o táctiles. ¿Qué tenés que evitar? Los juicios. “Hermoso”, “elegante”, “fino” son todos juicios subjetivos y si bien usarlos no es necesariamente un error siempre es un riesgo.

Con un cliente ideal muy definido y segmentado podrías confiar en una supuesta comunidad de valores representadas por las palabras. De todos modos mi sugerencia es reservar estas formas de valoración y preferir adjetivos calificativos menos comprometidos que hagan referencia al color, la textura, etc. Si una cartera es de  Eco cuero blanco, podemos discutir el matiz de blanco del material, pero no hay dudas de a qué color nos referimos.

¿Te cuento otro detalle? La posición de los adjetivos en un texto tampoco es inocente. Un adjetivo escrito antes del sustantivo suele ser explicativo y tener una intención descriptiva. Mientras tanto, un adjetivo pospuesto -o escrito luego del sustantivo- es una especificación, puesto allí para delimitar el alcance del sustantivo. En el ejemplo anterior, de todos los posibles tipos de cuero, el  de mi cartera imaginaria, es ecológico (descripción) y blanco (especificación).

 

5-  La llamada a la acción.

 

Tu llamada a la acción puede ser todo lo sofisticada que desees. ¿Qué te propongo con toda mi desmesura? Un botoncito bien visible y llamativo con la expresión “Comprar ahora”. Divina tu tienda en colores pastel, pero: ¿se ve el botón de compra? No. No es un detalle menor. Si la descripción de tu producto es seductora, el lector va a buscar con la mirada dónde comprar.  ¿Te parece el momento para medias tintas o expresiones sugerentes?

 

Para tu botón de compra, elegí un color que contraste con el fondo de la tienda y dentro del botón escribí una orden directa. Nada de sugerencias porque te da pudor la palabra “comprar”.

 

¿Ya estás pensando en cómo escribir para tu tienda? Si te interesa profundizar en el tema, te sugiero reservar 45 minutos de tu tiempo para escuchar la siguiente clase abierta:

 

O, si querés seguir leyendo sobre cómo las palabras pueden ayudarte a vender más y mejor, te invito a visitar: Mejorar tu estilo de escritura: 5 tips desmesurados.

Antes de irte, contame cuál de los tips anteriores vas a usar para escribir descripciones de productos que venden, consolidar tu imagen de marca y disfrutar de tu negocio online. Es un placer escucharte y continuar el diálogo en los comentarios.

Contenido relevante: 7 sugerencias desmesuradas.

Dicen por aquí y por allá que es necesario que escribas contenido relevante para atraer potenciales clientes a tu círculo de influencia. También dicen -las malas lenguas- que escribir un blog es una pérdida de tiempo y que con una fanpage es más que suficiente para sostener tu negocio online. Y vos, en medio de tanto tironeo conceptual, no sabés para dónde arrancar. O menos alentador aún. Como escribió sabiamente un espíritu desmesurado en “Escribe y Vende” : “tengo un mar de conocimiento de un centímetro de profundidad”. 

Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia.  A ver si detenemos el tironeo  mental que no te permite avanzar con el sistema EDP4 y 7 sugerencias desmesuradas para crear contenido relevante.

 

Si querés escribir contenido relevante para tu audiencia (el que vende tus productos y servicios) estas 7 sugerencias son lo que estabas esperando.

 

Contenido relevante a la carta.

 

Un contenido relevante para tus lectores es fácil de leer y les aporta una información o emoción que no poseían antes de la lectura. En última instancia se trata de eso: si alguien te dedica 10 minutos de su precioso tiempo, lo mínimo que podés ofrecerle es un relato significativo. O una transformación de su manera de pensar sobre cierto tema.

Tampoco se trata de que cada uno de tus textos sea un alarde de sabiduría para posicionar en Google. Claro que podés permitirte el lujo de ser irrelevante cada vez que te venga en gana. Sin embargo, cuando tengas un marcado interés en difundir un mensaje importante para vos y tu negocio, llegó el momento de considerar estas siete sugerencias.

 

Contenido relevante: 7 sugerencias desmesuradas.

 

Muchas de las sugerencias para crear contenido relevante descritas en este post son sencillos trucos de persuasión que podés aplicar en tu próximo texto sin preludio alguno. No necesitás ninguna maestría en el uso del lenguaje para poner en funcionamiento los siguientes aspectos de la escritura persuasiva.

 

1- El lector acepta mejor lo que procesa fácilmente.

 

Empecemos por lo básico. Es más fácil de aceptar como relevante lo que puedo leer sin obstáculos. Un estudio de neuromarketing de Song y Schwartz  demostró la influencia que tiene en los lectores la fuente seleccionada para compartir la información. Sí, antes de hablar del mismo contenido, hablemos del tipo de fuente que elegís para tus textos.

Cuanto más sencillo sea el tipo de letra seleccionado mejor.  ¿Por qué? Porque en función de la “fluencia cognitiva” (el grado de esfuerzo que invertimos en comprender algo) tendemos a aceptar con mayor docilidad aquello que podemos procesar y digerir de forma más simple.

Así que no hay excusa: un Arial liso y llano, tiene la delantera en el mundo de la persuasión.  Ahora, como todo en la vida, hay una excepción. Las fuentes refinadas y elegantes funcionan de maravilla para justificar precios altos o para invitar a una celebración formal. Era necesario que lo supieras para que valores qué te conviene en cada caso.

 

2-  Usá imágenes nítidas, vívidas y con seres humanos.

 

Interpretamos las imágenes como representaciones de la realidad, de allí su poder comunicativo. En ese sentido, usar niños y mujeres de rasgos atractivos para ilustrar tus artículos, aumenta el poder persuasivo del texto.  ¿Por qué? Porque el uso de imágenes de personas aumenta la empatía  y  hace los textos más atractivos.

No voy a profundizar en el tema porque le dediqué varios post con anterioridad.  Además, seguramente tenés claro el poder magnético que tiene la imagen de un bebé cachetón y de ojos tiernos (funciona también con los cachorros de otras especies, no creas). En caso de que quieras leer más, te sugiero visitar este post: 7 pasos para crear contenido de valor.

 

3-  Hacé cambios inesperados en tu lenguaje.

 

La capacidad de sorprender es una de las habilidades más valoradas en el mundo online. Crear contenido relevante es un desafío.  ¿Sabés por qué? Porque tendemos a predecir inconscientemente cuál es la próxima palabra de un texto de acuerdo a nuestro conocimiento previo de la vida y el lenguaje.

 

Cuando cambio la secuencia de palabras que el cerebro “espera” -porque es la más habitual- tengo la atención del lector.

 

Como tu cerebro está comparando y prediciendo todo el tiempo, ofrecerle algo que le resulta inesperado es ganarle la pulseada. ¿Cómo podrías hacerlo? Simple: cambiando el orden de las palabras en una oración. Si el lector espera que el sujeto preceda al verbo, podrías comenzar tu texto con un verbo o con un adjetivo, quebrando la estructura tradicional en nuestro idioma.

La alteración del orden lógico de una oración es un desvío gramatical y por eso, genera una impresión que aumenta su poder expresivo. El único reparo que deberías tener es que el texto siga siendo legible porque en marketing, la simplicidad está antes que la lucidez.

 

4-  Usar recursos de estilo con prudencia, por favor.

 

Tampoco se trata de transformar un post en redes sociales en un texto poético. Sin embargo, usar algunos recursos retóricos con prudencia funciona para activar la mente del lector e incitarlo a la acción. Por ejemplo:

 

  1. Una comparación bien usada.
  2. Una exageración para enfatizar.
  3. Un adjetivo usado como verbo (como “desmesurar”)

 

No aspiramos a que tus post en Facebook se estudien en una clase de literatura. Pero ¿si mejora tus ventas no te animarías a una metáfora de vez en cuando?

 

5- Esmerate con los nombres propios.

 

Si algo tengo claro es que el nombre que le pongas a un producto, un curso o un servicio va incidir directamente en la forma en que lo perciban y en consecuencia, en sus ventas.  Ya te conté antes cómo escribir títulos persuasivos, hoy hablemos de ponerle nombres propios a tus productos y/o servicios.

Que ahora el clásico y nunca bien ponderado “licuado de fruta” se llame “smoothie” no es casual. Tampoco lo es que las muy queridas “magdalenas” de toda la vida hoy sean “muffins”. Y que con un “topping” de crema se transformen en “cupcakes”, ni te cuento.

¿Qué te parece comenzar a pensar nombres creativos y elocuentes para tus productos para aumentar tus ventas? ¿O de repensar las descripciones de tus productos para acercarlos a tu audiencia? No te digo que sea fácil pero seguramente, vale la pena. Si te interesa profundizar sobre este tema, te invito a leer los siguientes artículos:

 

 

6- El escenario “contrafáctico”.

 

Y eso, ¿con qué se come? Resulta que la palabra es más complicada que el significado. Para crear contenido relevante para tu audiencia y fomentar la fidelidad a tu propuesta podés poner a tus lectores a imaginar. ¿Qué les vas a pedir que se imaginen?  Esto: escenarios posibles en los cuales una historia no tiene final feliz.

Inducir a los lectores a imaginar alternativas históricas de su relación con tu blog, tu marca, tu producto o tu servicio puede ser una poderosa herramienta para generar emoción y fidelidad. Por ejemplo:

 

  • ¿Cómo sería tu vida si nunca hubieses conocido X producto?
  • ¿Que habría pasado si nunca me hubiese decidido a comenzar este negocio?
  • ¿Y si hubiera fallado?

 

Animate a probar el juego de crear escenarios en los cuales la realidad alternativa no es tan brillante y sentate a observar los resultados.

 

7- Contar historias.

 

Faltaba más. Claro que contar historias relevantes entra en la categoría de contenido relevante. El texto tiene un poder hipnótico cuando cuenta una historia. Sí: solo texto. Sin imágenes llamativas, sin recursos audiovisuales, sin ninguna otra parafernalia sofisticada. Si querés leer más sobre el tema te sugiero:

 

 

Antes de irte contame en los comentarios: ¿Qué recurso vas a usar primero? ¿Cuál te resulta el más adecuado para tu proyecto?  Y dialoguemos al respecto. Si te interesa, podemos seguir en contacto en redes sociales. Te espero en mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí, vas a tener acceso a todas las clases abiertas que te enseñan cómo usar las palabras para emocionar, persuadir y vender.

Crear contenido de valor en 7 pasos desmesurados.

Para ir cerrando el ciclo del sistema EDP4, quiero contarte cuál es mi visión sobre crear contenido de valor para persuadir y vender con un blog.  Sin embargo, como me mueve la fuerza del relato, antes de desarrollar este tema necesito contarte una historia.

Cuando estaba comenzando mi  carrera, una vecina -de esas que te conocen desde que naciste- me preguntó qué estaba estudiando. Luego de dos años luchando por pronunciar en voz alta mi vocación literaria, pronuncié con timidez:

-Estoy estudiando letras. 

La respuesta no se hizo esperar. Contundente y desalentadora:

-No, pero en serio. ¿Qué carrera vas a estudiar?

En una familia de profesionales de la salud… mi decisión le pareció una infamia de juventud. No recuerdo qué le respondí, pero conociendo a esta desmesurada me atrevería a decir que le hice una broma para salir del paso.

La misma escena se repitió en el 2015 cuando decidí cambiar de camino luego de casi veinte años de profesión. Con una vida hecha, nadie se animó a decir en voz alta:  ¿En serio vas a dejar tu trabajo para emprender online? Pero… cuando los ojos hablan huelgan las palabras.

¿Por qué te cuento esta anécdota? Porque entiendo que existe un profundo desconocimiento de lo que significa trabajar online y que la dedicación que conlleva está más allá de “estar todo el día en Facebook”.  

 

Una mujer con un negocio online, más allá del arte, talento o conocimiento que desea expresar en el mundo, es una creadora de contenido.

 

Todo un desafío: ¿qué significa crear contenido de valor para tu blog? Te cuento cómo persuadir y vender creando contenido relevante para tus lectores.

 

Crear contenido de valor: ¿Eh?

 

La duda entre quienes te rodean parte del total desconocimiento de lo que un negocio online significa.  Esto sin tener en cuenta que quienes comenzamos a trabajar online tenemos una dificultad tremenda para expresar en palabras qué es lo que hacemos y cómo nos ganamos la vida.  Te hablo con conocimiento de causa. Aunque hoy respondo con más precisión que mi trabajo es crear contenido de valor para enseñar a otras mujeres que tienen un talento a persuadir y vender con palabras, no obtengo más comprensión que antes.

Es una respuesta totalmente honesta y justa: mi trabajo cotidiano es crear contenido de valor. Si tu propósito es sostener un negocio online, para el asombro de tu familia, gran parte de tu tiempo va a estar enfocada en crear contenido de valor para tu audiencia.   Y te digo más: gran parte de tu tiempo va a estar dedicado a ofrecer información gratuita a tu audiencia. Algo que haría creer que se te volaron los pajaritos de la cabeza a cualquier persona que trabaja offline y por cuenta ajena.

En lo que a vos respecta mi santa, tu trabajo online es crear contenido de valor. Ornamentame tu elevator pitch como quieras pero vos y yo sabemos que las horas que no estás respondiendo a los pedidos de tus clientes estás pensando y creando materiales para atraer y persuadir a nuevos clientes potenciales.

Lo sé: esta tarea puede ser cansadora. Pero si seguís el sistema EDP4, te va a permitir secuenciar tareas para cumplir con lo que es urgente y lo que es importante.  En este momento llega la pregunta de fuego:  ¿Cómo Paula? ¿Cómo creo contenido de valor para mi audiencia?

 

 

¿Cómo sé qué contenido es relevante para mi audiencia?

 

Qué temita ¿no? Seguramente anhelás una respuesta que sea parecida a una fórmula que funciona en todos los casos y para todos los temas. Lo cierto es que puedo ofrecerte una guía para que escribas tu blog y tus redes sociales, pero la última palabra la tienen tu audiencia y tu sensibilidad para entender los signos que ésta te da.

Ojo: cuando me refiero a “signos” no te imagines que necesitás recibir cientos de comentarios para valorar el alcance real de un contenido. De hecho, el silencio absoluto es un indicador elocuente de que algo en tu contenido o en la forma de expresarlo no contecta con tus lectores.

¿Qué podés hacer para empezar? Tomá nota de los siguientes 7 pasos:

 

1- Foco antes de empezar a escribir.

 

Atención, antes de empezar a escribir la primera letra, ¿no sería prudente que preguntaras qué quieren leer tus lectores? Es obvio, lo sé. Sin embargo, ¿cuántas veces hiciste una encuesta entre quienes ya te leen para conocer qué quieren leer?  Survey Monkey es una herramienta que te ayuda en este aspecto y su uso es intuitivo.

 

Tampoco te dejes guiar ciegamente por todas las opiniones que te lleguen, pero en la intersección entre tus intereses y los de tu público está el dichoso punto dulce del contenido.

 

Eso es contenido de valor: algo escrito desde tu experiencia o conocimiento que tus lectores disfrutan leer.

 

Pero ¿qué pasa si todavía no tengo lectores?

 

Entonces te toca de hacer de Inspector Gadget. Tu misión es irte de ronda por todo blog, fanpage, foro y cualquier otro espacio que congregue personas interesadas en tu tema.  ¿Qué vas a hacer cuando estés allí? Vas a leer qué preocupa y qué preguntan quienes participan y comentan.  Esas preguntas son sumamente valiosas para crear contenido que responde a cuestionamientos reales.

¿Sabés por qué es tan importante este paso previo? Porque  te ofrece como información los temas que le interesan a tu audiencia o a una audiencia similar a la tuya. Eso es lo “general”.  Pero lo esencial es que llegan a vos en sus propias palabras. Esto significa que a partir de este momento sabés:

  • Cómo buscarían ese tema en Google.
  • Qué forma verbal tiene lo que el problema que experimentan o la necesidad que sienten.

 

2-  ¿Es necesario un calendario editorial?

 

Depende. Quizás tengas tanta soltura escribiendo como para que una lista de los temas surgidos de tu encuesta o de tu investigación sea suficiente para organizarte. También es posible que necesites más estructura y  diseñar sobre un calendario los temas específicos para cada semana. En ese caso, podés leer cómo organizar tu año de contenidos para el blog.

La espontaneidad en la creación de contenidos tiene su encanto.  Cada vez es más importante el feedback que te ofrecen los lectores para seguir mejorando tu propuesta. El seguimiento del cliente es cada vez más importante para crear conexión con personas saturadas de información estandarizada.

 

3-  Como una fotocopiadora.

 

Repetir es  una estrategia clave para crear contenido persuasivo. Si hay algo que tenemos claro quienes somos docentes es que “repetir información” consolida el aprendizaje. Hay que ver cuántas veces es necesario decir lo mismo para que llegue a todo un grupo de alumnos.  Y cuando lo dijiste veinte veces, siempre aparece el rezagado que pregunta:  ¿Eso cuándo pasó -o cuándo va a pasar? Entonces llega la explicación vigésimo primera.

Atención:  “repetir” no significa decir siempre lo mismo de idéntica forma sino variar tu mensaje para que llegue a diferentes interlocutores. Cambiar las palabras y el orden en el cual las decimos es básico. En el mundo online también es fundamental cambiar el formato: post, imagen, infografía, audio y video.

 

4- Tengo una bola de cristal.

 

Los lectores disfrutan de leer contenidos que anticipan el devenir de una situación. El día en el que comiences a crear contenido de valor que proyecte a tus lectores del presente en el que se encuentran a los resultados de su situación en el futuro, tu contenido va a comenzar volar solito.

Como te imaginarás escribir este tipo de post no es fácil. Requiere que conozcas mucho tu tema y que estés actualizada en las tendencias para el futuro inmediato. Implica mucha curaduría de contenidos (o por lo menos leer a quienes marcan el ritmo en tu nicho de negocio). Tomando el tema de este post, el típico textoque se anticipa a las tendencias sería : “10 novedades para crear contenido de valor este año”.  ¿Te animás a oficiar de pitonisa?

 

5- No me compares.

 

No me compares pero usá todas las comparaciones e imágenes que sean necesarias para ilustrar tu punto.  Un contenido que puedo comprender y transformar en imágenes tiene valor para mí y es persuasivo. Los seres humanos necesitamos este tipo de incentivos verbales para aprender. Pintá escenas comparando lo que estás enseñando con algo que tu lector ya conoce y domina.

Hay que leer las “Cartas de Indias” para descubrir cómo los conquistadores españoles describían los animales y las frutas que descubrían en América Latina.  Los textos son un intento bizarro de crear  una imagen identificable en la imaginación de un lector que desconocía el paisaje. Para eso, se valían de las comparaciones más insólitas. Pero todas con un punto en común: referían a elementos  que su lector conocía.

 

6- El dichoso pathos.

 

Lograr que alguien sienta con lo que escribiste… es dar más que valor y es una garantía de persuasión.  El dichoso “pathos” se encuentra en palabras como “empatía”, “simpatía”, antipatía”.  Pathos es “dolor” y qué sería del marketing de contenidos sin un lector que tiene un “dolor”.  Sin radicalismos. Tironear de este “dolor” ajeno tiene sus riesgos pero…. podés intentar con:

 

  1. Crear comunidad en torno a una causa en común.
  2. Apelar a la urgencia para incentivar a tu lector a actuar.
  3. Plantarte junto con tu lector frente a un enemigo común (no tiene por qué ser una persona, puede ser un hecho o una situación que ambos repudian)

 

7- Todo por la credibilidad.

 

Todo esfuerzo que hagas por consolidar tu autoridad y credibilidad es poco. Sin confianza del lector no hay persuasión posible. Y antes de que desesperes pensando qué tipo de contenido podés compartir para generar confianza, te doy tres ejemplos:

 

  1. Testimonios de clientes.
  2. Casos de estudio.
  3. Una visión personal y justificada de la opinión de un experto en tu área (puede ser una visión en la que asientas y disientas, lo esencial es que cites al autor original, seas respetuosa y además, argumentes tu punto con propiedad).

 

A  crear contenido de valor se ha dicho.

 

Con estos siete pasos, estás un paso más cerca de crear contenido de valor para tu audiencia: sin falsas promesas y sin crear expectativas que luego no puedas cumplir. Si  algo quiero que recuerdes de este post es que, independientemente de tu talento o conocimiento, independientemente de cuál sea tu negocio, en el mundo online sos una creadora de contenido.

En este camino, conocer las pautas básicas de la persuasión juega a tu favor. Espero que apliques las que describo en este post y que transformes tus textos en experiencias maravillosas para tus lectores.

Contenido persuasivo: ¿cómo prepararlo y estructurarlo?

El sistema EDP4  es la fórmula desmesurada para escribir contenido persuasivo.  No te alarmes: no me sedujo ningún espíritu algorítmico. Sigo creyendo que los sistemas se crean para desobedecerlos de la forma que mejor nos parezca. Pero tampoco soy necia.  Que ser desmesurada no significa masticar vidrio. Hay ciertos procesos que pueden sistematizarse y que esquematizados ayudan a escribir con mayor creatividad.

Por eso, quiero compartir contigo cómo preparar y estructurar tus contenidos para lograr con ellos los objetivos que te propongas para tu blog, tienda, redes sociales, etc.

 

Estás a un click del sistema para escribir textos que emocionan y persuaden.

 

contenido persuasivo: Sistema EDP4.

 

¿Preparada para escribir? Vamos paso a paso para que puedas seguir el proceso y adaptarlo a tu propio ritmo.  Si estás escribiendo para tu blog y tu objetivo es atraer tráfico orgánico, mi primera sugerencia llega en forma de herramienta.  Tranquila que no se trata de nada sofisticado. Ni es complicado ni va a tomarte más de cinco minutos.

Cuando estás dispuesta a dedicarle tanto tiempo a tu blog para atraer lectores y seducirlos con un contenido persuasivo,  cinco minutos más en tu esquema no generan un gran desbarajuste. Especialmente si estos cinco minutos extra, te garantizan el potencial de responder con tu texto a las preguntas que las personas hacen en los buscadores.

Va tomando color ¿ no?

 

1- Define tu palabra clave.

 

Seguramente el tema que elegiste para desarrollar puede sintetizarse en una palabra clave.  Esta palabra (o conjunto de palabras) va a ser el punto de partida de tu contenido persuasivo.  Si estás cuestionándote por qué es tan importante elegir esta “keyword”, dejame responderte en términos desmesurados:

 

Cuando las personas escriban estas palabras en un buscador, si éste considera tu post relevante para el usuario, va a mostrárselo como primera opción.

 

¿Más interesada ahora en encontrar tu palabra clave?

¡Genial! Cuando la definas te sugiero que visites Ansewer the Public.  Esta herramienta te permite elegir el país y el idioma  para analizar tu palabra clave. incluso, puede orientarte para transformar una palabra en un conjunto de palabras que los usuarios buscan con más frecuencia.

 

Te prometo que el resultado te va a sorprender.  En cuestión de segundos, ATP te ofrece en forma de gráficos visuales todas las búsquedas de tu palabra clave en Google y Bing con decenas de variantes.

 

También podrías usar otra herramienta como Buzzsumo  para verificar el posicionamiento de tu palabra en las redes y cuántas veces fue compartido.  Si además, ya que estás en el baile te disponés a bailar, te sugiero que le des un vistazo a los resultados más compartidos:

 

  • ¿Cómo está escrito el título?
  • ¿Cuál es la red social en la que más se compartió?
  • ¿Qué puntos cubre?
  • ¿Puedo añadir algo que no fue dicho?
  • Si ya todo fue dicho:  ¿puedo plantearlo de una forma inteligente?

 

2- El esquemita previo.

 

Estos cinco minutos extra de búsqueda te ofrecieron mucha información. Pudiste ver cómo escriben los usuarios sus búsquedas,  observaste cuáles son los contenidos más compartidos e incluso tuviste la oportunidad de verificar qué puntos fueron cubiertos de tu tema y cuáles aún quedan por desarrollar.

Con toda esta información es momento de realizar un esquema para escribir contenido persuasivo específicamente pensado para tu cliente ideal.  ¿Qué elementos tiene que cubrir tu esquema?

 

  1. El título
  2. Una descripción muy sintética de cuál es el tema del post.
  3. Tres subtítulos que señalen tópicos importantes para escribir.
  4. Un párrafo de despedida con una llamada a la acción.

 

1- El título.

 

Si estás floja de títulos para tu contenido persuasivo, te invito a leer 4 trucos para escribir títulos persuasivos. El título es el nuevo negro. Si tu título no atrae… no hay ni paraíso ni lectores.  Dedicale todo el tiempo que sea necesario para garantizar un click  y un nuevo lector.

 

2- La síntesis.

 

Una descripción sintética del tema de tus post sería un resumen de no más de 100 palabras en las cuales vas a expresar por qué es importante para el lector dedicarle diez minutos de su tiempo a tu post.  ¿Cómo vas a crear esta síntesis? Respondiendo la siguiente pregunta: ¿por qué tendría que leer tu post?  En función de la respuesta a esta pregunta, desarrolla tres subtítulos relevantes para el tema.

 

3- Los subtítulos.

 

Cuando elijas los subtítulos para tu  post quiero que pienses en ellos como hitos por los que tu lector necesita pasar para llegar al destino final: informarse sobre el tema del que estás escribiendo.  Tu esquema básico para cada subtítulo sería el siguiente:

 

1- Subtítulo

  • Primer aspecto por el que debería leerte.
  • Segundo aspecto por el que es interesante leer este tema.
  • Tercer aspecto: lo que deberías saber antes de seguir adelante.

 

De la misma forma vas a esquematizar cada subtítulo. En este momento también podrías añadir material complementario que pensás usar en tu post (fotografías, infografías, video)  o alguna lectura recomendada para que quienes  quieren seguir aprendiendo tengan la posibilidad.

Antes de darte cuenta, tenés creado el esquema principal de tu contenido persuasivo y estás pronta para sentarte a escribirlo.

 

4- El párrafo de despedida.

 

Este es un punto de tu contenido persuasivo que podés repetir formulariamente en cada post.  Sí… podés usar tu despedida como una “muletilla”  que te identifique o te destaque entre la multitud. Vos encontrarás la forma en la que te sientas más cómoda despidiéndote de tus lectores. Sin embargo, sí o sí, deberías añadir una “llamada a la acción”:

 

  • Invitar a seguir leyendo.
  • Dirigir a los lectores a tu tienda.
  • Sugerirles suscribirse en tu lista.
  • Incentivar al comentario.

 

La elección de esta despedida de tu lector es sumamente importante para transformar el tráfico frío que llega de Google en la posibilidad de un nuevo lector.

 

Escribir contenido persuasivo no es changa…

 

No lo es. Escribir contenido persuasivo lleva su tiempo. Esa es la razón por la cual, escribir más de un post por semana ofreciendo calidad a tus lectores es tema de profesionales entrenados. Aunque el entrenamiento profesional tampoco garantiza que la calidad de todos sus post sea homogénea.

Sin embargo, el siguiente esquema va a ayudarte en el proceso de creación. Y dicen que la práctica hace al maestro ¿no?  Persistí en escribir tus post siguiento este formato y no dejes de leer los siguientes post de la serie porque, cuando menos lo pienses, se naturaliza el proceso y te sale solo.

 

¿Repasamos?

 

  1.  Título
  2. Síntesis descriptiva.
  3. Subtítulo:  a- por qué debería leerte. b- por qué es interesante leer este texto c-lo que deberías saber antes de seguir adelante.
  4. Párrafo de despedida.

 

¡Ya estás  preparada para hacer tu primer borrador!  ¡Qué no te detenga el temor a equivocarte! Aprender a escribir para comunicar tus ideas es un proceso que tiene que acompañarse de grandes dosis de paciencia. Antes ir a buscar tu libreta de notas: ¿me contás en un comentario cuál es tu fórmula para escribir? Sumando ideas, nos enriquecemos todas y continuamos el diálogo.

¿Me lo querés contar en redes sociales? Entonces te invito a participar de mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí comparto clases abiertas en las cuales enseño  cómo escribir contenido persuasivo sin perder el contacto emocional con tu audiencia.

Cómo crear contenido persuasivo: sistema desmesurado EDP4.

En este post, comparto contigo cómo crear contenido persuasivo usando el sistema desmesurado.  ¿Sabés por qué te interesa? Porque el marketing digital cambia vertiginosamente.  Prácticas que funcionaban maravillosamente hace dos meses, se tornan obsoletas hoy. Estrategias que prometían resultados “infalibles” pierden vigencia antes de que aprendas a adaptarlas a tu negocio online.  Sin embargo, hay una verdad indiscutible y perenne en el marketing digital: crear contenido relevante para las personas que te interesa atraer fue, es y será una estrategia vigente.

 

Te cuento las claves para crear contenido persuasivo para tu blog y  tus redes sociales

 

No sé quién es el rey pero el contenido, reina.

 

Imágenes que cuentan historias. Piezas audiovisuales que conectan con tu audiencia, post que emocionan y persuaden, descripciones de productos que venden. Crear contenido sigue siendo el pilar de todo negocio online que pretenda atraer a sus clientes potenciales en la jungla digital.

El marketing de contenidos es una estrategia valiosa que reclama claridad de propósitos y consistencia. O dicho de otra forma: la creación de contenidos es tu mejor estrategia cuando tu “por qué” es transparente y está tan bien definido que no se desdibuja en el tiempo.

 

Tenés tan claro quién sos y qué querés de tu negocio que cómo crear contenido persuasivo para tu blog o redes sociales no es un cuestionamiento para vos.

 

No te confundas: que no sea un cuestionamiento no significa que no sea demandante. Crear contenido es un gran compromiso de perseverancia. Un post de vez en cuando, un video cada vez que cae un rayo, una publicación en facebook por el casamiento de tu prima, no califican en el marco de “consistente”.

Pero que no panda el cúnico mi santa. Tampoco es que tengas que ingresar a una sociedad secreta altamente desmesurada para iniciarte en la creación de contenidos persuasivos. Aaunque si querés hacerlo… ésta es tu oportunidad de pedir acceso en la SSAD. Voy a compartir contigo un sistema de solo cuatro pasos que podés aplicar sin hacer un juramento de sangre.

 

Cómo crear contenido persuasivo.

 

Voy a comenzar escribiendo algo que, seguramente, nunca pensaste atestiguar: para escribir grandes contenidos, date el lujo de procrastinar. ¿Eh?  Si estás pensando que el eclipse me afectó el cerebro, es posible. Pero mi mensaje es muy simple: crear contenido es un proceso, no un acto.

A ver… es cierto que es posible plantar el culete y no moverlo hasta que tu contenido esté terminado. Sin embargo, esta modalidad de trabajo es agotadora. Y el agotamiento machuca las neuronas. Ponele que es una metáfora un poco cursi pero… vos sabés lo que le pasa a tu creatividad cuando te sentís cansada.

Por eso,  para responderte cómo crear contenido persuasivo, mi primer sugerencia es secuenciar el acto de creación.  Especialmente si se trata de un contenido escrito. ¿Por qué?

 

  1. Podés seguir pensando en tu contenido aún cuando no estás escribiendo, mientras estás realizando cualquiera de tus tareas rutinarias.  Hasta la última vez que lo practiqué, pensar era “hand-free”.
  2. Te da la posibilidad de desautomatizar la mirada.  Basta leer algo que escribiste ayer para comprobar cuántos cambios le harías. No falla. Esas ventajas que tiene dejar correr agua bajo el puente.

 

Claro, transformar tu creación de contenidos en una secuencia hace poco probable publicar a diario,  salvo que te funcione el “Arresto Momentum” de Harry Potter. Y si te funciona, necesito conocerte, tenés mis datos en la página “Sobre mí”.

 

cómo crear contenido persuasivo: Secuencia de 4 pasos.

 

Supongamos que te ronda esa cabecita loca esta pregunta: ¿por qué tomarme todo este trabajo? La respuesta está ímplicita en la pregunta. Si creás contenido para atraer una audiencia afín y potenciales clientes para tu negocio online, crear contenido relevante, que les sea útil y los entusiasme, tiene sentido por sí mismo.

Ya si elegís crear una pieza de contenido a la semana o cinco es una decisión personal. ¿Quién es una para decir que no es posible crear cinco contenidos de calidad en una semana?  Eso sí, el día que te decidas a dar ese paso, mandale una foto a tus seres queridos porque se van a olvidar de tu cara.

 

Tengo la convicción de que el más persuasivo de los contenidos es el mejor escrito. En consecuencia, vos sopesarás los pro y los contra en función de las personas con quienes querés conectar.

 

Sistema  EDP4:

 

  1. Estructura
  2. Detalles
  3. Pulido
  4. Publicar  y promover.

 

Pulir, publicar y promover tiene que ser tu nuevo mantra.  Hay días en los que me despierto del todo desmesurada y el cerebro dispara de formas bizarras. Mi intención no es que pienses que los sistemas resuelven todo problema, pero pueden significar el ejercicio que te lleve más allá del lugar en el cual estás en este momento. Vayamos paso por paso:

 

1- Crear una estructura:

 

La estructura es el croquis de tu contenido. Los grandes temas que vas a abordar. También es el momento para pensar en cómo transformar estos temas en títulos. ¿Estás perdida con este tema? No te preocupes, tengo 4 trucos simples para escribir títulos persuasivos.

Si te interesa crear una estructura podrías comenzar por seleccionar los temas para nutrir tu calendario editorial. Luego, cuáles trabajar mensualmente para cumplir tus objetivos y en función de estos objetivos, definir el tipo de post que te conviene escribir. Para tener ampliar este aspecto, te sugiero leer: 5 tipos de post para tu blog

 

2- Añadir los detalles.

 

24 horas más tarde es el momento de pensar en los detalles. En las imágenes que van a acompañar tu historia (si es más de una mejor), si vas a diseñar una infografía o contenido audiovisual. También es el momento para que selecciones dos o tres post del mismo tema -o similar- para leer y observar qué podés añadir que aún no se ha escrito. O cómo podes re-formular lo que ya se escribió para enriquecerlo con tu visión.

 

Cómo crear contenido persuasivo es una de tus prioridades para ataer y conectar con tu cliente ideal. Y para eso mi reina: ¡a escribir!

 

3-  Pulir lo escrito.

 

Corregir y re-escribir es el karma del estudiante. Pero vos no sos un estudiante.  Tenés un negocio y querés que lo vean: así que si hay que corregir y pulir lo que ya escribiste, lo vas a hacer porque de eso depende la primera impresión que le des a tus clientes. ¿Te sigue dando pereza?

Dejar descansar lo que escribiste es como poner una masa a leudar. El mecanismo de acción de la levadura es invisible pero los resultados, están a la vista con el paso del tiempo. Lo mismo sucede cuando tu contenido reposa y tu cerebro se aleja de él por unas horas. Entonces es cuando hay que corregir y si es necesario re-escribir.

 

4- Publicar  y promover.

 

¿Creíste que habíamos terminado? Pues no. De atrevida simplemente te sugeriría dar una leída más a tu contenido y solo luego llegó el momento de publicar.  Feliz y contenta podés irte a pasear…  Sé honesta: te encantaría creer en esto ¿no? Pues no. Si te desvelaste pensando cómo crear contenido persuasivo quiero darte una noticia: hiciste el 50% del trabajo. Luego,  llega el otro 50%, promover y promocionar.  Pero para eso, ya tendremos oportunidad en el próximo post de la serie.

 

Cómo crear contenido persuasivo en vivo y en directo.

 

Gracias por acompañarme en este sistema desmesurado de cuatro pasos en el cual comienzo a plantear cómo escribir contenido persuasivo. No puedo permitir que te vayas con las manos vacías. Te invito a pertenecer a mi comunidad de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí comparto clases abiertas para escribir textos que emocionan, persuaden y venden.

Si antes de irte me regalás un comentario, hacés feliz a una bloguera que tendrá un negocio online pero sigue amando su blog como el primer día.

5 estrategias para mejorar los textos de tu web.

Plasmar tu visión de marca en el diseño de una web no es precisamente soplar y hacer botella. Ahora, estás frente a una larga lista de tareas para que este esfuerzo sea visible. Porque tu punto-com existe pero la audiencia ni se entera. Tu prioridad es mejorar los textos de tu web para atraer tráfico y filtrar el que responde a tu definición de cliente ideal de aquel que tranquilamente puede rumbear hacia otros lares.

 

Te cuento cinco estrategias simples para mejorar los textos de tu web.

 

Cómo mejorar los textos de tu web.

 

Quiero compartir contigo 5 estrategias que van a ayudarte a mejorar los textos de tu web. Entendámonos: forman parte de un plan de acción basado en el sentido común. Pero, como el sentido común no siempre nos asiste cuando lo necesitamos, no es en vano recordarlos.

 

1- Crear páginas de aterrizaje para diferentes palabras clave.

 

También podrías llamarles “landing page”. Una “landing page” es una página de aterrizaje a la que llega el lector, ya sea a través de una búsqueda orgánica o de una publicación en las redes sociales.

Tener páginas pensadas para cada una de tus palabras clave (esas palabras por las que querés que tu cliente ideal te encuentre) es una sugerencia a tomar en cuenta para mejorar la relación porcentual entre quienes llegan  a tu web y quienes se transforman en suscriptores.

¿Por qué? Muy simple. Pensá lo siguiente. Un visitante llega a tu web porque buscó un tutorial para cortarle el pelo a su caniche. Claramente es una persona que tiene como mascota un caniche -o un fetichismo para tratar con un profesional- y quiere aprender a podarlo con estilo.  Lo ideal sería que llegara a una página en la cual encuentra, por ejemplo, la oportunidad de descargar un ebook sobre accesorios para caniches a cambio de su correo.

 

Con esta propuesta, es más probable que esté propenso a “convertirse” en suscriptor, porque lo que le estás ofreciendo está directamente relacionado con la búsqueda que realizó.

 

Este simple gesto mejora tus conversiones y te pone en contacto con suscriptores muy interesados en un tema específico que conocés y dominás. ¿Viste? No era complicado. Esto me lleva al segundo punto.

 

2-  Escribir contenido relacionado con la propuesta de valor.

 

Si cuando un visitante llega a tu página buscando información, encuentra una propuesta de valor clara y contenido que responde sus principales dudas, entraste en sus favoritos. Es más probable que se integre a tu comunidad y que, eventualmente, se transforme en un cliente para tu producto o servicio.

La sugerencia elemental es que tu visitante no se pierda en la búsqueda de lo que necesita. Hacé un esfuerzo por facilitarle al máximo los pasos que tiene que dar. ¿Cómo? Por ejemplo:

  1. Creando una página de contacto visible en la barra superior para que te escriba si tiene alguna inquietud. Si necesitás ayuda con el tema, este post te orienta sobre los plugins que te permiten crear un formulario de contacto.
  2. Escribiendo una página “Sobre mí” para presentarte y explotar el potencial de la empatía. También es un buen espacio para explicar tu propuesta y colocar un formulario de suscripción.
  3. Cuando tenés mucha información sin orden y concierto, podés crear una “hoja de ruta” para que se oriente. En general toma la forma de una página en la cual ofrecés una lista de tus mejores post, ordenados para que tu lector encuentre un camino de aprendizaje.

 

3-  Mejorar los textos de tu web: ¿Qué tan creíble sos?

 

La credibilidad es la moneda del mundo online. Consolidar tu autoridad en un tema es un proceso que se desarrolla en el tiempo y se construye con la coherencia entre tus palabras y tus acciones. Sin embargo, podés hacer algo por “acelerar” esta trayectoria si tu web presenta testimonios de tu trabajo.

A ver si nos entendemos: testimonios de tu trabajo no de lo maravillosa que sos.  Sin duda sos maravillosa y desmesurada. No tengo dudas de eso. Sin embargo el visitante que desconoce tu producto y/o servicio no quiere leer esto.  Necesita pruebas de lo que puede lograr si compra tu producto o accede a tu servicio.

Para lograr este tipo de testimonio y mejorar los textos de tu web, vas a solicitar a tus clientes satisfechos una opinión pautada. Si aceptás mi sugerencia, pediles que se concentren en el cambio que generó en su vida comprar tu producto o servicio y si pueden ofrecer datos concretos de su transformación, mejor aún.

 

Los testimonios son sumamente importantes en tu página web.  Te sugiero que estén relacionados a tu página de servicios o en su defecto, a tu página principal.

 

Como verás, los textos más valiosos de tu web son los testimonios que te dan tus clientes felices.

 

4- Escribir “llamadas a la acción” claras.

 

Tus “llamadas a la acción” en la web tienen la forma de botones lo suficientemente llamativos como para ser vistos rápidamente por el visitante.  Este tipo de botones tienen escritas indicaciones muy claras respecto a lo que el lector tiene que hacer.

Tu visitante no te lee la mente. Tampoco tiene por qué saber qué es lo que tiene que hacer para dar el próximo paso:  leer tus post, ir a tu tienda o pedir un presupuesto. Sea lo que sea que querés que haga, tenés que ser vos quien decida cuál es la próxima acción.

 

Para cada una de las páginas de tu web, tenés que preguntarte: ¿qué quiero que mi lector vea? . ¿Qué quiero que el lector sienta? ¿Qué quiero que el lector haga a continuación?

 

Por último, si realmente querés mejorar los textos de tu web, tomá en cuenta que las llamadas a la acción más efectivas son verbos, pueden ser en infinitivo o conjugados en segunda persona, involucrando a tu lector.

 

5- Probar diferentes versiones de tu página de Inicio.

 

En ocasiones, un cambio a simple vista insignificante mejora sustancialmente tu web. Puede ser un cambio en el tamaño o el color de los botones de la llamada a la acción. También puede ser el uso de verbos en infinitivo llamar a la acción o el cambio de un adjetivo superlativo por otro con menor carga de subjetividad.  A veces, es el tamaño de la fuente del texto o una imagen que complemente el storytelling creado con tus textos.

Sabiendo esto, te sugiero que realices los cambios de a uno.  Especialmente los cambios textuales. ¿Por qué? Porque si hacés cambios masivos, nunca vas a tener constancia de qué cambio específico generó mejores conversiones. Así que tomátelo con calma. Para mejorar los textos de tu web, paso a paso mi santa que nadie te corre y es preferible que obtengas información certera de lo que funciona con tu audiencia.

 

¿Qué paso vas a dar ahora mismo para mejorar los textos de tu web? Contame en los comentarios qué cambio podrías hacer hoy mismo en tu web para mejorarla y obtener mejores conversiones. Si te interesa obtener más ayuda, te invito a mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. Allí comparto clases semanales abiertas para que aprendas a mejorar tus textos y conectar con los lectores. ¿Nos vemos dentro?

4 trucos para escribir títulos persuasivos.

Escribir títulos persuasivos hace la diferencia en tu negocio online. Ya sea en un post, un correo electrónico, una página para captar suscriptores o una carta de ventas, el título que elijas es el umbral que separa a tu cliente potencial de tu producto o servicio.  Y de las horas y horas que dedicaste a expresar sus beneficios en un texto.

Para que tu negocio no sea el  Atacama del mundo online, el objetivo de este post es ayudarte a encontrar la forma de que tus lectores crucen ese umbral con 4 trucos para escribir títulos persuasivos.

 

Escribir títulos persuasivos es la diferencia entre un negocio online que funciona y un desierto de textos nunca leídos por tus potenciales clientes.

 

Escribir títulos persuasivos.

 

¿Conocés la delgada línea que separa a un lector de un cliente?  Es un hilo de palabras, una estructura del lenguaje. Porque, no sé si te diste cuenta pero la escritura es la única herramienta infalible para emocionar y persuadir.  Las plataformas sofisticadas y los cursos de marketing de cuatro ceros son meros adornos cuando las palabras no te asisten para llegar a la mente de las personas que te interesa convocar.

Vos, yo y tus lectores estamos rodeados de ruido. Todo distrae. Algunas cosas son valiosas y otras simplemente brillan. Aún esta desmesurada que no vive la competencia como un factor de estrés, entiende que la atención de sus lectores está competida. Muy competida.

En consecuencia,  tenemos que encontrar esos trucos simples que nos facilitan la vida. Tienen que ser trucos que se incorporen a tu forma de escribir naturalmente. Nadie te dice que de la noche a la mañana. Ponele que por algunos días los tenés escritos en la puerta de la heladera y les das una miradita cada vez que vas a buscar algo.

 

Esos trucos que abren correos.

 

Vas a encontrar disponibles en internet muchos trucos de escritura persuasiva. Incluso, se encuentran sin mayor dificultad plantillas con cientos de títulos que convierten lectores en suscriptores y suscriptores en potenciales clientes. Sin embargo, más allá de la cacofonía de voces,  todos ellos tienen cuatro aspectos en común.

¿Te los cuento?

 

1- La tierra prometida.

 

Del pueblo hebreo en adelante, todos vamos tras la “tierra prometida”.  Hoy, ese espacio del deseo se encuentra cifrado en los grandes motivadores de compra.  Sin desesperaciones: con ese nombre tan técnico, los “motivadores de compra” son muy fáciles de entender. Al menos, para quien vive rodeado de seres humanos.

Solo tenés que preguntarte qué nos conmueve. Y la respuesta surge sola, porque pasan los siglos pero los grandes cuestionamientos del ser humano son la salud, el dinero y el amor. Todas las formas de la salud: tenerla, mantenerla y recuperarla. Claro que no solo se trata de bienestar físico porque un cuerpo sano con un espíritu atormentado, no garpa.

La misma historia con el dinero, nos lleva la vida pensar cómo obtenerlo, mantenerlo y disfrutarlo (eso incluye el ocio y todo objeto poco práctico pero bello que produzcas). Cualquier promesa de valor que incluya la posibilidad de ganar mucho dinero en poco tiempo y sin esfuerzo es tentadora para tu cerebro. Aunque en tu fuero interno reconozcas que no existe la remota posibilidad de que sea cierto. O legal.

El amor merece su párrafo aparte.   ¿Por qué? Porque no quiero que te limites a pensar en el amor romántico. Todas las formas de amor nos mueven como seres humanos. Salvo que tengas por resolver algún “temita” de esos por los cuales te dedican un capítulo en Criminal Minds. A la familia, a los amigos, a nuestras mascotas, a los alacranes dorados en peligro de extinción.

El amor se multiplica  cuando se proyecta en la búsqueda del bienestar y la seguridad de quienes queremos. ¡Imaginate si hay terreno por ahí para encontrar motivadores de compra!

 

Cuando escribas tu próximo titular hacelo expresando los beneficios de tu producto o servicio en relación con uno de los grandes motivadores de compra y el mundo cambia…

 

2-  El poder del instante.

 

Veamos, ya sabés que no tenés que hablar de características sino de beneficios. Te tienen el cuero curtido con este aspecto de la persuasión.  Ahora, animate a dar un paso más, ofreceles algo que tiene el poder de la inmediatez.  ¿Qué quiero decir con esto? Cualquier cosa que una persona pueda obtener, descargar o usar inmediatamente tiene una alta cuota de efectividad.

Si tenés corazón en el pecho sabés cómo se aceleran los latidos cuando nos sentimos cerca de obtener algo deseado por mucho tiempo. Algo para lo que trabajaste, peleaste, ahorraste o tuviste mucha paciencia.  Así es la vida. Sin embargo, el mundo online es el terreno de la urgencia: la glorificación de la gratificación inmediata. Todo lo que puedas ofrecer inmediatamente, aumenta tus conversiones.

 

Escribir titulares que anuncian un deseo satisfecho en el instante (por ejemplo con la promesa de una descarga inmediata) es una forma de usar a tu favor el poder de la inmediatez.

 

3-  Pintar escenas con una pincelada.

 

Podés dedicarle 48hs de tu vida sin dormir a un post especial, a un opt-in o a uno de tus correos de venta. Puede estar en ellos todo tu amor y además, la aplicación rigurosa de diez motivadores de compra y del sentido de urgencia. Que si nadie abre el correo o lee tu post es lo mismo que la nada.

Un mail más perdido en la inmensidad del buzón. Todo tu esfuerzo en una papelera virtual.  Por eso es tan importante que sepas capturar la atención en pocas palabras.  Pintando escenas enteras con solo una pincelada.  ¿Cómo se hace eso? No es tan complicado como te imaginás. Tenés que encontrar la situación de vida detrás del motivador de compra. Pero veamos un ejemplo concreto. 

¿Sos mamá?

 

Entonces sabés que encontrar el momento para darte un baño con un bebé recién nacido es más complicado que ganarle los cien metros a Usain Bolt.  Pero resulta que yo vendo unos preciosos móviles con música y luces que hipnotizan bebés intensos.  Y ¡qué curioso! Cada una de las canciones programadas están pensadas para disfrutes de cinco minutos de una ducha caliente.  Para que puedas lavarte el pelo sin tener que ir a ver qué está pasando en esa cuna. O sin romperte la nuca porque saliste corriendo empapada al escuchar un llanto.

En ese caso, no estoy vendiendo un móvil de luces fabricado en China. Te vendo un momento de paz con tu conciencia y un pelo sin olor a vómito. Sorry por la elocuencia pero si tenés un bebé sabés que no estoy desmesurando.

 

Tu próximo titular que no venda un producto o servicio sino una escena de vida con la que tu cliente ideal se siente interpelado.

 

Si te entusiasmaste y querés seguir aprendiendo, te invito a leer cómo escribir contenido persuasivo para atraer lectores y dejar el rincón oscuro de la invisibilidad.

 

4-  No sé lo que quiero pero lo quiero ya.

 

Para escribir títulos persuasivos tenés que imprimirles, de alguna forma, un sentido de urgencia que incite a tu lector a actuar. Vos elegí la forma que prefieras. Podés apelar a la escasez de unidades de un producto o al tiempo limitado de una oferta pero lo cierto es que algo, tiene que decirle a tu lector que no puede esperar.

¿Por qué ? Somos procrastinadores natos.  Dejamos para más tarde lo que no nos urge. Si no nos ponen los puntos, dilatamos toda acción posible. Solo por eso, deberías aplicar la urgencia a tus titulares.  Si además se adereza el texto con una pincelada de vida que les recuerde a tus lectores que pueden perder algo valioso -un “algo” que simplifica su vida y al que no van a acceder si no actúan con rapidez- estás haciendo un buen trabajo.

 

Un titular que apela a la urgencia, que te incita a actuar en el momento, ya sea por la escasez y por la limitación temporal es más efectivo que cualquier otro titular metafórico que se te ocurra.

 

La costumbre de escribir títulos persuasivos.

 

Dicho todo lo anterior, necesito escribir algo más. Tus lectores se sofistican con el tiempo.  Cuando aprendés a escribir títulos persuasivos cifrados en torno a la urgencia, ellos pronto comprenden que es un recurso para incitarlo a actuar. ¿Esto significa que ya no actúa?  No necesariamente. Esto significa que está al tanto de tus trucos y que, en consecuencia es necesario:

 

  1. Usar toda tu creatividad para presentar nuevas variantes de los motivadores de compra y escribir escenas que expresen la vida cotidiana de tus lectores.
  2. Cumplir estrictamente con tus promesas y tus limitaciones. Este punto es fundamental, si tus lectores comprenden que no se cumple tu palabra, entonces no van a responder a tus llamadas a la acción por más urgencia que pongas en ellas.

 

Conocer los trucos para escribir títulos persuasivos es el primer paso. Ponerlos a actuar en tus textos, el siguiente. Ahora, antes de irte dejame invitarte a mi grupo de aprendizaje: Escribe y Vende. No te vayas sin saludar y sin contarme cuál de los trucos de escritura anteriores te resulta más útil.  Tu comentario, me hace feliz.